Programas del domingo
Dos de los terroristas del aeropuerto de Bruselas estaban fichados

Dos de los terroristas del aeropuerto de Bruselas estaban fichados

23 marzo, 2016
|
Actualizado: 23 marzo, 2016 0:00
|
PUBLICIDAD

Dos hermanos que responden al apellido El Bakraoui y que estaban fichados por la policía han sido identificados entre los kamikazes de los atentados del martes en el aeropuerto de Zaventem, según ha informado este miércoles la televisión pública francófona RTBF.

Uno de ellos, Jalid, había alquilado bajo una falsa identidad la vivienda de la calle du Dries en el barrio bruselense de Forest, donde el pasado 15 de marzo tuvo lugar un tiroteo en el que uno de los sospechosos murió y otros dos huyeron, entre ellos supuestamente Salah Abdeslam, implicado en los atentados de París y que fue detenido posteriormente.

Jalid y Brahim El Bakraui, ambos originarios de Bruselas, estaban fichados por los servicios de policía por actos vandálicos. El tercer hombre responde al nombre de Najim Laachraoui.

Uno de ellos, Jalid, había alquilado bajo una falsa identidad la vivienda de la calle du Dries en el barrio bruselense de Forest, donde el pasado 15 de marzo tuvo lugar un tiroteo en el que uno de los sospechosos murió y otros dos huyeron, entre ellos supuestamente Salah Abdeslam, de quien se encontraron huellas dactilares y huellas de ADN.

La policía federal emitió anoche dos fotografías de los dos sospechosos, además de la de un tercero previamente, que está siendo buscado activamente y cuya bomba no explotó.

Una información judicial ha sido abierta por la Fiscalía federal y un juez de instrucción ha sido nombrado para llevar a cabo la investigación del doble atentado, en el que fallecieron al menos 34 personas, los peores ataques perpetrados en territorio belga.

Los tres terroristas -se busca el de la derecha de la foto- usaron al menos tres coches han servido a los presuntos terroristas de Bruselas para cometer el martes el doble atentado en la capital belga: un taxi, un Renault Clio y un Audi S4 negro, informó hoy el diario belga «La Libre Belgique». El taxi ha sido crucial para poder localizar el apartamento registrado ayer, en el que se encontraron restos de explosivo y una bandera del grupo terrorista Estado Islámico.

El rotativo afirma que los sospechosos no llegaron al aeropuerto internacional de Zaventem, en Bruselas, en tren, sino en coches, según la investigación de los atentados, en los que fallecieron al menos 34 personas y más de dos centenares resultaron heridas.

Inmediatamente después de los atentados, varios testigos destacaron la presencia de un vehículo marca Audi de color oscuro sin matrícula con tres o cuatro individuos en su interior.

Según el diario, la pista conduce a una persona de Limburgo, en la provincia de Lieja, que solo tiene 22 años y que ya estuvo bajo observación de los servicios de inteligencia el año pasado.

El propietario del Audi S4 visto en Zaventem pertenece a la comunidad turca y es conocido por los servicios belgas por haberse ido el año pasado a Arabia Saudí, de acuerdo con «La Libre«.

Identificado solo con la sigla A, viajó allí junto con tres otras personas de Limburgo, de 22, 25 y 26 años, y de un hombre de Amberes de 33 años, de origen marroquí.

Los datos del Audi fueron trasladados rápidamente, al igual que los de un Renault Clio, a las autoridades en las fronteras francesa y luxemburguesa, así como alemana y holandesa, indica el diario. Las personas que estaban dentro del Audi no se bajaron en el aeropuerto, donde hubo dos explosiones, sino que se volvieron a Bruselas, según la misma fuente.

El diario se pregunta si se trata del segundo equipo de kamikazes, el que fue trasladado a Woluwe-Saint-Lambert, uno de los municipios de la Región Bruselas-Capital, dedicado a acometer el segundo atentado en el metro de Maelbeek.

El tercer coche empleado por los presuntos terroristas era un taxi, que llevó a los tres sospechosos de haber cometido el atentado en el aeropuerto a Zaventem.

De hecho, fue él quien, tras ver las fotografías de los sospechosos, condujo a la policía belga a la vivienda en Schaerbeek en la que se encontró un artefacto explosivo, productos químicos y una bandera del grupo terrorista Estado Islámico (EI).

Al taxista le extrañaba que los hombres no le dejaran ayudarles con las maletas, en cuyo interior estaba el material explosivo, según varias fuentes. Tras depositar sus maletas y bolsas de viaje en un carrito de portaequipaje hicieron estallar dos artefactos. La Policía busca activamente al tercero que no hizo estallar la bomba, pero también publicó anoche dos avisos de búsqueda más para identificar a los otros dos sospechosos.

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD