Los indepedentistas tildan ahora al dragón de San Jordi como el «Estado opresor»

Los indepedentistas tildan ahora al dragón de San Jordi como el «Estado opresor»

19 abril, 2018
|
Actualizado: 19 abril, 2018 14:55
|

Los independentistas tratan de adueñarse de la fiesta de San Jordi, como han hecho con otras fechas señaladas -11 de septiembre-, comparando al dragón con el «Estado opresor».

Desde el 2010, año en el que arrancaron las manifestaciones independentistas, las plataformas, convenientemente subvencionadas, buscan ahora hacerse aún más visible su movimiento en Europa, con Carles Puigdemont pendiente de la Fiscalía alemana, y el resto de la cúpula separatista en la cárcel por rebelión y malversación de caudales públicos.

Los separatistas han tratado en años anteriores adueñarse de una festividad que se resiste a caer en sus redes. Y es que, ni libreros, ni asociaciones de autores ni tampoco los comerciantes se han sumado a la estelada en los últimos años.

Los separatistas, conocedores de la situación y ante la creciente frustración, que ha derivado en violencia, tratan ahora de cargar contra el Estado disfrazándolo de dragón, el mismo que San Jordi mata atravesándolo con la lanza, al tiempo que visibilizarán a Oriol Junqueras y el resto de políticos presos por las calles.

Con la prensa europea ya en el foco, con artículos a favor y en contra tras la euroorden de detención contra Puigdemont, los separatistas también han tratado de inundar el próximo 23 de abril las calles con rosas amarillas, el color con el que ahora se identifican.

En el Ayuntamiento de Salt (Gerona) se ha escogido la imagen de San Jordi atravesando el dragón con el número 155, recordando así el artículo de la Constitución Española por el que se gobierna ahora Cataluña.

Los floristas plantan a los separatistas

Hace unas semanas, Òmnium Cultural trató de convencer a los floristas para aumentar la importación de rosas amarillas para esta fecha. No obstante, los floristas se han unido para hacer frente a esta propuesta, más cuando este tipo de rosas apenas tiene aceptación entre el público, ya que se decantan por la tradicional rosa roja, cuya producción se realiza en España. Los motivos son por tanto comerciales y económicos, según ha explicado el presidente del Gremio de Floristas de Cataluña, Joan Guillén, a varios medios.

Las rosas amarillas, escasas. Un aumento de la demanda de pedidos dispararía los precios y provocaría el rechazo de la demanda de particulares
Con motivo de ese día, Òmnium Cultural busca mostrar un gesto de homenaje a Jordi Sánchez y Jordi Cruixat, presidentes de la ANC y de Òmnium, en prisión preventiva por el alto riesgo de fuga y por supuestos delitos de sedición, entre otros.

La plataforma separatista busca así inundar el 23 de abril con rosas amarillas. Sin embargo, la propuesta ha tenido ya el rechazo de los mayoristas y productores de rosas. Se trataría de entregar una rosa amarilla junto a una roja, una propuesta que no convence a los principales actores de este negocio. Y es que, la rosa amarilla es escasa, por lo que un aumento de la demanda incrementaría el precio. En principio, un buen negocio para quienes las venden. No obstante, el principal problema de esta propuesta es que beneficiaría a los productores holandeses, que cultivan este tipo de flor, y no a los catalanes, cuyo negociado principal es la variedad roja.

.
Noticias Relacionadas: