Los militares de Maduro, divididos por la represión y asesinato de casi 70 personas

Los militares de Maduro, divididos por la represión y asesinato de casi 70 personas

12 junio, 2017
|
Actualizado: 12 junio, 2017 15:13
|
PUBLICIDAD

«Ante la rebelión popular, los militares están divididos». Así lo ha asegurado Rocío San Miguel, experta en temas militares, y directora de la ONG Control Ciudadano, quien ha afirmado que la Constituyente que busca imponer Maduro «es un tema de confrontación».

La Fuerza Armada Nacional de Venezuela controla todos los espacios clave de la vida del país, así como el poder de inclinar la balanza en caso de un conflicto civil. No obstante, esa unidad se muestra de cara al exterior, ya que entre sus filas comienza a extenderse la división tras casi 70 asesinatos en las protestas de la oposición.

La oposición de Venezuela ha asegurado que son los altos mandos quienes han organizado el «autogolpe» de Estado, al tiempo que los de Maduro acusan a los opositores de soliviantar los cuarteles. Sea como fuere, los militares tienen el control total en Venezuela, y su decisión de apoyar a uno u otro bando inclina prácticamente la balanza, según ha asegurado San Miguel en una entrevista a Diario de las Américas. Los militares tienen en su poder una transición política para volver a establecer la democracia en el país.

Dentro de la FAN hay «grupos de poder con intereses distintos a los de Maduro, que operan de manera pragmática. Luego está una buena parte de la familia militar, conformada en su mayoría por mandos medios y subalternos que padecen los efectos de las políticas gubernamentales». «En ese sector particularmente, están representados los mismos porcentajes de rechazo que en el resto de la sociedad venezolana», ha asegurado.

En este sentido, la división interna se debe a que «los mandos militares, con capacidad de cambiar el status quo,» no son una «alternativa real de poder en los líderes que encarnan la oposición». «Por otra parte, el gobierno de Chávez primero y después el de Maduro, han construido un aparataje de inteligencia a lo interno de la FAN que opera permanentemente para purgarla, al menos en los puestos clave, de “elementos” que no estén identificados con el “proceso”. En estos últimos años son miles los que han pedido la baja de la FAN», ha subrayado.

«La FAN es una caja negra y queda un largo camino por delante en la ruta de dibujar el horizonte de la política pública que guíe la transición para el sector militar, en particular, y el de la seguridad y defensa nacional, en general», ha destacado. «Bajo esta perspectiva, hay enormes vacíos. Quien aspire a gobernar Venezuela en la transición, debe hacer un esfuerzo por entender dos elementos cruciales de poder en Venezuela: Petróleo y FAN, con el fin de concebir un proyecto claro para el país en materia de economía para el desarrollo y seguridad nacional. Ambos sujetos a un control democrático del ejercicio del gobierno», ha explicado.

En cuanto a la lealtad, «los mandos militares venezolanos han recibido incentivos de toda naturaleza. Unos 1.116 militares han sido ascendidos en los grados de generales y almirantes en estos últimos seis años. Los militares controlan más del 35% del gabinete ministerial -11 ministros de 32 son militares, siete de ellos activos y cinco retirados- y la FAN maneja un entramado de empresas estatales que les proporcionan a los militares un enorme acceso a las divisas preferenciales en un país sujeto a un férreo control de cambio».

Por si eso fuera poco, la nueva Compañía Anónima Militar de Empresa Mineras (CAMIMPEG), creada en febrero de 2016, tiene competencias para administrar por los próximos 50 años la explotación de más de 4.000 toneladas de oro, 33 millones de quilates de diamante y más de 3.600 millones de toneladas de hierro, que tiene Venezuela en el llamado Arco Minero del Orinoco. Todo ello sin hablar del tráfico de alimentos, combustible, drogas y minerales, en el que intervienen militares en Venezuela.

El conflicto más decisivo “estratégicamente” que se está dando en este momento en Venezuela no es precisamente el del gobierno y la oposición, sino el que se está dando dentro del chavismo. Esto, junto a la protesta en la calle y el rechazo mayoritario de los venezolanos al gobierno de Maduro, podría generar un cambio de posición en la Fuerza Armada Nacional para dejar de apoyar a Maduro. Frente a este escenario cabría pensar en una salida negociada al conflicto venezolano, que permita cohabitar a los sectores más moderados de la oposición y el chavismo para dirigir un gobierno de transición.

En cuanto al ex presidente de la Audiencia Nacional, Diosdado Cabello juega a exhibir un control y liderazgo sobre la FAN que no tiene en realidad. «En este momento, no hay ninguna persona que pueda atribuirse el control total de la FAN en Venezuela», al tiempo que la Constituyente de Maduro «es un tema de confrontación en la FAN. Maduro no ha vuelto a mencionar el tema, ni siquiera forma parte de las corporaciones que inventó para elegir a los constituyentes».

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD