Los presidentes del Ibex 35 que tiemblan con la moción de censura de Sánchez

Los presidentes del Ibex 35 que tiemblan con la moción de censura de Sánchez

30 mayo, 2018
|
Actualizado: 30 mayo, 2018 19:21
|
PUBLICIDAD

Este jueves comienza el debate de la moción de censura de Pedro Sánchez a Rajoy que puede salir adelante si el PNV se suma a Podemos y a los independentistas para desalojar al presidente del Gobierno y del PP de la Moncloa. Varios presidentes de empresas del Ibex 35 también pueden ser desalojados de su sillón.

Ahora son menos las empresas con participación pública en su capital en otros años de vuelco electoral, pero aún hay un grupo de cinco valores del Ibex 35 que están a expensas de los vaivenes políticos o de cambios de gobierno como puede suceder este jueves y viernes si sale adelante la moción de censura del líder del PSOE, Pedro Sánchez, que ha perdido tres elecciones consecutivas y cada vez ha conseguido peores resultados. El PNV, que ha exprimido al máximo a Rajoy en los Presupuestos de 2018, tiene la llave.

La sentencia contra Luis Bárcenas ha dejado a Mariano Rajoy contra las cuerdas y con ello a todo el Gobierno y a toda la maquinaria del Estado en el alambre.

Mientras tantocinco empresas cotizadas del Ibex 35, con sus presidentes, sus consejeros, sus accionistas y sus trabajadores, están, más que otras, porque al final la inestabilidad política la sufren todas, afectadas directamente por esta situación. Son: Bankia, Aena, Red Eléctrica, Enagás e Indra.

Bankia

El Estado es el mayor accionista de Bankia a través de BFA. Es dueño del 100% de BFA, que, a su vez, controla el 60,63% del capital de Bankia tras la última venta de diciembre de 2017. Su presidente, José Ignacio Goirigolzarri, y su consejero delegado, José Sevilla, que, por cierto, han complido con crecer los objetivos que se impusieron a su llegada al banco, aunque ya no renuncian a su retribución variable, pueden verse de la noche a la mañana en la calle. El sueño del PSOE y Podemos no es otro que una banca pública que, desde luego, no estaría dirigida por José Ignacio Goirigolzarri, un hombre ligado al ex ministro de Economía y hoy vicepresidente del BCE, Luis de Guindos.

Aena

Aena, el gestor aeroportuario, ha sido la última gran privatización en España. Su principal accionista es Enaire, con el 5!%, una sociedad dependiente del Ministerio de Fomento. Esa compañía, que reparte el 80% del beneficio a su accionistas, está presidida actualmente por Jaime García-Legaz, secretario de Estado de Comercio también con Luis de Guindos.

Red Eléctrica

José Folgado, presidente de Red Eléctrica, sustituyó al socialista Luis María Atienza en la presidencia de la compañía tras la victoria electoral del PP en 2011. José Folgado fue secretario de Estado en Economia y Hacieda y en Industria y Energia en las dos legislaturas de Aznar (1996-2000; 2000-2004), además de alcalde Tres Cantos (Madrid) por el PP. La Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) tiene el 20% de esta compañía, suficiente para que un gobierno decida quien la preside y gestiona. La polémica saltó el año pasado en esta compañía a contratar como consejero al ex director general de la Guardia Civil Arsenio Fernández de Mesa.

Enagás

Enagás es lo mismo que Red Eléctrica pero en el sector del gas. Esta empresa está presidida por Antonio Llerdén Carratalá, pero su consejero delegado tiene apellido de un nombre muy ligado al PP. Se trata de Marcelino Oreja Arburua. Fue nombrado en septiembre de 2012. En su consejo además hay ilustre apellidos populares como Antonio Hernández Mancha o Isabel Tocino. La Sepi tien sólo el 5% del capital, suficiente también para ealizar lso cambios que ve oportunos.

Indra

En Indra siempre ha llamado la atención la resistencia de su anterior presidente al cambio de Gobierno. Javier Monzón fue nombrado por los socialistas en 1992, pero aguantó en la presidencia cuando ganó el PP en 1996 y también cuando lo volvió hacer el PSOE en 2004. Sin embargo, los malos resultados y las irregularidades en su gestión acabaron con él en enero de 2015. Fue sustituido por Fernando Abril Martorell nombrado por Telefónica, su primer accionista privado con el benepláctido del gobierno del PP. Sin embargo, la Sepi tiene aún el 20% de Indra suficiente para que un nuevo ejectutivo imponga su presidente por encima de Telefónica, que tampoco entraría en guerra con el ejecutivo.

Desde Renfe a RTVE, las otras no cotizadas afectadas

Además de las empresas cotizadas, todas los presidentes de las compañías públicas están a expensas de un cambio de color en el gobierno. Entre las más importantes están Renfe, Adif, EFE, RTVE, Correos, Mercasa, Enresa, Ciemat, Paradores, RTVE, etc.

El Estado también participa en otras cotizadas europeas, como Airbus, pero su presencia, respecto a sus socios europeos le deja poco margen de maniobra, pero algún político afín seguro que acaba en su consejo de administración.

¿Qué pasó en otros vuelcos electorales?

Cuando en 2004 se produjo el vuelco electoral tras los atentados del 11-M y Zapatero llegó a la Moncloa eran numerosas las empresas del Ibex 35 en las que el capital público era aún determinante a la hora de nombrar a sus presidentes y consejeros. No eran pocos los presidentes, desde Telefónica a Repsol, pasando por BBVA, Altadis, Iberia, Indra, Enagás, Red Eléctrica, etc que estuvieron en la picota. Hubo cambios como Andoni Brufau por Alfonso Cortina en Repsol o la de Luis María Atienza por Pedro Mielgo en Red Eléctrica.

Otros como Pablo Isla, de Altadis, cambiaron voluntariamente de empresa, en concreto a Inditex, que, por cierto, de su mano se ha convertido en la mayor empresa por capitalización de la empresa española y una de las mayores multinancionales del sector textil. Otros, como César Alierta (Telefónica) o Francisco González (BBVA) se manejaron con gran habilidad al frente de sus compañías e hicieron frente a intentos de asalto a sus empresas como el protagonizado por Luis del Rivero (exSacyr) en el BBVA de la mano de Miguel Sebastián, que fue el exdirector del Servicio de Estudios del propio banco y que cuando se orquestó la operación de derribo de FG era el director de la Oficina Económica de Zapatero. Alierta, simplemente, se salvó haciéndose amigo de Jesús de Polanco o Jesús del Gran Poder, como era conocido el exdueño de Prisa ya fallecido, que dio lugar a la compra de la deficitaria Canal+ por parte de Telefónica. El proceso comenzó entrando en el accionariado para finalmente comprar el 100% de la cadena de televisión para intentar salvar las cuentas de Prisa, aunque eso no ha ocurrido ni con el incondicional apoyo de la banca.

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD