Los programas de detección de cáncer de mama están causando más daños involuntarios que beneficios.

Los programas de detección de cáncer de mama están causando más daños involuntarios que beneficios.

03 octubre, 2019
|
Actualizado: 03 octubre, 2019 12:53
|

Un grupo de 15 expertos del Reino Unido ha escrito una carta en el periódico “Times”, advirtiendo que las pruebas de rutina del cáncer de mama pueden hacer “más daño que beneficio”.

El sistema de salud británico olvidó hacer casi medio millón de revisiones,  pero lo que se cuestiona no es tanto ese error, sino el propio cribado, de dudosa eficacia. Esos especialistas de salud escriben que las mujeres no deben ser sometidas al “tráfico del miedo”.

La polémica en el país anglosajón llega después de que 450.000 mujeres de Inglaterra de entre 60 y 71 años de edad, por un error informático, no fuesen avisadas de que tenían que pasar una revisión rutinaria para prevenir el cáncer de mama.

 Según Matthew Hancock, secretario de salud de UK, entre 135 y 270 mujeres pudieron haber muerto de cáncer de mama si hubiesen sido avisadas.

Los médicos y académicos que han publicado en el periódico citado indican que las mujeres de entre 70 y 79 años a las que se les ofrecen citas para ponerse al día solo deberían buscar ayuda si notan un bulto u otros síntomas.

Los programas de detección de cáncer de mama están causando más daños involuntarios que beneficios, que poco a poco se están reconociendo a nivel internacional, argumentan. Cada vez más, los médicos están evitando las mamografías.

Los especialistas aseguran que si bien estos programas de cribados “salvan vidas,” esos datos son contrarrestados por  “las muertes que resultan de las intervenciones.

Michael Baum, profesor emérito de cirugía en el University College de Londres, fue tajante:

“La atención médica eficiente requiere doctores informados y pacientes informados. Nuestro sistema de salud actual no cumple con los dos requisitos.”

Hay países que están planteándose el prescindir de estos programas. Las opciones son abandono o cambio radical del programa de cribado de cáncer de mama. Lo que hay no sirve.

Es algo que también se plantean asociaciones de profesionales sanitarios como No Gracias. Hace ya unos años tras la exhaustiva revisión de los principales trabajos científicos publicados sobre la efectividad de las mamografías argumentaban:

“La razón fundamental para el cribado mediante mamografía debe ser reevaluada urgentemente por los responsables políticos. Necesitamos mecanismos más eficientes para reconsiderar las prioridades, las recomendaciones para el cribado de mamografía u otras intervenciones médicas”. 

Y añadían:

” Los gobiernos, quienes financian la investigación, los científicos y los médicos tienen intereses creados en las actividades que generan estos programas”.

El pasado Agosto del 2017 Solnaturaleza  realizó un artículo que hablaba sobre este controvertido tema, nos adelantábamos en el tiempo sobre esta peliaguda situación y se tituló:

EL SOBREDIAGNÓSTICO, MUY FRECUENTE EN LAS MAMOGRAFÍAS Y RADIOGRAFÍAS

Decía:

“Se conoce como sobrediagnóstico a la indicación médica alarmante que se da de forma prematura sin que la persona haya sentido ningún síntoma relacionado con la indicación. Como la persona se siente sana acerca de aquello sobre lo que la están diagnosticando, esta información puede ser muy chocante para ella y puede hacer que se preocupe y de verdad se sienta enferma.”

Miguel Angel Ruiz Novo nos comenta sobre este asunto, recordándonos una parte de dicho artículo que decía:

 “El problema es que las mamografías:

  1. Someten a la mama a una cantidad considerable de radiación, lo cual nos hace entrar en una controversia.
  2. El hecho de tener que estar cada varios meses pendientes de esa prueba, pone a muchas mujeres en un estado de estrés e inquietud que no es nada saludable.”
Noticias Relacionadas: