PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Como se observa en la imagen un 'nutrido' grupo de profesores, no más de 10, se manifiestan ante las puertas de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid. EFE/Víctor Lerena

Los sindicatos de enseñanza de izquierda solo hacen huelga en Madrid y con un estrepitoso fracaso

Todas las comunidades españolas están teniendo los mismos problemas con la vuelta al colegio por la pandemia del coronavirus, pero la huelga de profesores sólo es en Madrid, una comunidad que el PSOE y Unidas Podemos quiere arrebatar con el concurso del prochavista Errejón con toda clase de artimañas a Isabel Ayuso. Sólo los sindicados de izquierda, que no los profesionales, apoyan esta huelga que ha tenido un seguimiento del 4,5%.

Los sindicatos de izquierda y extrema izquierda CCOO, UGT, STEM -ligado a Podemos y sin apenas representación sindical- y CGT, sindicato anarcosindicalista, también sin apenas representación, han empezado este martes los dos días de huelga por “una vuelta segura al cole”, y en protesta por los “incumplimientos” de las medidas anti-COVID-19 del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso, ha transcurrido con normalidad y con unos servicios mínimos de casi el 100 % decretados por la Comunidad de Madrid.

Mientras que la Consejería de Educación cifra el seguimiento en un 4,5 %, los sindicatos convocantes -CCOO, UGT, STEM y CGT- aseguran que ha sido “altísimo”, aunque sin dar cifras, y un “éxito rotundo dentro de las pocas posibilidades que tenía el profesorado de secundar” el paro, y además censuran que Educación no se haya reunido con el comité de huelga, pese a que el personal de enseñanza tiene otros representantes sindicales como los de ANPE o CSIF.

“El seguimiento que da la consejería corresponde a los porcentajes de profesores que podían hacer huelga porque no eran servicios mínimos”, asegura la secretaria de Enseñanza de CCOO, Isabel Galvín, que ha recurrido estos mínimos por considerarlos “abusivos”.

Los convocantes, concentrados este martes frente la sede de Educación, han reclamado medidas que permitan la vuelta a la “presencialidad absoluta” además de denunciar los “incumplimientos del plan Ayuso, del que faltan entre 1.400 y 1.600 profesores por incorporarse del cupo extra prometido”.

Hay un 15 % de bajas sin cubrir de docentes en cuarentena y tampoco ha llegado a los centros “ninguna de las 150 enfermeras escolares comprometidas”, según la secretaria de Educación de UGT, Teresa Jusdado.

Los equipos directivos “están haciendo las funciones de coordinador covid” sin estar formados para ello, en una situación de “indefensión y absolutamente abandonados por la Dirección de Salud Pública” ante los casos positivos, ya que “tardan cinco días de media en contestar las llamadas de los centros”, ha asegurado.

Según CCOO, “las aulas están por encima de sus ratios, no han llegado los barracones comprometidos”, que se prevén a partir de finales de octubre, y los directores están tomando decisiones de confinar aulas “como buenamente pueden y según criterios lógicos” pero sin asesoramiento de la consejería, según la portavoz Aida San Millán.

Para CGT, “en Madrid llueve sobre mojado, la pandemia llega con una situación que estaba totalmente precarizada” por los recortes continuados de los gobiernos del PP, con falta de personal, ratios elevadas, especialmente en atención a la diversidad.

“Ahora con la covid se dispara la situación” ya que la consejería “ha hecho mal los deberes” y de los casi 11.000 nuevos cupos anunciados, unos 1.500 no han llegado, y “3.000 eran para la concertada”, según el portavoz de CGT, Enrique Díaz, quien ha añadido que Salud Pública “tarda 4-5 días en contactar para hacer una PCR y otro tanto para dar el resultado”.

Las bajas sobrevenidas “multiplican la necesidad de sustituciones y hay que romper muchas veces las burbujas para cubrir una sustitución, según Díaz.

El portavoz de STEM, Sergio López, además de censurar el “ninguneo del comité de huelga” por la Consejería ha denunciado que los servicios mínimos, de entre el 90 y 100 % según las etapas educativas, triplican los fijados en la huelga educativa del País Vasco.

Para este sindicato, “no ha habido acuerdos con los ayuntamientos” para ampliar espacios, salvo alguno puntual, y ha habido ofertas de ayuntamientos que la consejería ha ignorado”, según López, que ha destacado el apoyo de muchas familias a la huelga “no enviando hoy a sus hijos a clase”, sobre todo los de Bachillerato.

Juan Pablo, profesor de un IES de Vicálvaro que participó en la concentración, cree que “la población ha asumido que la enseñanza será semipresencial, la mitad del horario”, pero la consejería tuvo tres meses para “organizar las cosas para que los chavales tuvieran la educación que se merecen al cien por cien, y no al 50 por ciento”,

Para Sandra, que da clases en el CEIP La Paloma, “hay improvisación y las medidas llegan tarde o no llegan, por ejemplo los medios informáticos, y los protocolos no funcionan porque no cogen los teléfonos”.

“Se ha abandonado a los centros educativos a su suerte, cada uno hace lo que puede. La gente está intentando cumplir pero no es fácil”, continúa esta profesora que destaca la “falta de personal de limpieza”.

La huelga, que también está convocada por el Sindicato de Estudiantes, continuará este miércoles y volverán a concentrarse frente a la sede de la consejería en la calle de Alcalá.