Los sindicatos intensificarán la huelga en Francia tras 8 días de paro

Los sindicatos intensificarán la huelga en Francia tras 8 días de paro

27 mayo, 2016
|
Actualizado: 27 mayo, 2016 0:00
|

Los siete sindicatos y organizaciones de estudiantes que se oponen a la reforma laboral del Gobierno francés lanzaron un llamamiento para intensificar los paros y las protestas, mientras las fuerzas del orden han levantado hoy el bloqueo en el complejo petrolero de Donges (oeste).

Los opositores a la reforma laboral piden «continuar y ampliar las movilizaciones», en un comunicado conjunto emitido tras las protestas registradas en la octava jornada de huelga.

Las organizaciones, lideradas por la Confederación General del Trabajo (CGT), explicaron que pretenden organizar «convergencias de luchas interprofesionales (…) en los próximos días», con vistas a la próxima jornada de manifestaciones que han fijado para el 14 de junio, coincidiendo con el inicio de los debates sobre el proyecto de ley en el Senado.

Las fuerzas del orden levantaron esta mañana el bloqueo del complejo petrolero de Donges en la desembocadura del Loira (oeste), que llevaba diez días ocupado por un piquete de varias decenas de militantes de la CGT, que no opusieron resistencia y que se retiraron a la llegada de los antidisturbios.

Paralelamente, los trabajadores de la terminal petrolera de Le Havre (noroeste) decidieron continuar con el paro en esta instalación que, entre otras cosas, abastece los aeropuertos de París. El oleoducto que conecta Le Havre con los aeropuertos Charles de Gaulle y Orly ha seguido funcionando parcialmente.

Según la Unión Francesa de Industrias Petroleras (UFIP), hoy continúan con la actividad total o parcialmente interrumpida seis de las ocho refinerías del país (cinco en paro total). De acuerdo con las cifras del Ministerio de Transportes, alrededor de la quinta parte de las gasolineras del país tiene agotada sus existencias de alguno de los combustibles habituales.

Los opositores a la reforma laboral también prevén poner en marcha lo que llaman la «votación ciudadana», con la que quieren dejar en evidencia que una mayoría de los franceses está en contra de esa proposición legislativa que lleva el nombre de la ministra de Trabajo, Myriam El Khomri.

Los convocantes se quejan de «la violencia» de las declaraciones del Gobierno del primer ministro, Manuel Valls, su «menosprecio con el movimiento social y su encabezonamiento por no retirar» la reforma laboral, lo que «refuerza la determinación» de los que la combaten.

El secretario general de la CGT, Philippe Martínez, insistió ayer al Ejecutivo en que retire el proyecto de ley para discutir de otras cosas, y lo justificó porque el texto «no conviene al 70 % de los franceses».

En las manifestaciones que se organizaron por todo el país participaron 153.000 personas, según la policía, y 300.000 según la CGT. Son cifras superiores a las de la jornada de movilizaciones precedente, pero inferiores a las de las primeras.

Valls acusó de «irresponsabilidad» a la CGT por su actitud de multiplicar los bloqueos en sectores estratégicos como el petrolero y la electricidad.

La semana próxima hay convocadas una larga serie de huelgas en los transportes, algunas de ellas indefinidas y, en el caso de los controladores aéreos podría prolongarse durante tres días (el 3, 4 y 5 de junio), aunque en este caso por razones internas, ajenas a la reforma laboral.

Noticias Relacionadas: