Los socialistas portugueses admiten que negociación con Bruselas es compleja

Los socialistas portugueses admiten que negociación con Bruselas es compleja

01 febrero, 2016
|
Actualizado: 01 febrero, 2016 0:00
|

Lisboa, 1 feb.- Las negociaciones que mantienen actualmente el Ejecutivo portugués y la Comisión Europea sobre el proyecto de presupuestos para 2016 son «difíciles y complejas», según reconocieron hoy fuentes del Partido Socialista.

«Este es el momento de dejar trabajar al Gobierno con serenidad en defensa de los intereses de Portugal», asumió en declaraciones a los medios Joao Galamba, portavoz de la formación para asuntos económicos.

El dirigente del Partido Socialista -el partido en el poder desde hace apenas dos meses- subrayó que las conversaciones entre ambas partes continúan en curso, y negó que éstas se encuentren en punto muerto.

En su opinión, esta negociación es «un proceso normal, que ya se llevó a cabo en otros países, como Francia e Italia, y que brevemente se repetirá en España».

«Al contrario de lo que sucede en Portugal, no consta que en esos países la oposición haga fuerza en contra del interés de sus ciudadanos, intentando limitar el margen de maniobra a la hora de negociar de sus respectivos gobiernos», clamó Galamba en referencia a las críticas vertidas por los conservadores.

El portavoz de los socialistas acusó al anterior Ejecutivo -de centro-derecha- de haber vendido «gato por liebre» tanto a la Comisión como a las familias portuguesas durante la pasada legislatura a la hora de aprobar varias medidas de ajuste.

«En Bruselas presentaron como estructurales y permanentes los recortes en salarios y pensiones, así como la ‘sobretasa’; mientras que a los portugueses les dijeron que se trataba de medidas excepcionales y temporales», censuró.

Detrás de la polémica se encuentra el borrador enviado a Bruselas de los presupuestos para 2016 -no fueron aprobados el pasado año por las elecciones legislativas, realizadas en octubre-, que apunta a una subida del PIB del 2,1 %, una caída del paro hasta el 11,2 % y un déficit del 2,6 %.

Las optimistas previsiones del nuevo Gobierno portugués son discutidas por la Comisión, que exige al país cumplir las metas marcadas en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento. EFE

Noticias Relacionadas: