Los talibanes obtienen 17,6 millones anuales de minas afganas, según informe

Los talibanes obtienen 17,6 millones anuales de minas afganas, según informe

06 junio, 2016
|
Actualizado: 06 junio, 2016 16:02
|

Londres, 6 jun.- Los talibanes y otros grupos armados obtienen unos 20 millones de dólares (17,6 millones de euros) al año gracias a la explotación de minas de lapislázuli en Afganistán, según un informe elaborado por la organización humanitaria Global Witness.

El documento, fruto de una investigación de dos años, detalla que la extracción de esa piedra semipreciosa es una de las fuentes principales de «conflicto y agravios» en el país.

«Las minas en la región rocosa de Badakhshan son uno de los activos más valiosos de los afganos, un tesoro nacional que debería servir como un potente recurso para favorecer el desarrollo», señala la organización humanitaria.

El lapislázuli, en cambio, está aportando «millones de dólares en financiación a grupos armados, insurgentes y caciques», por lo que esas minas «representan no solo una oportunidad perdida, sino una amenaza para el conjunto del país».

Global Witness indica que hay dos líderes locales en la región que mantienen una «competición violenta» por el control de esos recursos, ambos vinculados con la política nacional y los talibanes.

«Según estimaciones aproximadas, pero plausibles, los ingresos que van a parar a estos caciques y los talibanes tan solo en un área reducida de Badakhshan son equiparables con los ingresos totales declarados por el Gobierno en el sector de los recursos naturales en Afganistán», indica la organización.

Los talibanes controlan en la práctica «gran parte de los ingresos» procedentes de estas minas de lapislázuli, un escenario que «ilustra los peligros» que afronta el resto del país.

Las reservas mineras afganas podrían en teoría generar 2.000 millones de dólares en ingresos al año, unos recursos que en teoría deberían contribuir al crecimiento económico el país y su paulatina independencia de la ayuda exterior al desarrollo.

Sin embargo, los recursos mineros «están sirviendo para lo contrario» en Afganistán, al haberse convertido en una fuente de «conflictos y corrupción», al tiempo que generan «ingresos mínimos» para el país.

La organización humanitaria lamenta que la «urgencia» por reformar el sector minero no está reflejada en las prioridades del Gobierno afgano, al que piden que considere el problema como un asunto de «primer orden». EFE

Noticias Relacionadas: