PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Màxim Huerta, nuevo ministro de Cultura y Deporte

Los toros y sus 700 millones anuales, en riesgo con Màxim Huerta en Cultura

La Tauromaquía recauda más IVA que el cine y las artes escénicas, pero el nuevo ministro de Cultura es un detractor de este arte y seña de España. Los festejos taurinos se han desplomado en el último año por la prohibición en varias CC AA.

PUBLICIDAD

Los toros son rentables y dejaban cerca de unos 700 millones de euros en la economía española, con más de 200.000 puestos de trabajo directos e indirectos. No obstante, desde 2010 se iniciaron una serie de prohibiciones en las Comunidades Autónomas, con el máximo exponente en el inicio de la Cataluña de Artur Mas. De nada sirvieron los recursos al Constitucional ni las protestas ante una Iniciativa Legislativa Popular que contaba tan solo con el apoyo de 50.000 personas. Desde  2011, no se ha vuelto a vivir una corrida de toros en este territorio. El Gobierno de Mariano Rajoy trataba de tranquilizar a los taurinos, pero toda maniobra ha sido en balde.

Según datos de 2017, la Tauromaquía ingresa por IVA el triple que el cine español y más que todo el conjunto de las artes escénicas, tan solo superado por la recaudación de las películas extranjeras. El empleo que se da en Tauromaquía es especializado en varias partes del proceso. De hecho, en términos brutos, la recaudación por IVA doblaba las ayudas brutas recibidas, mostrando así su rentabilidad.

El ex presentador de El Programa de Ana Rosa, especializado en el papel couché, ya se ha mostrado contrario a los toros asegurando que no se siente cómodo con la mezcla de aplausos y muerte.

«No le pillo el punto a la mezcla entre la Diversión y la Muerte»

«No me gusta mucho ver sufrimiento mezclado con aplausos», afirmaba en 2010, justo cuando en Cataluña se presentaba la ILP que daba como resultado la muerte de los toros en la región. «Ahora van muchos con lo de ‘prohibido prohibir’ como si estuviéramos en el mayo del 68. Más allá del tema toros, hay cosas que toca prohibir», prosiguió.

No obstante, no solo se ha mostrado en contra de las corridas de toros, que solo en San Isidro dejaron cerca de 75 millones de euros en Madrid, sino también de los festejos taurinos tradicionales, como el Toro de la Vega, a cuyos participantes les llamó «brutos y estúpidos». Sobre la Tauromaquía afirmaba: «No le pillo el punto a la mezcla entre la Diversión y la Muerte fusionadas en una coctelera que agita el embrujo de la fiesta popular».

PUBLICIDAD

A su juicio, el arte del toreo es «sadismo de la muerte» mezclada con aplausos y «crueldad». «No, no lo pillo”, ha asegurado en su blog. Asimismo, exigía una actuación contundente a los políticos sobre este tema, al que llegó a referirse como «maltrato animal».

«Las tetas de anarosa son de de premio español»

Según ha afirmado este mismo jueves Huerta, revisará y «corregirá» sus propios tuits ya que antes no imaginaba la repercusión que tendrían. Entre otros, aseguró que «las tetas de anarosa son de premio español», como escribió en 2010.

Se ha mostrado «a favor del humor y de la libertad de expresión, incluso de la chanza» durante una entrevista a RNE y que es «absolutamente tolerante» por lo que no hay problema en que revisen sus tuits, aunque su labor empieza ahora y antes escribía sin saber la repercusión que tendrían.

Sobre su odio al deporte, reflejado en otro polémico tuit, ha explicado que «está mal entendido» porque «falta una parte de la frase» en la que dice que no le gusta practicar deporte, ya que es asmático. No obstante, admira a todos los deportistas porque son «superhéroes ganen o no ganen medallas» y hacen algo que él no ha podido hacer.

Huerta ha dicho que ahora no se arrepiente de sus mensajes en Twitter pasados porque aún no los ha visto, pero cuando los vea «seguro» que se arrepentirá y «corregirá», aunque ha insistido en que su labor como ministro empieza a partir de hoy «con ganas y responsabilidad».