Programas del domingo
Macedonia lanza un programa para fomentar el regreso al campo

Macedonia lanza un programa para fomentar el regreso al campo

03 junio, 2016
|
Actualizado: 03 junio, 2016 0:00
|
PUBLICIDAD

Ivan Blazhevski

Skopje, 3 jun.- Ante los bajos índices de natalidad, la elevada tasa de paro y una superpoblación en la capital, Skopje, el Gobierno conservador macedonio ha lanzado una operación para fomentar el regreso al campo, con importantes subsidios para los que decidan dejar la ciudad y se marchen a vivir a zonas rurales.

La Antigua República Yugoslava de Macedonia (ARYM) padece un desempleo que afecta a entre el 25 % y el 27 % de la población activa de este país de 2 millones de habitantes, y los que trabajan viven de un salario promedio de 350 euros al mes.

Con el nuevo programa de subsidios, que entrará en vigor el próximo año, el Gobierno en funciones espera que muchas familias que pasan penurias económicas en la ciudad opten por forjarse una nueva vida en el campo.

El Estado promete a cada persona que se apunte a este programa hasta 6.000 euros para la construcción de una casa, el usufructo gratuito de 3 hectáreas de tierra de propiedad pública y una subvención mensual de unos 250 euros durante 18 meses a modo de salario de arranque.

Asimismo, la oferta contempla ayudas para la compra de maquinaria agrícola y para la instalación de un sistema de riego por goteo, que será subvencionado en un 80 %.

A cambio, los que se apunten a este programa deben comprometerse a permanecer al menos 15 años en el pueblo y a no vender su casa hasta por lo menos 10 años después de su construcción.

Uno de los principales objetivos de esta campaña es evitar la despoblación del campo que este país vive desde hace décadas y que comenzó cuando ARYM todavía formaba parte de Yugoslavia (1945-1991).

Durante el periodo comunista, que se guiaba por el espíritu de la propiedad colectiva, muchos campesinos se quedaron sin tierra, lo que llevó a la población rural a buscar trabajo en las fábricas y a trasladarse a las ciudades.

En el período entre 1949 y 1953 unos 500 pueblos macedonios quedaron abandonados.

El problema empeoró con la caída del comunismo y el nacimiento de la economía de libre mercado en el periodo de transición después de que ARYM proclamara su independencia de Yugoslavia en 1991, pues muchas fábricas se vinieron abajo y miles de personas perdieron sus puestos de trabajo.

Las familias de los antiguos campesinos son precisamente el objetivo principal de este proyecto gubernamental llamado «De la ciudad al pueblo», que comenzará a partir de enero 2017 y tendrá una duración de dos años.

Kristian Gjorgevski, de 48 años, ya se ha apuntado a este programa y su intención es construir una casa a 15 kilómetros de la capital, Skopje, en el pueblo de Pobozhje, y comprar ganado.

«Espero poder montar una pequeña granja con unas 60 cabras y alrededor de 100 pollos. De momento me siento muy feliz de haber tomado esta decisión para mí y para mi familia, pero ya veremos lo que sucede. Desde hace años no encuentro trabajo en Skopje», dice Kristian a Efe mientras muestra el lugar donde planea establecerse.

Kristian, padre de un niño de 10 años, trabajaba en una fábrica de calzado pero perdió su trabajo hace 7 años, cuando la factoría tuvo que cerrar al caer la demanda de sus productos desde los mercados europeos.

Algunos expertos creen que con buenos planes y mucho trabajo, los pueblos macedonios tienen un gran potencial de revivir pues hay mucha tierra fértil abandonada.

Los datos oficiales del instituto nacional de estadística de ARYM muestran que en los últimos 20 años se perdieron 200.000 hectáreas de terreno agrícola.

«Sin embargo, uno de los principales obstáculos para que este proyecto pueda llevarse a cabo es la infraestructura deficiente que hay en muchos de los pueblos, donde faltan tuberías de agua, canalización, centros médicos y escuelas», señala a Efe Stojan Velkoski, catedrático de la Facultad de Agricultura de Skopje.

«Los datos muestran que los pueblos se están muriendo. Muchos jóvenes no se sienten atraídos por el campo, por lo que todo esto sólo puede dar oportunidades a los desempleados que quieran salir de la ciudad y estén dispuestos a vivir modestamente», añade por su parte el presidente de la Federación de Agricultores de Macedonia, Andreja Sekulovski.

La despoblación de los pueblos aún se agravó más cuando en 2009 la Unión Europea levantó la obligatoriedad de pedir visados en el espacio Schengen a los ciudadanos macedonios, lo que llevó a mucha gente a buscar mejores puestos de trabajo en países como Alemania o Italia. EFE

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD