PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Mañueco censura el trato del Gobierno con las ‘entregas a cuenta’

Pone el pacto en la Comunidad como ejemplo de lo que necesita el centro-derecha en España

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, considera “sorprendente y chocante” que la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, reciba hoy al jefe del Ejecutivo de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, mientras le niega lo mismo a Castilla y León y hace oídos sordos a la convocatoria del Consejo de Política Fiscal y Financiera, como le están reclamando los presidentes autonómicos del PP.

PUBLICIDAD

Para Mañueco es esencial abordar el modelo de financiación autonómica y buscar unas solución a las entregas a cuenta que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, retiene por “intereses inconfesables”. Y es que, dijo, sin ese dinero, “casi 440 millones de euros”, Castilla y León tiene “mucho más difícil” cumplir el objetivo de déficit y prestar los servicios a los ciudadanos.

Según Mañueco, la Secretaría de Estado de Hacienda es la única que ha contestado a los requerimientos de la Junta y lo ha hecho para decir que “no va a convocar el Consejo de Política Fiscal y Financiera y que no nos va a recibir”. Frente a eso, cree que es “cuando menos algo sorprendente y chocante” que la ministra sí se reúna con Puig.

Para el presidente regional, es “urgente, necesario y de justicia” hablar del nuevo de modelo de financiación ya que el actual es “viejo y malo”, se hizo como “un traje a medida al servicio de los separatistas” y el resultado “no beneficia precisamente a la España interior”. Desde ese punto de vista recordó que “todas las fuerzas políticas” de Castilla y León pactaron la pasada legislatura “exigir al gobierno de España que en aquel momento era del Partido Popular” un modelo de financiación nuevo basado en el “consenso multilateral” y que tuviera en cuenta además de la población “otras variables” como “la dispersión geográfica y el envejecimiento”.

PUBLICIDAD

Además considera imprescindible también la convocatoria “inmediata” del CQPFF para hablar de las “entregas a cuenta” que Sánchez mantiene “retenidas” por “intereses inconfesables”. Y es que, explicó, suponen “gran parte de los ingresos que necesita las comunidades autónomas para seguir manteniendo la calidad de la educación, de los servicios sociales y de la dependencia”.

Según afirmó al respecto, se está “reteniendo” a Castilla y León “casi 440 millones de euros y ese dinero lo necesitamos porque es lo que nos permite cumplir los objetivos de déficit”. Y añadió que “al no tener esas cantidades, por un lado va a ser mucho más difícil poder cumplir el objetivo de déficit y también es más difícil mantener la calidad de los servicios públicos”. Es un dinero, dijo, que “no necesitamos los Gobiernos sino las personas”.

Fernández Mañueco aseguró además que el “año que viene” Castilla y León tendrá nuevos presupuestos pero matizó que no sabe aún “cuándo”, ya que para elaborarlos se necesita a su vez que haya estabilidad política en España y un Gobierno con plenos poderes.

“El año que viene habrá presupuestos, lo que no sabemos es cuándo porque se necesita hacerlos sobre bases sólidas. Es fundamental saber qué cantidades del modelo de financiación vamos a recibir del gobierno de España”, explicó antes de añadir que si entramos en periodo electoral “no es el mejor momento para hacer unos presupuestos”. “Lo que no podemos es estar en España con un gobierno en funciones y sin presupuesto de manera eterna”. Por eso, añadió, “exigimos que haya un gobierno cuanto antes en plenitud de funciones y que saque adelante sus presupuestos”.

PUBLICIDAD

Mañueco defendió hoy que “lo que necesita España” es “acuerdo, diálogo y pacto” como el que ha posibilitado la consecución de un Gobierno de coalición entre el PP y Ciudadanos en Castilla y León y subrayó que su partido ha sabido encontrar el equilibrio en la búsqueda de consensos.

En este sentido, en un claro guiño a la idea del presidente de su partido, Pablo Casado, de reunificar el centro derecha realizó un llamamiento al “diálogo entre las fuerzas que puedan propiciar el cambio” porque, dijo, “con el PP, España suma”.

Fernández Mañueco protagonizó esta mañana en Madrid un desayuno informativo, presentado por el presidente del PP, Pablo Casado, y al que acudió la cúpula dirigente del partido a nivel nacional, la presidenta de la comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, el presidente de las Cortes de Castilla y León, Luis Fuentes, y numerosos representantes del mundo empresarial de nuestra comunidad. 

El presidente de la Junta hizo un alegato en favor del “diálogo” para lograr un Gobierno en España como el que se ha logrado en Castilla y León. En este sentido aseguró que “si hay elecciones” el “único culpable” será Pedro Sánchez cuyo “cálculo electoralista” le ha llevado a crear un “cóctel explosivo” en España al dar “la espalda a la situación económica de nuestro país” y provocar una “asfixia política”. 

Por eso, dijo, España “no puede volver a pasar otro viacrucis” y para eso se requiere del  “diálogo entre fuerzas que puedan propiciar el cambio” y que sustituyan “la interinidad por estabilidad” para “dejar de hablar de Sánchez Iglesias y pasar a hablar de España”. 

Y es que, a su juicio, el diálogo entre Sánchez e Iglesias no es posible porque “uno quiere mantenerse a toda costa y el otro quiere llegar como sea”. Y, añadió, el entendimiento de su partido con el líder socialista es “muy difícil” porque “siempre que ha tenido la oportunidad de pactar” ha elegido la “radicalidad” como, a su juicio, ha demostrado en Navarra como “ejemplo más claro”. 

Por eso, y en un claro gesto de apoyo a la propuesta de Casado de reunificar el centro derecha español en una coalición electoral, Mañueco dijo que el PP “ha sabido encontrar el equilibrio para alcanzar acuerdos” y ha demostrado que “con el PP, España suma”. En esta sentido añadió que “el país se encuentra en un momento en el que la responsabilidad debe de estar por encima de los cálculos y de los intereses personales”. 

En este sentido vaticinó que “España va a necesitar al PP muy pronto, mucho antes de lo que algunos se imaginan”. Y es que a su juicio, se ha comprobado la incapacidad de Sánchez para pactar porque “la izquierda no es de fiar” y “no se fían ni entre ellos”. Por eso cree que “no estamos para repetir experimentos”.