Más de una tercera parte de las viviendas en España se compran al contado

Más de una tercera parte de las viviendas en España se compran al contado

15 diciembre, 2021
|
Actualizado: 21 diciembre, 2021 13:04
|

Desde hace varios años las compras de viviendas al contado han registrado muy buenos números en nuestro país. Por ejemplo, en 2017 un total de 81.000 se compraron de esta manera, mientras que si vamos un poco más atrás la cifra es si cabe más elevada: 114.000 en el año 2012.

Sea cual sea el año cuyas estadísticas se consulten, el porcentaje de viviendas adquiridas al contado respecto a las que requieren hipoteca es casi siempre idéntico, rondando los 35 puntos. Lo cierto es que según Rastreator Hipotecas esta tendencia continuará activa durante el transcurso de los próximos años.

Y no es para menos, puesto que a pesar de que el hecho de optar por una hipoteca conlleva la obtención de una serie de beneficios, pagar la vivienda al contado también supone disfrutar de varias ventajas, las cuales describiremos a continuación.

Comprar al contado trae consigo todos estos beneficios

No es de extrañar que más de una tercera parte sobre el total de pisos y casas que se venden en España procedan a adquirirse pagando al contado. Y es que en primer lugar los españoles tienen muy en cuenta una ventaja que guarda relación con la tranquilidad. La misma viene dada por olvidarse por completo del Euribor.

El mismo ha variado mucho en las dos últimas décadas. Si la hipoteca es de interés variable, ver cómo este índice sube y baja en ocasiones a un ritmo vertiginoso puede ser causante de una gran sensación de estrés. No es plato de buen gusto, sobre todo teniendo en cuenta que la situación se mantendrá así durante todos los años que dure la hipoteca, siendo la cifra generalmente de unos cuantos lustros.

A raíz de la situación sanitaria tan complicada que nos ha tocado vivir, a principios del año 2020 hubo un cambio drástico en la manera de pensar por parte de muchos ciudadanos de España: ahora valoran mucho la tranquilidad, sabiendo que no hay problemas no solo de salud, sino también por supuesto a nivel económico. Nada aporta un mayor sosiego que el hecho de saber que el domicilio ya está pagado.

Todo lo contrario sucede sabiendo que hay que pagar una cuota mes tras mes. Es difícil elaborar ciertos planes al tener que destinar mensualmente al pago de la vivienda una cifra fija o que incluso puede variar un poco.

Por si fuera poco, optar por el pago al contado y por ende decir adiós a una hipoteca supone olvidarse por completo de los contratiempos que derivan de este tipo de créditos. Por ejemplo, la inmensa mayoría de bancos te obligan a lidiar con una comisión de apertura que no es precisamente baja.

A su vez, también has de hacer frente a otros pagos como los gastos derivados de la tasación, amén de los diversos seguros que sí o sí deben contratarse para llegar a un acuerdo con la entidad bancaria en cuestión.

Más allá del desahogo monetario que se obtiene al estar la casa ya pagada, no puede pasarse por alto otro factor que valoran muy positivamente esas 35 por ciento de personas que se decantan por comprarlas al contado. Nos referimos al hecho de saber que la casa es suya al cien por cien.

Aunque a algunos españoles les da igual, a muchos otros no les gusta ser conscientes de que la vivienda en realidad no es suya, sino que es el banco el propietario. Dejará de serlo cuando se alcance el cien por cien de las cuotas pagadas.

Teniendo en cuenta dichas ventajas, ¿por qué la cifra de compras de viviendas al contado no es más elevada?

Seguramente al haber analizado todos los pros que hemos descrito te estés haciendo la pregunta: ¿cómo es posible que no vaya a más la cifra de casas y pisos comprados a tocateja? El motivo principal reside en la dificultad económica que ello entraña, sobre todo hoy en día.

Y es que en los tiempos actuales no es en absoluto sencillo contar con los ahorros que se necesitan para llevar a cabo semejante operación. Aunque depende mucho de la ubicación, el año de construcción, la superficie total y otras características, un piso puede llegar a suponer el desembolso directo de cien mil euros o incluso bastante más.

Esto supone haber estado ahorrando durante muchos años, permitiéndose pocos lujos. No es el único aspecto negativo, puesto que a la lista hay que sumar lo adversa que puede ser la situación si tiene lugar un imprevisto económico y no se puede hacer frente al mismo por no disponer de ni un solo euro ahorrado.
Teniendo en cuenta que también hay varias contras, conviene pensárselo dos veces a la hora de comprar una casa al contado. Antes de decidirte es fundamental que analices a fondo tu situación, averiguando si es preferible quedarte sin ahorros o contratar una hipoteca.

.
Noticias Relacionadas: