PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
López Obrador, presidente de México que se niega a acturar contra la inmigración ilegal hacia Estados Unidos. | Efe

Más problemas para las empresas españolas en México: Fitch rebaja la calificación de México a negativa desde estable

La calificadora Fitch Ratings revisó este miércoles a la baja la calificación soberana de México al pasar a negativa desde estable ante el mayor riesgo por la debilidad de las finanzas públicas y el deterioro del perfil crediticio de Petróleos Mexicanos (Pemex). Muchas empresas españolas, especialmente los bancos, que ya veían con preocupación la posibilidad de aranceles de EEUU a México, se verán afectadas por esta decisión.

PUBLICIDAD

En un comunicado, la firma calificadora explicó que su decisión de bajar de BBB+ a BBB la calificación soberana de México se debe también a que la perspectiva de la economía se exacerba por la amenaza externa de tensiones comerciales, incertidumbre política interna y constantes restricciones fiscales.

Agregó que los riesgos aumentan por la amenaza del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de imponer aranceles a los productos mexicanos, de un inicial 5 % a partir del 10 de junio que se puede incrementar hasta el 25 % en los próximos meses.

El crecimiento de la economía mexicana está a la zaga del de Estados Unidos, a cuya economía está vinculada estrechamente, indicó Fitch, al señalar que si bien el crecimiento de México puede acelerarse en el segundo trimestre no será mayor del 1 % en 2019.

PUBLICIDAD

La firma calificadora consideró, además, que el impacto del pasivo contingente de Pemex «pesa cada vez más» en el perfil de crédito soberano, como lo demuestra la calificación de BBB- desde BBB+ en enero pasado a la empresa petrolera.

El coste fiscal del apoyo a Pemex representa el 0,2 % del producto interior bruto (PIB) y menores impuestos efectivos, lo que a juicio de la calificadora no es suficiente para dar una solución a largo plazo o evitar el deterioro del perfil crediticio de la petrolera.

Este miércoles, Moody’s cambió la perspectiva de México A3 de estable a negativa al estimar que el país tendrá en 2019 un «año difícil», en el que se espera que su crecimiento se desacelere al 1,5 % desde el 2 % de 2018.

Moody’s cambió la perspectiva de México al señalar que el grado de predictibilidad y efectividad de las políticas económicas «se ha debilitado».

PUBLICIDAD

La calificadora dijo que los mensajes encontrados y anuncios de políticas inesperadas que luego se revierten «introducen incertidumbre y disminuyen la posibilidad de poder predecir las políticas» y afectan el sentir de inversionistas y las perspectivas de crecimiento.

El pasado año se esperaba que la economía mexicana creciera más del 2 % en 2019 y alrededor del 3 % a partir de 2020, pero ahora se prevé que la desaceleración de la actividad económica se extienda a 2020 y que el crecimiento se ubique alrededor del 1,8 %, indicó Moody’s.