La estrategia de Casals, Rodríguez Sobrino y Marhuenda contra Cifuentes: «Las pasará putas»

La estrategia de Casals, Rodríguez Sobrino y Marhuenda contra Cifuentes: «Las pasará putas»

05 mayo, 2017
|
Actualizado: 05 mayo, 2017 10:46
|

Las grabaciones del caso Lezo muestran el desprecio hacia Cristina Cifuentes y Marisa González por parte de la cúpula de La Razón y el hombre fuerte de Atresmedia, Mauricio Casals.

Se orquestó una estrategia para tratar de evitar males mayores a Edmundo Rodríguez, entonces consejero delegado de La Razón y ex alto cargo del Canal de Isabel II, encerrado ahora en prisión.

Mauricio Casals y Francisco Marhuenda, presidente y director de La Razón, trataron de impedir que Cifuentes continuara con la denuncia sobre Edmundo Rodríguez Sobrino, acusado de enriquecerse con la compra de la empresa Emissao, una filial del Canal de Isabel II, por la que se pagó un precio altísimo.

Las conversaciones de los altos ejecutivos del Grupo Planeta, al que pertenece Atresmedia, desvelan en las conversaciones la estrategia para desprestigiar a Cristina Cifuentes si no paraba la denuncia. En concreto, querían que la fiscalía no indagara sobre Emissao, cuyo valor de compra fue seis veces superior al real. La presión sobre Cifuentes llegó a tal nivel que la presidenta de la Comunidad de Madrid tuvo que pedir explicaciones formalmente al presidente de Atresmedia, José Crehueras.

La primera grabación de la UCO de la Guardia Civil se realizó el 29 de julio de 2016. En el hilo telefónico estaban Mauricio Casals y Edmundo Rodríguez, que pide ayuda al primero para parar «una persecución personal». Rodríguez Sobrino ya apareció en los papeles de Panamá, motivo por el que fue destituido del Canal de Isabel II. Según recoge El País, la conversación muestra a un perplejo Casals sobre las explicaciones de Sobrino, que más tarde confiesa haber firmado órdenes sin el consentimiento de la Junta.

Mauricio Casals: Pero, ¿cómo puede ser un tema personal contra ti? Eso no me lo creo.

Edmundo Rodríguez: Hubo un intermediario que yo me salté… que es un empresario siniestro… Esta gente, compraron una empresa que había pertenecido a la Púnica (operación policial en la que se detuvo a Francisco Granados)… Lo cierto es que firmamos un contrato con esta gente para comprar, con su intermediación, la empresa esta maldita que me está volviendo loco de Brasil [Emissao, por la que abonaron 25 millones más de su valor real, y 20 de esos millones acabaron en Suiza]. Yo me salté a esta gente… porque estaban encareciendo el valor en cuatro o cinco millones…. Y ahora, dos años y medio después, mandan una reclamación al Canal…

Edmundo Rodríguez: Que realmente no lo pasé por la Junta, pero ojo, como no pasé por junta ninguno de los muchos que hemos firmado, que hay veinte o treinta, no puedes estar pasando por junta todos… Evidentemente, mirando polvo en los cajones hay mil cosas… En todas de las empresas del mundo coño.

Mauricio Casals: Que sí hombre que sí…

Edmundo Rodríguez.: Yo no sé si Paco (Marhuenda) debería decirle a esta señora (Cristina Cifuentes)… Solucionad el tema de Edmundo definitivamente, darle una solución y olvidar el tema. [La Guardia Civil tiene constatado que tanto Rodríguez como Ignacio González han recibido puntual información, muchas veces por boca de periodistas amigos y otras por “una juez amiga de la casa”, de que estaban siendo investigados. En esa conversación ya sabía que Anticorrupción le había puesto una querella y que Cifuentes había echado leña al fuego presentando un informe dando cuenta de graves irregularidades en la adquisición de Emissao].

Mauricio Casals: Para que te dejen tranquilo, exacto, sí, sí vale, pues lo hablo con él ahora.

Edmundo Rodríguez: Si hay algo de fuerza el momento es este. ¡Oye, cerrar, cerrar, este tío, cerrar el tema de este tío!

Mauricio Casals: Y puede pasar que nos hagan caso o que no. Y si no nos hacen caso hay que continuar insistiendo.

Al poco tiempo y tras una llamada entre el director y el presidente de La Razón, Marhuenda le dice a Rodríguez Sobrino: «Me ha dicho Mauricio, por eso te llamo, que me pongo a tus órdenes… Y yo me voy a ver a esta locuela (a Cifuentes), el lunes o el martes».

 

El accionista de La Razón, con un 25%, le explica a Marhuend: «A mí me sacan a patadas por lo de los papeles de Panamá que tú sabes mejor que era una cosa legítima». «No sería malo que esta señora (Cifuentes) se enterara… para ser consciente de que no ha tenido a un ladrón ahí metido durante 13 años… Externalizar el deseo de que se liquide mi situación. Que me liquiden y que me olviden… En definitiva Paco, decirle, este es un tema que ha llegado muy lejos… Edmundo es una persona nuestra, pertenece a nuestro grupo y queremos que le deis una solución al tema de Edmundo…. Te aseguro que cualquier empresa que factura 300 millones con 4.500 en plantilla tiene mierda en algún cajón…», continúa.

Marhuenda responde con un escueto: «Claro…Vale perfecto», a lo que Rodríguez Sobrino prosigue: «Ese es el mensaje Paco…».  Marhuenda, por su parte, afirma: «Hay una cosa que le va a asustar. Le voy a decir: mira ten en cuenta que cuanto más tiempo mantengas vivo este tema, más te puede perjudicar, porque tú eres la sucesora de… Que tú no eres de otro partido, ¿sabes? Y vete con cuidado porque al final pueden entrar a tocar los cojones los de la Asamblea… Y empiezan a tocar los huevinis y entonces. Hay que asustarla, tanto de grupo como de, decir, oye Pepe Creuheras (presidente de Atresmedia) está cabreado con el tema, Mauricio está cabreado con el tema y yo estoy cabreado con el tema. Estamos todos cabreados con el tema».

Marhuenda afirma que Cifuentes es «cobarde»

«Paco no sé si esto va a servir o no, pero por lo menos vamos a intentarlo… El tema es decirle (a Cifuentes) que si a ella le compensa una guerra por esto, pues que desgraciadamente, eh, tus accionistas están en la línea clara», responde Rodríguez Sobrino. «Sí, sí, exacto… Eso es lo que le preocupará, con lo cobarde que es», insulta Marhuenda a Cifuentes.

«Es para decirle, oye que sepas que este señor maneja el 25 por ciento del periódico, bueno que sepas… Periódico que ha estado súper neutral en todo lo que ha ocurrido. ¿Sabes que metieron en fiscalía el tema de Brasil? Simplemente para quedar bien ella», en relación a Cifuentes, relata Rodríguez Sobrino.

Marhuenda le afirma después a Casals que le ha dicho a Cifuentes que «su continuidad dependía de esto». La UCO graba las risas entre Casals y Rodríguez Sobrino.

Otra de las grabaciones, tan solo semana y media después de la primera, Marhuenda apunta que Cifuentes no tiene nada contra Rodríguez Sobrino. «Es simplemente una cuestión de confianza. Vamos, yo creo que cuando pasó lo de Panamá se asustaron, ¿sabes? Me ha insistido mucho en que tiene una posición muy débil en la Asamblea porque no tienen mayoría, por lo tanto, que no tiene ningún interés en tener problemas con tu tema… Aunque esto sea del pasado la gente asocia que es del PP. No tiene ni idea del tema más allá de lo de Brasil [Emissao] que les tiene obsesionados. Ellos están convencidos de que en el Canal se hacían chanchullos».

Marhuenda le habría dicho a Cifuentes que Rodríguez Sobrino es «intocable»

Rodríguez Sobrino, por su parte, le responde: «Sí, cosa que es posible, no lo sé, es posible», mientras Marhuenda le señala: «Han encontrado dos sociedades dedicadas a hacer como capital riesgo, a prestar dinero a consejeros…». Un escueto «ya» es la respuesta de Rodríguez Sobrino, mientras Marhuenda le sigue explicando lo que le ha dicho Cifuentes: «Bueno eso me ha contado ella, en confianza me ha dicho. Te lo cuento como amigo… Yo le he dicho que para nosotros tú eres fundamental, que eras el dueño del 30 por ciento… y que eres intocable. Entonces ella me ha dicho, oye entonces me has de decir porque oye yo no tengo ningún interés en que haya lío con esto porque a mí me perjudica… Me ha dicho que cuando venga Garrido hablamos porque es el que lo lleva, es el presidente del Canal y vamos a buscar una salida y resolver el tema… Pero me ha insistido mucho, que me ha dejado preocupado, porque yo tampoco ahí… quería hablar contigo el tema de Brasil”. Garrido es el actual presidente del Canal Isabel II.

Marhuenda traslada al ex alto cargo del Canal Isabel II que «no quiere guerras», al tiempo que prometió hablar con Garrido sobre el asunto. Fue entonces cuando Marhuenda desvela que «yo creo, entre tú y yo, ella está convencida, lo que decía también Rajoy (eh). Es decir, que Nacho (Ignacio González) era eso, te lo cuento en confianza porque no quiero líos, ¿sabes?». Una conversación en la que Marhuenda afirma: «Que era un corrupto, yo no tengo, yo ya no lo sé, chico yo ya en la vida, psss». Rodríguez Sobrino da un voto a la presunción de inocencia: «Paco, Paco, yo no lo sé…».

Respecto a la gestión de Rodríguez Sobrino al frente del Canal Isabel II, Cifuentes habría asegurado que el relevo en el cargo se debe a una «pérdida de confianza, no por nada de corrupción, es una nueva etapa…Yo ya le he dicho que lo de las sociedades de Panamá son del socio mexicano nuestro, es socio del periódico, no tenemos nada que esconder, aparte Garza (el socio) es un tío magnífico (…) Ella cree que lo de Brasil era un pufo».

Marhuenda aseguraba a Cifuentes que la operación de Emissao en Brasil era de una etapa anterior a la de Rodríguez Sobrino, pero este desmiente a Marhuenda y le hace saber que era suya, “pero que es absolutamente normal».

Ya en octubre, Edmundo Rodríguez llama a Casals y le da cuenta de la reunión de Marhuenda con Cifuentes. Casals respalda a su accionista y afirma que cuenta con el apoyo de todo el grupo Atresmedia, es decir, «La Razón, Antena 3, Onda Cero y La Sexta”.

No obstante, toda esta estrategia se paraliza ante el conflicto de intereses en el seno de Atresmedia. La razón: las universidades. El diario La Razón paraliza sus informaciones críticas con Cifuentes ante la adjudicación de una de las dos universidades que realizará la Comunidad de Madrid.

En esa llamada, Casals le advierte a Rodríguez Sobrino del cambio de estrategia: «Oye, mira, una cosa, es evidente que desde el periódico no nos han dejado hacer lo que pensábamos hacer… otra…». «Es que el boca-oreja lo vamos a hacer, y somos más peligrosos en el boca-oreja nosotros que en el periódico (…) Dicho de otra manera…(…) y oye, estoy con Joaquín -alto directivo del grupo- y con Paco -Marhuenda- para que no haya dudas».

«Vamos a hacer todo lo posible, me voy a dejar los cojones para defenderte (…) Nos vamos a volver locos en la defensa de algo y que esta tía se prepare… porque no sabe lo que es una campaña boca-oreja, es que no sabe lo que es…», le señala Casals, al tiempo que Rodríguez Sobrino se muestra muy agradecido, tanto que le llama tres horas más tarde para agradecerle el apoyo. Casals insiste: «Y no te preocupes que las pasará putas esta señora«.

Marhuenda trató de paralizar el informe de Cifuentes, pero sus intentos cayeron en saco roto. El director de La Razón asegura que habló con Marisa González, la jefa de prensa de Cifuentes, y le avisó sobre los perjuicios de las filtraciones sobre el Canal Isabel II. «La gente ya asocia el Canal a vosotros, e Ignacio González es el PP», en una de ellas llamó “zorra e hija de puta» a Marisa, descalificaciones e insultos por los que Marhuenda ha tenido que pedir perdón.

Por estas conversaciones fueron imputados Casals y Marhuenda, pero el juez archivó esta pieza separada del caso Lezo al no apreciar ningún tipo de coacción a Cifuentes. Meses más tarde, en diciembre, La Razón carga contra Garrido y así se lo hacen saber a Rodríguez Sobrino, pese a que desde Atresmedia se exigió que se frenara cualquier intento de desprestigio contra Cifuentes.

El 11 de enero Marhuenda insulta «zorra» a Marisa en una nueva conversación con Rodríguez Sobrino. «Por el tema de la leche que le hemos dado hoy, ¡eh!, ¿sabes? (…) Le ha hecho pupita, ¡eh!, bastante pupa, estaba con (…) la otra (Cifuentes)… Bueno, que si esto era una campaña, etcétera (…) Y evidentemente le he dicho que no, oye, eso no hace falta reconocerlo, pero no es tonta… Le he dicho, ¡hombre! Si hacéis mal las cosas y tal, pues oye, nosotros… Además, el editorial lo endurecí expresamente».confianza en los negocios del Canal en América, Edmundo Rodríguez. Ambos fueron grabados por unos detectives españoles.

Ferreras se porta «de cine» con González por un favor personal a Canals

En otra de las conversaciones, Ignacio González, ex presidente de la Comunidad de Madrid, exige a Casals que mande un mensaje contundente a La Sexta para que deje de dar cobertura informativa sobre el ático de Estepona. «Mauricio te agradecería mucho que esta mierda de campaña que me está haciendo nuevamente El Mundo gracias a la indefensión que hay en este país, no siguiera encontrando eco en La Sexta, que es la única que lo hace y lo alimenta a la vez», afirma González.

Casals le asegura: «Parece que hoy ha funcionado, veremos mañana».  Según la UCO, «parece haber podido detener que en la cadena de televisión La Sexta comentaran y/o debatieran» este tema. «Pensaban darlo», prosigue Casals. En este sentido, el presidente de La Razón afirma: «García Ferreras, director de La Sexta, se ha portado de cine». «Se lo pedí como favor personal», añade. «Hoy de momento hay tranquilidad, y la cadena de televisión La Sexta se ha portado…», destaca Casals, y reitera: «Se ha portado García Ferreras de cine. Ha sido esta mañana yendo hacia el aeropuerto, que le he llamado, ocho y media de la mañana, y digo mira un favor personal, dice, ¿pero tú estas seguro? Digo yo ya no estoy seguro de nada. Digo pero, coño, tú, no jodamos, que no hay una nueva información que no. Si es relevante, o sea, alguien les está vendiendo toda esta mierda (…)».

Por otro lado, en otra conversación, Marisa habría preguntado a Marhuenda sobre una nueva información de La Razón sobre Cifuentes y si ésta obedecía al «tema de la publicidad y lo de Edmundo». Marhuenda respondió: “No hombre no” ¡porque me imagino que lo de Edmundo estaréis portándoos correctamente (…)».

«La zorra de Marisa» y una campaña de desprestigio a través de Atresmedia

La realidad es que Marhuenda había asegurado el día anterior: “Mañana le pegamos otro viaje a Cifu , ¡eh!,”. El tema de la publicidad era sobre una deuda que debía el Canal a La Razón por importe de 650.000 euros.

Rodríguez Sobrino afirma: “Eso yo te digo que no se va a cobrar, ¡eh!, (…) pero porque no quieren”. El directivo del periódico señala que “nos van poniendo algo de publicidad (…) pero debemos llevar 30.000 o 40.000 en lo que va de año” (…) Salvo que saquemos dinero de otros sitios, que ahora está Mauricio…”.

La UCO no se cree que reclamar 650.000 euros a un organismo público tuviera dificultad, más cuando existen vías formales para reclamarlos. Asimismo, Cifuentes llama al presidente de Atresmedia, José Crehueras, para mostrarle la queja.

El 7 de febrero pasado, Marhuenda vuelve a llamar a Edmundo Rodríguez. “Estuve con Cristina Cifuentes y que le dije que él era una persona sagrada para nosotros” (…) es el segundo mayor accionista del periódico (…) Y veréis lo que os conviene (…) Estuve muy duro, muy duro”, afirma Marhuenda, mientras al día siguiente Casals comenta a Rodríguez Sobrino que habían realizado acciones en esa dirección. «Eso suma, ¿no?». Rodríguez Sobrino contesta: «Eso, eso, suma… Pero…».

No obstante, Crehueras se queja del trato desde La Razón a Cifuentes tras «las dos o tres putadas», mientras le da detalles sobre la «dura» conversación con Cifuentes y Marhuenda, que afirma: «Vamos a seguir dándole por ahí, porque la, la, la matarán las otras, ¿sabes?…». «Está ahí tratando de ser la protagonista, ¿no?», responde Rodríguez Sobrino.

El director de La Razón: «Efectivamente, entonces la vamos a joder con eso, ¿no? Porque no hay nada peor mira, sabes de, esa idea no es mía, es de Mauricio, ¿eh? Pero te digo que me gustaría ser tan listo (risas)… Se le ocurrió ayer (…) ya se encargarán Núñez Feijóo y estos, de, ¿eh? de matarla». «Esta es una tía demasiado burda…Demasiado trepa…», considera Rodríguez Sobrino, quien obtiene un escueto «sí, sí» de Marhuenda. «Eh, se le ven demasiado las ganas que tiene de, de ser la, presidenta, de, del partido», ha apuntado el accionista.

«Claro, pero eso nos favorece, ¿sabes? (…) ahora estoy excitando a Íñigo Méndez de Vigo, y a Íñigo Enríquez de Luna, que es el del Ayuntamiento de Madrid que está con Esperanza Aguirre (…) para que se presente contra ella (…) Vamos a enredar, vamos a jo… Le dije que le íbamos a apoyar (…) Vamos a defender la tesis de la época de Pío García Escudero, que el PP estaba muy pacífico cuando él era presidente, ¿eh? y que el presidente de la Comunidad era Ruiz-Gallardón y que no pasaba nada», destaca Marhuenda. «(…) Él se ha hecho un mal enemigo con Mauricio, eh, eso que lo sepas, eh, Mauricio es muy mal enemigo como sabes, es muy buena persona”, termina.

Noticias Relacionadas: