Programas del domingo
Abengoa: ¿suelo durmiente, crash o resurgir como el ave fénix?

Abengoa: ¿suelo durmiente, crash o resurgir como el ave fénix?

07 abril, 2017
|
Actualizado: 07 abril, 2017 20:37
|
PUBLICIDAD

Abengoa se ha salvado del concurso de acreedores, gracias principalmente a la banca acreedora liderada por el Banco Santander, fondos de inversión y bonistas. ¿Pero cuál es su futuro en Bolsa?

Ni los analistas lo tienen claro con Abengoa. Las recomendaciones van de no tocar el valor en un largo período de tiempo, a comprar títulos B, pero teniendo en cuenta el riesgo que conlleva. Entre los que recomiendan invertir ahora en el valor solo pueden temer una caída del 50% de su inversión, siempre y cuando la empresa no quiebre tras el rescate y reestructuración.

El precio de las acciones de Abengoa A se sitúa en los 0,04 euros por acción, mientras que las de Abengoa B, las más líquidas pero sin derechos de voto, alcanzan los 0,017 euros por título. Cabe destacar que el precio mínimo de una acción no es cero, sino de un céntimo de euro, por lo que el valor nunca bajaría de esos 0,01, el suelo de todas las acciones cotizadas. Descender de este precio sería llevar a la quiebra, pero antes se sufriría una suspensión de cotización.

De esta forma y a cierre de este viernes, los inversores podrían perder un 41% como máximo, siempre y cuando a la Comisión Nacional del Mercado de Valores no comunique la suspensión, por lo que los accionistas estarían pillados en el mercado.

En Abengoa B, que ha llegado a cotizar a un nuevo mínimo histórico de 0,014 euros por acción, hay numerosos inversores particulares pillados, especialmente aquellos que compraron justo antes de la avalancha de 17.300 millones de títulos. En esa operación, los antiguos accionistas veían diluida su participación en un 95%, mientras que la banca acreedora se hacía con el control de la empresa. Banco Santander alcanzaba el 10%, por encima del 8,7% de Credit Agricole y del 4,9% de CaixaBank. Popular tiene el 4,5% y Bankia ostenta un 4,6%.

Pese al monumental crash, sin aviso alguno por parte del regulador, Abengoa puede estar realizando un suelo durmiente, es decir, quedarse durante un largo período de tiempo cotizando a estos niveles, con algunas subidas y caídas significativas. No sería la primera vez en el mercado español. Ercros es un ejemplo de ello: la química estuvo atrapada entre los 0,64 y los 0,44 euros durante casi cuatro años -2012 y 2015-. Tras una reordenación y reestructuración, Ercros despertó como un ave fénix y ahora ha llegado a cotizar en los 3,41 euros por título, una revaloración del 675%, pero había que esperar durante cuatro años.

La palabra «quiebra» también se ha escuchado ligada a Abengoa. La realidad es que la banca acreedora no hubiera inyectado 1.169 millones de euros a fondo perdido, por lo que podría anticiparse un período como el que atravesó Gamesa, que en 2012 cotizaba a solo un euro -ahora llega a los 22-.

Pero si de algo sabe el mercado, es que el futuro en Bolsa es totalmente incierto y entre los inversores particulares debe imperar su propia estrategia. Hay quien está acumulando acciones pero con la mirada en largo, larguísimo plazo, mientras otros han optado por mirar desde la barrera este toro. Quienes más sufrirán son los comprados antes de la avalancha que provocó una caída del 80% en solo una jornada. Éstos tendrían que esperar una subida superior al 2.000% para poder recuperar su inversión, siempre y cuando entraran el día antes, en los 0,84 euros por título.

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD