Programas del domingo
El banco MPS se hunde en Bolsa durante su primer día de la ampliación

El banco MPS se hunde en Bolsa durante su primer día de la ampliación

19 diciembre, 2016
|
Actualizado: 19 diciembre, 2016 20:12
|
PUBLICIDAD

 El banco italiano Monte Paschi di Siena (MPS) se hundió hoy en la Bolsa de Milán tras una accidentada sesión que coincidió con el primer día de su ampliación de capital de 5.000 millones de euros, con la que pretende evitar el rescate público.

En el mercado milanés todos los ojos estuvieron puestos en la evolución de MPS, que sufrió varias suspensiones de cotización por su elevada volatilidad precisamente el día en el que empezaba su ampliación de capital, incluida en sus planes de saneamiento.
Finalmente las acciones de la entidad sufrieron la mayor caída de todo el selectivo y se depreciaron un 11,04 %, en un nuevo día negro para un banco que ha perdido el 84,61 % de su valor este año.

Los inversiores han reaccionado con total desconfianza ante esta ampliación express de MPS

Su comportamiento bursátil era importante para tantear la confianza de los mercados en la ampliación «exprés» que MPS ha lanzado este lunes por un importe de 5.000 millones y que tocará a su fin el jueves, siempre y cuando no se soliciten prórrogas.
El 35 % de la ampliación está destinado a los accionistas y al mercado italiano, que podrán adherirse solo hasta el miércoles, mientras que el 65 % restante se ha ofrecido a los inversores institucionales nacionales y del extranjero.
En este último caso, en el de la captación de capitales entre inversores institucionales, el plazo para sumarse concluirá el jueves 22 a las 14.00 locales (13.00 GMT), lo que fija el término de la operación en conjunto.
El objetivo es aliviar la posición financiera y recapitalizar MPS sin recurrir al rescate público y, para ello, el banco toscano recorre dos sendas paralelas: la ampliación de capital y la conversión voluntaria de deuda subordinada por acciones.
Esta última operación concluirá el miércoles y está dirigida sobre todo a los 40.000 pequeños ahorradores que tienen deuda por un valor de 2.000 millones y que, de aceptar el canje, pasarían de poseer bonos de renta fija a acciones.
MPS ya recabó 1.057 millones de euros en una primera conversión a finales de noviembre y ahora, con permiso del regulador CONSOB, ha abierto una segunda a los pequeños inversores, lo que ha sido muy criticado por algunas asociaciones de consumidores, que lo consideran «un chantaje».
Esta segunda conversión concluirá el miércoles y será entonces cuando se conozca la cantidad que MPS ha sido capaz de cosechar.

La mayor incertidumbre que pesa por el banco es si el fondo soberano de Catar acudirá a la ampliación ante la inestabilidad política que reina en Italia

De este modo el banco ha basado su estabilidad, por un lado, en sus accionistas y pequeños ahorradores y, por otro, en la búsqueda de apoyo de grandes inversores como el fondo soberano de Catar, que estaría dispuesto a invertir en torno a mil millones de euros.
No obstante, los inversores del Golfo al parecer aún meditan si entrar en MPS, después de dar marcha atrás ante el clima de inestabilidad política originado tras la derrota del por entonces primer ministro Matteo Renzi en el referéndum, que derivó en su dimisión el día 7.
MPS celebró hoy un Consejo de Administración para seguir la evolución de la ampliación de capital y el presidente del banco, Alessandro Falciai, dijo a los medios que «todo procede como estaba previsto», sin dar mayores detalles.
En caso de que estas operaciones no lograran alcanzar los 5.000 millones de euros, la prensa especializada avanza que entonces el Gobierno procedería a inyectar dinero público con el objetivo de estabilizar la entidad e impedir que afecte al sector de Italia, la tercera economía del euro.
El rescate público podría suponer además pérdidas para sus accionistas, debido a la normativa vigente en la Unión Europea desde este año, que establece que, antes de recurrir al dinero del Estado, sean los acreedores y accionistas quienes asuman las pérdidas.

Preocupación en Italia y en Europa

La situación del MPS preocupa a Italia y también a Europa, ya que siembra dudas sobre la solvencia del sistema bancario del país, que acumula una morosidad de 360.000 millones de euros, según las cifras aportadas por el Ministerio de Economía.
El Banco Central Europeo define estos activos como préstamos en situación de incumplimiento durante más de 90 días, lo que resta ingresos a las entidades al no recibir beneficios de los intereses, impidiendo a su vez la concesión de nuevos créditos.
Uno de los principales problemas de MPS es su abultada cartera de créditos morosos, que se sitúa alrededor de 27.700 millones de euros, y para atajar esta situación tiene previsto su cesión, para lo que está esperando conocer el papel que desempeñará el «banco malo» italiano, «Atlante».
Una operación que, junto a la actual ampliación de capital, tiene un papel determinante en la estabilidad de MPS, el tercer banco del país.

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD