PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
La ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño.

Calviño critica a los empresarios por preferir elecciones antes que un Gobierno PSOE-Podemos

Antes de que el BCE bajara la tasa de depósitos bancarios, la ministra de Economía afirma que la política expansiva tiene poco recorrido y expresó su preocupación por la banca

PUBLICIDAD

Acerca de las declaraciones de algunos líderes empresariales, como el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi, o el del Círculo de Empresarios, John de Zulueta, asegurando que prefieren repetición electoral a un Gobierno de coalición, la ministra de Economía, Nadia Calviño, en funciones en ha mostrado su perplejidad.

«Me extraña que desde el punto de vista empresarial pueda ser interesante una nueva elección después de tantos años en una situación de incertidumbre como la que ha tenido España», ha indicado, al tiempo que ha considerado necesario un Gobierno estable para enfrentarse mejor a los retos de los próximos meses.

Nadia Calviño también ha afirmado que la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) «lleva mucho tiempo siendo expansiva», por lo que «le queda poco recorrido para tener mucho impacto».

La ministra ha realizado estas declaraciones en una entrevista en la Cope, justo el día en el que se ha conocido las decisiones de política monetaria del BCE que ha anunciado un nuevo paquete de medidas para frenar la desaceleración.

Entre las medidas que ha adoptado el BCE, ha sido bajar aún más las tasas a los depósitos bancarios, lo que podría seguir afectando al sector financiero.

A Calviño le preocupa esta medida. «El sector bancario sufre con estos tipos de interés tan bajos», ha dicho la ministra, que ha pedido «prudencia».

Calviño ha explicado que «estamos en un entorno de tipos de interés negativo», es decir, «cobramos por que nos presten dinero», algo que no obstante al Estado, como emisora de deuda pública, «le viene muy bien».

En este sentido, ha recordado que este año el Tesoro ha reducido las emisiones netas de deuda hasta los 20.000 millones, la cifra más baja desde 2007, y que sitúa la emisión bruta por debajo de los 200.000 millones.

La reducción en el volumen de emisiones supondrá un ahorro de más de 2.000 millones de euros en intereses.

«Llega un momento en el que la política monetaria por sí sola no puede activar la economía. Es necesario que también la política fiscal y las reformas ayuden a que haya un mayor dinamismo económico», ha dejado claro Calviño.

Preguntada por si retocará la reforma laboral en el caso de formar Gobierno, la ministra ha asegurado que «hay bastante consenso para ello entre los agentes sociales» y que se trata de algo necesario porque la normativa del mercado de trabajo «arrastra problemas estructurales» y es necesario adaptarla a la «realidad del siglo XXI».

PUBLICIDAD