PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
El inversor ruso Mikhail Fridman controla ahora DIA.

DIA se dispara un 23% en Bolsa tras cerrar acuerdo definitivo con acreedores

DIA se ha disparado hoy en Bolsa y sube un 23 % tras cerrar un acuerdo definitivo con sus acreedores, que cambia respecto al inicial al elevar la parte a recaudar en la ampliación de capital y reducir la aportación de bancos y fondos, e implica una inyección de 871 millones de euros.

PUBLICIDAD

Los títulos de la empresa se han revalorizado ese 23 % en el parqué hasta cotizar a 0,634 céntimos en la primera reacción de los inversores a la firma del documento.

El acuerdo ha sido negociado por el mayor accionista de DIA -LetterOne, sociedad con el 69,76 % del capital y controlada por el magnate ruso Mijaíl Fridman- y 17 bancos y fondos de inversión, y permitirá prolongar el vencimiento de toda la deuda de la compañía hasta el 31 de marzo de 2023.

Fridman y los acreedores llegaron a un principio de acuerdo el pasado 20 de mayo, lo que permitió evitar «in extremis» que la empresa se viera abocada a solicitar el pre-concurso de acreedores, y en él se precisaba que el plazo límite para su firma definitiva vencía el 15 de junio.

PUBLICIDAD

El lunes, 17, la cadena de supermercados emitió un comunicado en el que reconoció que hasta esa fecha no había logrado consensuar el documento, aunque fuentes de la compañía ya avanzaban que se esperaba concluir con éxito las negociaciones en cuestión de días.

Según los detalles del acuerdo, divulgados en un comunicado enviado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la ampliación de capital será de hasta 600 millones de euros, y no de 500 como estaba previsto en un principio.

No obstante, LetterOne sigue asegurando únicamente 500 millones, por lo que los restantes 100 estarán sujetos al interés de los minoritarios y el «apetito» del mercado.

Esta misma sociedad ha informado de que para que el grupo reciba liquidez antes de formalizar la ampliación, «anticipará fondos» hasta 490 millones de euros a través de «uno o más préstamos participativos» o de un «pre-fondeo», importe que recuperará posteriormente tras cerrar la operación.

PUBLICIDAD

Además, a estos 600 millones se suman un préstamo a tres años de 200 millones de euros y una línea de financiación de hasta 80 millones -aunque por el momento se han comprometido 71-.

En el acuerdo también se precisa que no habrá obligación de pagar antes de 2023 la deuda con los acreedores pese a que está previsto recibir ingresos por la venta de las enseñas Clarel y Max Descuento.

Además, se especifica que DIA también puede recibir 400 millones de euros para refinanciar los bonos que vencen en 2021, aunque sólo es una opción y no está obligado a ello.

El trato a los bonistas fue precisamente uno de los puntos clave de las conversaciones mantenidas entre Fridman y el Santander -el acreedor con mayor porcentaje de deuda-, ya que la entidad financiera exigía que no hubiera «discriminación» respecto a éstos.

«El acuerdo con los acreedores de DIA pone punto y final a una serie de iniciativas para salvaguardar la compañía y colocarla sobre una base estable», ha destacado en un comunicado el presidente del consejo de administración de la compañía, Stephan DuCharme.

Por su parte, el consejero delegado de la firma, Karl-Heinz Holland, ha subrayado que una vez conseguida una estructura de capital viable, DIA tiene «capacidad para afrontar los retos» que tiene por delante y «construir una gran marca del sector de la distribución».