El Estado y Amancio Ortega ingresan más de 22 millones de euros por el dividendo de Enagás
La Sepi, dependiente del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, dirigido por la vicepresidenta Nadia Calviño, solo tiene el 5% de Enagás, pero es la que determina el nombramiento del consejero delegado, así como de los consejeros.

El Estado y Amancio Ortega ingresan más de 22 millones de euros por el dividendo de Enagás

22 febrero, 2022
|
Actualizado: 22 febrero, 2022 17:31
|

El Estado, a través de la Sepi, dependiente del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, dirigido por la vicepresidenta Nadia Calviño, y Amancio Ortega, el fundador de Inditex, percibirán 22,27 millones de euros en dividendos de Enagás cada uno de ello, que tienen en ambos casos una participación del 5 %, con cargo a todo el ejercicio de 2021, aunque 8,9 millones ya los cobró a través del dividendo a cuenta que la compañía abonó en diciembre pasado a sus accionistas.

Dos inversores españoles, el propio Estado por medio de la Sepi, y Amancio Ortega, fundador y dueño de la multinacional textil, son los mayores accionistas de la empresa logística del gas en España. El resto de accionistas importantes son grades fondos de inversión internacionales.

Enagás ha confirmado este martes, al presentar sus resultados, que con cargo al ejercicio de 2021 abonará un dividendo total de 1,70 euros por acción (un 1 % más que en 2020), de los que 0,68 euros por acción ya fueron abonados a cuenta en diciembre.

Amancio Ortega cuenta con 13.099.504 acciones en Inditex, lo que supone un 5 % del capital social de la compañía, el mismo porcentaje que tiene la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI).

En diciembre pasado, Enagás abonó a sus accionistas un dividendo a cuenta de 0,68 euros por título, lo que supuso para Amancio Ortega una retribución de 8,9 millones de euros, a la que se añadirán 13,36 millones de euros del dividendo complementario de 2021, que se suele abonar en julio.

Enagás, que este martes ha presentado sus resultados del ejercicio 2021, ha confirmado su política de dividendos para el periodo 2022-2026.

La compañía ha incrementado su retribución al accionista en un 1 % en 2021 (hasta 1,70 euros por título) y mantiene esta misma estimación de crecimiento del 1 % para 2022 (hasta los 1,72 euros por acción) y 2023 (hasta 1,74 euros), al tiempo que se compromete a conservar un dividendo sostenible de 1,74 euros por acción para el periodo 2024-2026.

Aunque la Sepi solo cuenta con el 5% del capital de Enagás, el Estado, o mejor dicho, el Gobierno de turno manda en la compañía, tal y como demuestra el reciente nombramiento del consejero delegado Arturo Gonzalo Aizpiri, exdirectivo de Repsol, pero que ha desempeñado cargos públicos siempre con el PSOE en el poder, en sustitución de Marcelino Oreja, nombrado en la etapa del PP de Mariano Rajoy. Dos de los cuatro nuevos consejeros están ligados al PSOE: María Teresa Costa Campi, exdiputada socialista en el Congreso, y Manuel Gabriel González Ramos diputado y miembro de la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE. Sustituyen a otros dos ligados al PP: Antonio Hernández Mancha e Isabel Tocino.

Respecto a Amancio Ortega, irrumpió en el sector energético invirtiendo en Enagás, cuando en diciembre de 2019 adquirió el 5 % del capital del gestor del sistema gasista español y transportista por 281,64 millones de euros en la ampliación de capital que la energética llevó a cabo para financiar el refuerzo de su posición en la estadounidense Tallgrass.

Una inversión a la que siguieron otras, como la entrada en julio de 2021 en Red Eléctrica, cuando se hizo con el 5 % del capital, valorado en unos 456 millones de euros, para convertirse en el segundo mayor accionista.

Sólo un día después se dio a conocer que, a través de su brazo inversor, Pontegadea, también se hacía con el 12 % del capital de Redes Energéticas Nacionales (REN), la empresa portuguesa que gestiona las principales infraestructuras de transporte de electricidad y gas natural de ese país, un porcentaje con un valor de mercado entonces de 188,5 millones de euros.

Estas tres inversiones Amancio Ortega las hizo en compañías de sectores regulados, pero no tardaría en irrumpir en noviembre de 2021 en el sector de las renovables.

Pontegadea invirtió 245 millones de euros para tomar una participación del 49 % en el parque eólico Delta, de Repsol y situado en Zaragoza, que suponía valorar ese parque en 500 millones de euros.

.
En esta noticia se habla de:
Noticias Relacionadas: