El modelo Evergrande ‘está muerto’, según S&P
La agencia cree que es "improbable" que la inmobiliaria china pague la totalidad de sus deudas porque "ha perdido la capacidad de vender nuevas viviendas, lo que significa que su principal modelo de negocio está muerto".

El modelo Evergrande ‘está muerto’, según S&P

18 noviembre, 2021
|
Actualizado: 18 noviembre, 2021 11:42
|

La agencia de calificación de deuda Standard & Poor’s (S&P) indicó hoy que sigue viendo «muy probable» que el endeudado gigante inmobiliario chino Evergrande incurra oficialmente en el impago de sus obligaciones, ya que su principal modelo de negocio «está muerto».

En un informe publicado hoy, S&P da respuesta a algunas de las preguntas más frecuentes sobre la situación de Evergrande, y asegura que «su mayor prueba» vendrá en marzo y abril de 2022, cuando tendrá que afrontar el pago de 3.500 millones de dólares de bonos ‘offshore’.

En las últimas semanas, el conglomerado se ha situado varias veces al borde del impago de sus bonos cotizados en el extranjero, entrando en prórrogas para abonar las cantidades adeudadas a sus inversores tras no hacerlo en la fecha acordada, aunque por el momento no ha incumplido de manera definitiva ninguna de sus obligaciones.

«Creemos que el Gobierno (chino) quiere corregir (la situación de) Evergrande de manera controlada, o permitir que se produzca un proceso ordenado de reestructuración de deuda», apunta S&P.

La prioridad de las autoridades, recuerda el documento, es que la compañía -y también otras promotoras en apuros financieros- termine de construir las viviendas que ya ha vendido sobre plano, que los analistas estiman en 1,3 millones, para «proteger los intereses de los compradores».

Según S&P, Pekín también da importancia a que Evergrande pague a sus proveedores «y a otras empresas pequeñas que le prestan apoyo».

Aunque el conglomerado todavía cuenta con «abundantes activos» que puede vender para hacer frente a los pagos de los bonos u otras obligaciones a medida que vayan venciendo, S&P no cree que vaya a solucionar así sus problemas: «En algún momento, la enorme deuda acabará por alcanzar a Evergrande».

La agencia cree que es «improbable» que la inmobiliaria pague la totalidad de sus deudas porque «ha perdido la capacidad de vender nuevas viviendas, lo que significa que su principal modelo de negocio está muerto».

Según los datos de la compañía, el pasivo total del grupo ascendía a finales de junio a más de 300.000 millones de dólares, de los que 37.000 millones corresponden a préstamos por devolver antes de que termine el primer semestre de 2022.

Evergrande sigue sumida en sus intentos por deshacerse de activos para recaudar fondos, y hoy anunció la venta de todas sus participaciones en el «Netflix chino» Hengten por unos 273 millones de dólares.

Sin embargo, los planes no han tenido un gran éxito hasta el momento y, de hecho, su fundador, Xu Jiayin, estaría vendiendo activos personales -como casas de lujo o aviones privados- para poder seguir aportando fondos a la empresa, en la que ya habría inyectado unos 1.100 millones de dólares desde julio para «mantenerla con vida», según informaciones publicadas en la prensa local.

En esta noticia se habla de:
Noticias Relacionadas: