¿Llegará la paridad en el euro-dólar? ¿Qué empresas del IBEX 35 se verían beneficiadas?

¿Llegará la paridad en el euro-dólar? ¿Qué empresas del IBEX 35 se verían beneficiadas?

20 enero, 2017
|
Actualizado: 20 enero, 2017 22:47
|
PUBLICIDAD

La paridad en el euro-dólar es uno de los grandes interrogantes del mercado de divisas, más cuando la Reserva Federal de EE UU se ha fijado como objetivo incrementar el precio del dólar en este 2017, mientras que en la Eurozona no se esperan cambios en los tipos de interés.

Tomás V. García-Purriños, CAIA y gestor de fondos de Morabanc Asset Management, responde a las numerosas cuestiones planteadas por INTERECONOMÍA.COM sobre el euro-dólar y cómo afectaría un hipotética paridad a los consumidores españoles, así como las empresas beneficiadas por esta igualdad.
García-Purriños ha indicado que su equipo de análisis es «bastante escéptico» respecto a la paridad en el euro-dólar. Para analizar bien el mercado de divisas, el Portfolio Manager de Morabanc ha señalado que existen diferentes tipos de indicadores, macro y técnicos, de largo y corto plazo para llevar a cabo un buen análisis. Entre estos indicadores,pone de ejemplo uno a largo plazo: el PPA -la Paridad del Poder Adquisitivo-.
«Esta teoría está fundamentada en una idea de la escuela monetarista de la Universidad de Salamanca del siglo XVI y defiende que el tipo de cambio entre dos países debe ser tal que ajuste las diferencias entre los precios. Con un ejemplo, más claro: Imagina que en el Mac Donalds de tu barrio, un Big Mac vale 2 euros (EUR). Imagina, por otro lado, que en el Mc Donalds más cercano al toro de Wall Street, un Big Mac vale 4 dólares estadounidenses (USD). De acuerdo a los salmantinos, el tipo de cambio EUR/USD debería ser entonces de 2, es decir, que necesitaríamos dos USD para comprar un EUR», ha explicado García-Purriños.

El euro está infravalorado frente al dólar

Como indicador de largo plazo, «calculamos cómo cotiza el par respecto a cómo debería hacerlo según un modelo propio fundamentado en la teoría de la PPA», que es de largo plazo «porque es normal que haya divisas que coticen durante largo periodos sobre o infra valoradas por PPA».
«En periodos muy largos -más de 10 años- es el mejor sistema que existe para anticipar los movimientos de las divisas», ha expuesto. De acuerdo a nuestro modelo, «en el largo plazo el EUR está muy infravalorado respecto al USD». De hecho, la infravaloración es más de una desviación típica superior a la media histórica de PPA, es decir, «extrema».
En el mismo sentido, otros indicadores de medio/largo plazo de divisas basados en indicadores macro como los términos de comercio, productividad o el índice de apertura de la economía, muestran en relativo una infravaloración alta del EUR frente a otras divisas, en especial frente al USD.
En cuanto a indicadores coincidentes, uno de los más adecuados se basa en los diferenciales de tipos de interés a 2 años, y sería actualmente acorde con un EURUSD cotizando en precio. Tan sólo si tuviésemos unas expectativas muy agresivas respecto a la subida de tipos de interés de la Fed frente a lo que haga el BCE podríamos justificar nuevos repuntes del USD, más allá de la paridad.

Las actuaciones de la FED y el BCE no otorgan potencial al dólar

Sin embargo, teniendo en cuenta que la composición actual de la Fed es la menos ‘hawkish’ (política monetaria que favorece la subida de tipos de interés) de los últimos 3 años y que el BCE no parece dispuesto a ampliar su programa de compra de activos (parece que en el menos dovish -flexibilización de la economía y estímulos- de los casos, la opción es mantenerlo) no deberíamos esperar más potencial del USD por este lado.
Es más, curiosamente y aunque parezca contraintuitivo, al menos desde que Volcker estaba al frente de la Fed, en un primer momento el USD suele depreciarse tras subidas de tipos de interés. Es decir, que el mercado adelanta la subida, pero la vende tras producirse.
Finalmente, indicadores de corto plazo, como la posición neta de especuladores sobre interés abierto, el RSI, kairietc indican también que existe sobre venta (si bien, no todos indican que esta sea extrema) en el EUR.
Por lo tanto, no podemos perseguir los precios ahora. En este sentido, «estamos neutrales, con rango 1,05/1,10 esperando nuevas pistas: ya conocemos a Mr. Market cuando se pone testarudo». «No conviene ni ir detrás de él ni mucho menos llevarle la contraria», ha apostillado.

El par euro-dólar es débil desde el punto de vista técnico

Técnicamente, es cierto que el par es débil y la tendencia, bajista. En este sentido, por debajo de 1,047 los siguientes niveles son 1,0109 y 0,985, desde donde esperamos cierta consolidación. Pero nuestro escenario contempla un rebote desde los niveles actuales hasta al menos la mitad del rango 1,05/1,10.
Con esta introducción, necesaria, explica sus respuestas no sobre la paridad -objeto principal de las cuestiones de este diario- sino sobre la depreciación del euro.

¿Qué beneficios tendría un consumidor español con una depreciación del Euro/apreciación del USD?

Si bien es cierto que las exportaciones españolas hacia la Eurozona han disminuido como porcentaje del total respecto a su histórico (por ejemplo respecto a 2012), todavía agrupan más del 50%. En cuanto a las exportaciones españolas a US, aunque han aumentado ligeramente siguen siendo inferiores al 5% del total. Por lo tanto, el beneficio en las exportaciones de un EUR débil frente al USD es más bien indirecto. En cuanto a las importaciones, el impacto directo tampoco es excesivamente importante, salvo por las materias primas. Pero éstas suelen tener una correlación negativa muy alta con la evolución del billete verde, así que en parte se compensa.

 ¿Qué perjuicios tendría una depreciación del Euro/apreciación del USD?

En resumen, se encarecería todo aquello que los españoles consuman y esté denominado en USD (desde viajes a Estados Unidos hasta importaciones de productos producidos en US, o las materias primas). Así mismo, si el EUR se depreciase frente al resto de divisas, se importaría inflación.

¿A quién beneficia más una depreciación del Euro/apreciación del USD: Wall Street o Europa (IBEX 35)?

Normalmente, los índices estadounidenses sufren cuando el USD se aprecia notablemente, pero sobre todo cuando aumenta la volatilidad en los pares principales del USD y en general, en el mercado de divisas. Sin embargo, no hay una correlación clara ni consistente entre USD y S&P 500. Esto se justifica en que aunque muchas grandes empresas estadounidenses son exportadoras, más de dos tercios de los ingresos obtenidos por las empresas que componen este índice se generan en Estados Unidos. Europa representa en torno al 11,5% de los ingresos.
En este sentido, cabe subrayar que hay largos periodos con alta correlación positiva, otros con correlación negativa y otros sin correlación entre USD y bolsa estadounidense. Lo anterior nos lleva a concluir que no es la evolución de la divisa lo determinante, sino que existen factores comunes que afectan a ambas variables, a veces de forma positiva a las dos, a veces de forma positiva a una y a otra de forma negativa.
Por ejemplo, una mejora de la macro, con empinamiento de la curva de tipos de interés en un entorno de inflación controlada, es positivo tanto para las bolsas como para el USD.
Del mismo modo, aunque la renta variable europa debería beneficiarse del impacto de un EUR débil, lo cierto es que los mismos factores que propician la depreciación del EUR (por ejemplo, incertidumbre política) son los mismos que pesan negativamente sobre la renta variable.
En el caso en concreto del IBEX 35, las ventas en España y a países de la Eurozona suponen cerca del 60% del total. La siguiente zona económica por beneficios es Latinoamérica principalmente, que es casi el 25% de las ventas totales. Por lo tanto, el peso del USD tiene un impacto directo relativamente pequeño en las ventas de las compañías del selectivo español.

¿Qué empresas del IBEX 35 se benefician de la caída del euro (o fortaleza del dólar)?

Antes de nada, señalar que el índice de correlación (tanto positiva como negativa) de los diferentes valores del IBEX 35 con el tipo de cambio es muy bajo, es importante tener en cuenta que no deberían tomarse decisiones operativas en base sólo a esto. La correlaciones cambian con el tiempo dependiendo de distintos factores y pueden ser positivas en un periodo y negativas en otro.
Dicho esto, estudiando la correlación semanal a 10 años de los componentes del IBEX con el tipo de cambio encontramos los siguientes valores:
Máxima correlación positiva con EURUSD (suben/caen cuando el EUR se aprecia/deprecia frente al USD): BBVA, Santander y Acciona.
Máxima correlación negativa con EURUSD (suben/caen cuando el EUR se deprecia/aprecia frente al USD): Cellnex, Merlin e IAG.
Máxima correlación positiva con EUR Trade Weighted (esto es, cambio del EUR ponderado por el peso de sus socios comerciales, suben/caen cuando EUR se aprecia/deprecia): Bankinter, Acciona y Popular.
Máxima correlación negativa con EUR Trade Weighted (esto es, cambio del EUR ponderado por el peso de sus socios comerciales, suben/caen cuando EUR se deprecia/aprecia ): Merlin, DIA e IAG.
Máxima correlación positiva con USD Trade Weighted (esto es, cambio del USD ponderado por el peso de sus socios comerciales, suben/caen cuando USD se aprecia/deprecia): Cellnex, Bankia y Viscofan.
Máxima correlación negativa con USD Trade Weighted (esto es, cambio del USD ponderado por el peso de sus socios comerciales, suben/caen cuando USD se deprecia/aprecia): Arcelor Mittal, Santander y BBVA.
El bajo nivel de estas correlaciones son consistentes con lo señalado anteriormente: la rentabilidad de los valores no depende tanto del movimiento de las divisas como de terceros factores comunes que explican la rentabilidad por un lado de las acciones y por otro de las divisas.

Noticias Relacionadas: