España no tendría que hacer recortes si ganara credibilidad

España no tendría que hacer recortes si ganara credibilidad

14 junio, 2016
|
Actualizado: 14 junio, 2016 11:10
|

Bruselas ha exigido a España un ajuste cercano a los 8.000 milllones de euros para cumplir con el déficit. Los partidos políticos como Podemos, Ciudadanos y PSOE han exigido un incremento de impuestos, o al menos dejarlos como están, para poder satisfacer las exigencias impuestas desde la Comisión Europea, pero la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal ha dado ahora con otra solución: reducir los intereses de la deuda y por tanto el gasto financiero para cumplir con las peticiones.

A juicio de la Airef, España se ahorraría 10.000 millones de euros solo incrementando la credibilidad como país. En este sentido, ha puesto de ejemplo Bélgica, que estuvo años sin Gobierno y pese a ello ha mantenido la confianza de los inversores y actores del mercado de deuda.

Durante su intervención en el curso de verano ¿Qué hemos aprendido de la crisis?, organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) en la UIMP, José Luis Escrivá ha recordado que la prima de riesgo de España se sitúa actualmente en torno a los 145 puntos básicos, frente a los 45 de la belga, y del 0% de Alemania.

Estos cien puntos básicos de diferencia obedecen a un «déficit de credibilidad» de España, que no ha sido capaz de convencer a los mercados de que, llegado el momento, es capaz de generar los superávits suficientes para estabilizar su deuda.

A España le falta «ese plus de credibilidad», porque cuando Bélgica ha tenido que estabilizar su deuda ha reaccionado con energía y sin titubear. España muestra aún cierta «debilidad institucional», y eso lo detectan las agencias de calificación de riesgos, lo detecta a Comisión Europea, ven «»que el marco fiscal sigue teiendo debilidades».

ha abogado por una mayor aplicación y definición de la regla de gasto para generar estabilidad en las cuentas públicas y ha afirmado que hasta ahora ha resultado inútil.

Durante el curso de verano ¿Qué hemos aprendido de la crisis? organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) en la UIMP, Escrivá ha apostado, también por «repensar y reformar» la Ley de Estabilidad Presupuestaria, con el fin de hacerla más «simple y flexible».

Asimismo, ha apostado porque los planes presupuestarios de las administraciones sean plurianuales y puedan predecir ingresos y gastos de toda una legislatura.

«Esto en España no existe en ninguna administración y no hay practicas presupuestarias en esta dirección«, ha dicho tras añadir que además hay poca «transparencia» en los presupuestos o en los ajustes de contabilidad que deben hacer las administraciones.

«Hay una resistencia, que es cultural, a dar explicaciones de porqué se hacen las cosas», ha afirmado.

Escrivá ha lamentado que no haya a conexión entre el programa de Estabilidad Presupuestaria que se envía a Bruselas y los presupuestos, cuando estas cuentas son el «compromiso político fundamental».

Asimismo, ha señalado que con una mayor aplicación de la regla de gasto que existe en la Ley de Estabilidad se hubiera generado un ahorro en el período de bonanza que habría ayudado a estabilizar las cuentas durante la crisis.

«Desgraciadamente no se está aplicando suficientemente. No se ha desarrollado normativamente y su definición es confusa en muchos aspectos», ha dicho tras añadir que en 2016 la regla de gasto se ha convertido en una regla «inútil», que ha sido incumplida por el Estado y las Comunidades Autónomas. «Las reglas están para cumplirlas y si son inadecuadas hay que modificarlas pero no dejarlas de cumplir», ha subrayado.

Escrivá también ha incidido en que los países deben dotarse de instituciones fuertes orientadas a garantizar la estabilidad presupuestaria y en este sentido, ha abogado por «repensar» la función del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF).

«En esta línea hay que profundizar e insistir«, ha aseverado a la vea que ha abogado por cambiar la forma en que está diseñado el CPFF para que la corresponsabilidad fiscal de todas las administraciones sea real.

Al respecto, ha dicho que «tenemos un país con la mayor descentralización del gasto público de la UE y hay que hacer corresponsables de todo el marco a las CCAA, no por la vía coercitiva y de la ley de estabilidad, sino de modo que sientan que el objetivo es de ellas mismas».

Escrivá ha dicho que las CCAA con una recuperación de ingresos en los próximos años tienen una situación «manejable» y el nuevo sistema de financiación podría ayudarlas, sobre todo en la financiación de la sanidad, que «igual requiere una priorización de los gastos».

Según el presidente de la Airef la recuperación económica parece afianzarse y seguirá facilitando el proceso de consolidación fiscal hasta 2019, pero ha alertado de que persistirá un déficit estructural en torno al 2% del PIB (20.000 millones de euros), que procederá en un 60% de la Seguridad Social y en un 40% de las CCAA.

Ha hecho hincapié en la debilidad cíclica de la economía española que hizo que la deuda pública pasara en pocos años de suponer el 35% del PIB al 100% y subiera hasta 65 puntos.

En este sentido ha añadido que hay hasta 25 puntos que responden a «debilidades estructurales en las cuentas públicas que estaban escondidas en 2005 y 2006 en los años de la bonanza».

.
Noticias Relacionadas: