PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

El Ibex 35 cae más de un 4% en la semana y cierra como el peor de Europa

El Ibex 35 ha cerrado la segunda semana del alño 2016 como la primera, es decir, con fuertes pérdidas. Ha caído en loos últimos cinco días el 4,1%. Es cierto que la caída del precio de petróleo, la debilidad de la economía china y su incidencia en el retroceso de los mercados internacionales han penalizado a todos los mercados de valores en el mundo, pero el Ibex 35 ha sido entre los grandes índices europeos el más castigado. A los factores externos se han sumado los internos, todos marcados en clave política. Cataluña sigue adelante con su desafío independentista, que no va a conseguir, pero que si va a paralizar uino de los territorios que más contribuyen al PIB español. Y, por supuesto, la ingobernabilidad en la que ha caído España, con los dos grandes partidos incapaces de ponerse de acuerdo en un gran gobierno de coalición. La debilidad de Sánchez en el PSOe tras su pésimos resultados electorales no lo hace posible y el líder socialista apuesta por gobernar España con una gran colalición de izquierdas, entre la que se excluyen los tradicales de Podemos, con todas sus marcas afines, así como los independentistas.

Así, las principales plazas europeas concluyeron este período con menores pérdidas que el mercado nacional: Milán cayó el 3,39 por ciento; Fráncfort el 3,09 por ciento; el índice Euro Stoxx 50 el 2,98 por ciento; París el 2,85 por ciento y Londres el 1,83 por ciento. El Ibex 35 el 4,1%, tras caer este viernes un 2,78%. A lo largo de la semana ha ido perando soportes para acabar por debajo de los 8.600 puntos, a 8.543,6 puntos.

La depreciación del barril de petróleo un 11 por ciento esta semana (el Brent se cambiaba esta tarde a menos de 30 dólares, precio de febrero de 2004) se convirtió en uno de los principales catalizadores del descenso bursátil.

En la evolución de la cotización del crudo influía el exceso de oferta (Estados Unidos ha vuelto a exportar petróleo después de 40 años sin hacerlo) y la debilidad de algunas economías, como la china.

De este país se conocía que la inflación había terminado el año pasado en el 1,4 por ciento y los precios mayoristas habían caído el 5,2 por ciento y sus exportaciones el 1,8 por ciento (la primera caída desde 2008), datos que muestran la continua desaceleración de su economía, lo que se reflejó en una bajada del 7 por ciento esta semana de las plazas chinas.

En Estados Unidos el último informe de coyuntura de la Reserva Federal -banco central- hablaba del crecimiento modesto de su economía e indicaba debilidades en los sectores manufacturero, petrolero y agrícola. Además empeoraba la actividad industrial -índice Empire State-.

Otro protagonista de la semana fue el sector automovilístico al renacer las sospechas sobre el trucaje de motores en Renault y Fiat, así como el sector de materias primas, que se hundió por la debilidad china, las pérdidas de Alcoa y la revisión del valor de activos de BHP.

Sin embargo, en Europa se conocían datos favorables, como el alza del 1,7 por ciento del PIB alemán el año pasado, o el aumento de la producción industrial en España, donde los precios terminaron el año sin variación (el IPC general fue cero).

El mercado nacional acumula unas pérdidas cercanas al 12 por ciento en las cuatro semanas seguidas que lleva cayendo, la peor racha desde el verano pasado cuando China acordó la devaluación del yuan.

Así, el principal indicador de la bolsa española, el IBEX 35, ha terminado la semana en 8.543 puntos, y con casi todos sus valores con pérdidas.

La mayor caída de las empresas de este índice correspondió a Acerinox, el 11,32 por ciento, mientras que Gamesa bajó el 10,33 por ciento y ArcelorMittal el 9,61 por ciento.

Solo subieron Indra, el 7,54 por ciento, y Banco Sabadell, el 2,76 por ciento.

Entre los grandes valores destacó la bajada del 6,04 por ciento de BBVA, mientras que Telefónica cedió el 5,62 por ciento tras conseguir los derechos de emisión del fútbol; Iberdrola el 4,9 por ciento; Inditex el 3,86 por ciento; Repsol el 3,51 por ciento y Banco Santander, que fue objeto de un informe favorable de una firma de inversión, el 1,06 por ciento.