PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Deoleo tiene en propiedad, entre otros, el aceite Carbonell.

La especulación se ceba con Deoleo que se dispara de 1,8 a 4,6 céntimos en tan solo cinco días

La aceitera Deoleo, que tiene acostumbrados a los inversores a altas dosis de volatilidad, ha vuelto a experimentar en la última semana uno de los episodios más violentos en la Bolsa española auspiciada por su bajo precio y una especulación desmedida ante el plan de reestructuración presentado por Capital Partners, su principal accionista. Desde el pasado jueves ha subido de 1,8 céntimos a llegar incluso a superar los 5 céntimos intradiarios.

PUBLICIDAD

La remontada comenzó el viernes. La compañía cerró ese día con un incremento del 33 %. El lunes cerró una jornada histórica en la bolsa, disparándose su valor un 73,55 % hasta rebasar los cuatro céntimos (4,2). Ayer martes, llegó a subir, por encima del 50%, superando los 5 céntimos, pero terminó con un alza más moderada del 13%, para cerrar a 0,47 céntimos. Hoy, miércoles, 12 de febrero, otro día movido. Empezó fuerte, hasta los 5,6 céntimos, pero se dio la vuelta para caer a medida sesión sobre los 0,45 y volver a recuperarse hacía la zona de los 5 céntimos. Al cierre ha quedado en 4,6 céntimos de euro, el 3,38% menos que el martes.

Deoleo -dueña de marcas como Carbonell, Koipe, Hojiblanca, Bertolli o Carapelli- y cuyo origen se remonta a 1990 con la empresa Sos Arana Alimentación, arrastraba varias semanas a la baja en bolsa, antes de este movimiento alcista. Aunque en realidad su historia bursátil es más deprimente. En el año 2007 llegó a rozar los 15 euros por acción. Desde entonces no ha levantado cabeza. Su declive se acentuó en 2010 cuando perdió el euro de cotización. Ahora ronda los 5 céntimos.

Pero por qué estos movimientos tan bruscos en la aceitera. Los Analistas apuntan a que Deoleo se ha convertido en lo que en su jerga se llama “chicharro”, una firma de pequeña capitalización y sometida a una intensa especulación, aunque eso en realidad viene sucediendo desde el año 2010 cuando perdió la referencia del euro y comenzó a desmembrarse el Grupo.

PUBLICIDAD

Desde XTB, Miguel Momobela ha explicado que al cotizar a un precio tan bajo es un valor que puede ser interesante para inversores a corto plazo, incluso para comprar y vender en un mismo día, lo que se llama el ‘trading’, que busca el máximo beneficio en el menor tiempo posible. Lo más curioso del trading es que no lo hacen los operadores, sino programas informáticos que actúan automáticamente con valores de compra o venta predeterminados.

Además, ha recordado que otro factor que puede tener peso en esta espiral al alza es que la empresa ya conversa con el regulador sobre la entrega de “warrants” (un tipo de certificados) a los accionistas minoritarios para compensarles por la reestructuración de Deoleo, operación que les supondrá perder toda su inversión a menos que acudan a la ampliación de capital. Deoleo esta inmersa en una operación acordeón de reducción de capital y ampliación del mismo para evitar su quiebra.

También se especula con la posibilidad de que en el marco del acuerdo, alcanzado recientemente por Deoleo con los hermanos Salazar para evitar ir a juicio, la aceitera recupere una parte del desfalco registrado hace más de una década, cuando se produjo el desvío de más de 200 millones desde sus cuentas. 

Lo que también consideran operadores de la bolsa española es que más dura puede ser la caída. Lo mismo que sube como la espuma puede caer como un plomo.

PUBLICIDAD