Las críticas por la recompra de acciones en Wall Street: «Maquillaje»

Las críticas por la recompra de acciones en Wall Street: «Maquillaje»

11 mayo, 2018
|
Actualizado: 11 mayo, 2018 17:56
|
PUBLICIDAD

La recompra de acciones en Wall Street ha alcanzado niveles récords en un primer semestre del año, más después de que las empresas hayan utilizado este sistema para repatriar dinero y beneficiarse de la reforma fiscal de Donald Trump sin destinarlo a economía productiva.

La recompra de acciones en Wall Street es un sistema criticado por numerosos actores, ya que cuanto más se haga más se distorsiona la realidad de los resultados. Como ejemplo, un compañía que anuncia un incremento de los ingresos del 0,6% transforma su beneficio por acción en un 2,9% tras recomprar acciones, como hizo Wells Fargo en 2015. Lo mismo el gigante Pfizer, cuyos ingresos totales pasaron de subir un 2% al 5,3% en el beneficio por acción. Las advertencias sobre esta subida artificial fueron duramente criticadas, incluso por gestores de fondos vinculados a BlackRock.

Se trata de un «maquillaje», según los expertos preguntados por Intereconomía.com. De hecho, apuntan que los analistas no miran cifras globales de la compañía, sino que solo se centran en el beneficio por acción, si suben o no los ingresos reales es lo de menos. Es la única cifra que puede despertar rentabilidad para los inversores, aunque sea de forma artificial, sin que haya o no una continuidad en el negocio.

En los tres primeros meses del año se ha recomprado acciones por valor de 158.000 millones de dólares entre las empresas del S&P500 y aún falta por conocer el resumen financiero del 15% de las compañías que componen el índice más importante entre los analistas e inversores de Wall Street, según el diario The Wall Street Journal. La tendencia va en aumento, ya que se estima que el montante podría rondar los 700.000 millones, el 70% del PIB de España, a lo largo de este año.

La voracidad por las acciones propias se dispara

Como muestra de la voracidad de las empresas estadounidenses por sus propias acciones el mejor ejemplo es Apple. La tecnológica ha lanzado un programa equivalente a 100.000 millones de dólares y a cierre de marzo había comprado 22.670 millones de dólares. Las acciones de la compañía se han disparaban más de un 4% tras el anuncio. Todo ello sin un fondo fundamental que lo justifique, sin haber aumentado los pedidos o haber mostrado al mercado un producto nuevo y eficiente. Apple, por ejemplo ha triplicado las compras de acciones propias desde 2015, cuando registró 30.000 millones.

Hasta el cierre de marzo pasado, Apple era la primera empresa en la recompra de acciones, seguida de la farmacéutica Amgen (10.700 millones de dólares), Bank of America (4.860 millones) y el grupo bancario JPMorgan Chase (4.670 millones).

Las recompras permiten a los altos ejecutivos obtener mayores bonus, ya que están fijados en función del beneficio por acción, y no sobre ingresos reales o mejor marcha del negocio. De esta forma, con la puerta abierta de las recompras de acciones se pueden incrementar estos sueldos, pero distorsionando la realidad del negocio.

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD