El lobo de Wall Street y el saqueo del fondo de Malasia

El lobo de Wall Street y el saqueo del fondo de Malasia

22 julio, 2016
|
Actualizado: 22 julio, 2016 12:37
|
PUBLICIDAD

El escándalo de la malversación de 3.500 millones del fondo soberano de Malasia, 1MDB, ha dejado al descubierto una sofisticada trama financiera. Las entidades financieras DBS, UBS y Standard Chartered están en el ojo del huracán de las autoridades de Malasia y EE UU.
La presunta malversación destapada muestra que la red se creó para escapar al control de las autoridades y reguladores de los mercados. La Autoridad Monetaria de Singapur ha asegurado que existen «brechas y debilidades» en los controles antiblanqueo en operaciones de los bancos de Singapur, por lo que ha decidido emprender acciones legales contra ellos.
Según las primeras pesquisas, existían «amplias capas de transacciones y subterfugios destinados a disfrazar la naturaleza de determinadas actividades y flujos de fondos», disfrazadas con empresas fantasma situadas en varias jurisdicciones y usadas para ocultar los verdaderos beneficiarios de los fondos.
El escándalo deja al descubierto un agujero de 3.500 millones de dólares que faltan en el fondo estatal de Malasia, 1MDB, ha saltado tan solo un día después de que las autoridades estadounidenses embargaron activos vinculados al fondo asediado, incluidos los fondos relacionados con la película «El lobo de Wall Street«.
Según el Departamento de Justicia, los fondos embargados tienen su origen en el blanqueo de capitales. Hay un avión de reacción por valor de 35 millones, obras de Vincent Van Gogh y Claude Monet, una participación en los derechos de publicación de EMI Music y la producción de la película de 2013 «el lobo de Wall Street». Malasia prohibió exhibir esta película debido a las escenas de alto contenido sexual. El productor de la película, Red Granite Pictures, fue co-fundada por el hijastro de Najib Riza Aziz, el gestor del fondo del que se han saqueado 3.500 millones.
Las autoridades de Singapur han embargado cuentas bancarias pertenecientes a varios individuos arrestados, así como un listado de propiedades pertenecientes a algunos de estas personas. La cantidad de activos suma un total de 176,82 millones de dólares.
En mayo, las autoridades de Singapur realizaron otra investigación relacionada con el BSI Singapur, que dio lugar a cerrar la entidad financiera. Hasta ese momento, era «el peor caso de brechas de control y una falta grave que hemos visto en el sector financiero de Singapur».
Según el regulador del país asiático, no se encontraron debilidades sistémicas o mala conducta. UBS ha asegurado que trabaja conjuntamente con las autoridades para depurar responsabilidades, mientras que Standard Chartered ha asegurado que se toma seriamente los delitos financieros y que informó de las transacciones sospechosas en cuanto las descubrió. DBS afirmó que es «un crimen financiero atroz debido a la sofisticada estructura e intencionalmente diseñado para evadir los sistemas de control».
 

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD