Puig, de más a menos en su salida a la Bolsa de Barcelona para cerrar repitiendo precio

Puig, de más a menos en su salida a la Bolsa de Barcelona para cerrar repitiendo precio

03 mayo, 2024
|
Actualizado: 03 mayo, 2024 18:30
|
En esta noticia se habla de:
PUBLICIDAD

La multinacional de fragancias y moda Puig, que se ha estrenado hoy en bolsa con una subida del 4,07 % ha reducido su ganancia a lo largo de la sesión y ha cerrado al mismo precio al que ha salido al mercado, 24,50 euros.

Con el tradicional toque de campana a las 12:00 horas en la Bolsa de Barcelona, efectuado por el presidente de la compañía Marc Puig, la empresa ha marcado el primer precio a 25,54 euros, tras salir a 24,5 euros por acción, el rango más alto de los establecidos en el folleto de la oferta, lo que implica una valoración de la compañía de 13.920 millones de euros.

Sin embargo, la euforia inicial, que le llevó a marcar un máximo del día a 26,50 euros, los títulos de Puig han ido reducido sus ganancias a valores de su precio de colocación, 24,50 euros, el máximo del rango de precios de la OPV, que incluso llegó a perder a última hora de la tarde marcando un mínimo, a 24 euros, para recuperar finalmente los 24,50 euros, maquillando una jornada que pudo ser brillante y terminó en decepción con empate en la cotización.

La acción marca un máximo diario de 26,50 euros y un mínimo a 24 euros, con un cierre a 24,50 euros

Puig ha despertado un gran interés por parte de los inversores tras publicarse el folleto de salida a bolsa el pasado 18 de abril, cuyo títulos se situaban en un rango de entre los 22 y los 24,5 euros, y poco después de apertura del ‘book-building’, o periodo de prospección al mercado, se producía una sobresuscripción de las acciones que la compañía quería vender. Al final, lo único cierto es que los que han comprado acciones en la OPV se quedan igual que están; los que han comprado en máximos del día a 26,50 euros pierden dos euros por acción, y los que han vendido en mínimos del día a 24 euros ceden 50 céntimos respecto al precio de referencia de salida a Bolsa.

Tras la OPV, la familia Puig conserva el 71,7% de las acciones, por lo que su ‘free-float’ se reduce a menos del 30% del capital, lo que penaliza su llegada al IBEX 35

La familia Puig conservará el 71,7 % de los derechos económicos de la sociedad y el 92,5 % de sus derechos de voto, por lo que su liquidez en Bolsa, el denominado free-float o capital libre o flotante, se reduce a menos del 30%. Un porcentaje a un menor si se tiene en cuenta que algunos accionistas con vocación de permanencia en el largo plazo, como CriteriaCaixa, que ha comprado el 3,05% de las acciones, han suscrito la OPV. Esta circunstancia penalizar su llegad al IBEX 35, donde uno de los requisitos a tener en cuenta es la capitalización del valor pero según su capital libre y no cautivo.

El grupo, valorado en 14.000 millones de euros, ha colocado el 32 % de su capital entre inversores cualificados.

El presidente ejecutivo de Puig, Marc Puig, ha asegurado que la salida a bolsa este viernes de la multinacional de fragancias y moda es la «mejor» manera para asegurar el largo plazo de la compañía y la sostenibilidad del proyecto para las siguientes generaciones.

Toque de campana de Puig

Antes del tradicional toque de campana, Puig ha asegurado que han gestionado esta empresa privada como si fuese una compañía cotizada y, a partir de ahora, «somos una compañía cotizada que actuará como si fuera privada».

Así, ha dicho que harán las cosas con la «luces largas», a largo plazo y mirando a la próxima generación, a la vez que ha asegurado que tienen por delante «un prometedor futuro».

Por su parte, el consejero delegado de BME, Javier Hernani, ha señalado que están «encantados» de dar la bienvenida a Puig, que «sin duda» sirve de ejemplo para otras empresas.

Además, ha destacado que con su incorporación la Bolsa española es más diversa y más representativa de la economía.

Asimismo, el consejero delegado de SIX Group y presidente de BME, Jos Dijsselhof, ha dicho que “el éxito de las OPV está labrando el camino hacia una renovada confianza en las bolsas europeas».

Dudas por el precio de colocación

Según la analista de Bankinter -que no ha sido entidad colocadora en esta operación- Elena Fernández-Trapiella, aunque la salida a bolsa es «atractiva» considerando el precio de colocación de 24,5 euros por acción, que lo siga siendo o no dependerá de la probable subida que experimente el valor en su primer día de cotización.

Fernández-Trapiella ha señalado que el precio de salida suponía un descuento del 15,6 % frente a la media del sector, en referencia a L´Oreal, Estee Lauder, Shiseido, Coty o Interparfums y del 34,4 % menos frente al líder del sector, L´Oreal.

Por tanto, en su informe, la analista consideró que un descuento razonable podría ser de un 20 % menos respecto a L’Oreal. 

El precio importa y el múltiplo al que cotiza será exigente

Javier Cabrera, analista de XTB, señala que Puig se ha estrenado hoy en la bolsa española. El grupo está formado por 17 marcas globales que se complementan de manera estratégica, al estar enfocadas a diferentes segmentos de la población. La multinacional tiene un buen historial de adquisiciones de compañías, donde mantiene a los fundadores y fomenta la colaboración conjunta. De hecho, en ocasiones esos fundadores mantienen acciones de la empresa. De esta manera se sigue generando una alta alineación de intereses a la vez que se le da un mayor músculo financiero. 

Las primeras horas de Puig están siendo relativamente tranquilas. A pesar de que nada más estrenarse su precio ha alcanzado niveles por encima de los 27€ por acción, la cotización ha vuelto a los 24,6 euros, unos niveles cercanos a los del precio oficial de la salida de 24,5 euros por acción. Lo cierto es que la compañía ya salía en el límite alto del rango que la directiva había estimado para la OPV, que es un precio exigente y que la colocan con unos múltiplos ligeramente por encima a los que salía Inditex en 2001, recalca Cabrera.

Puig marca un PER de 29,9 veces

En concreto, añade el PER al que ha salido Puig es de 29,9 veces y un EV/EBIT de 36,1 veces, frente a las 35,4 veces beneficios y 24,3 veces EV/EBIT de Inditex. La comparación con la gallega es inevitable, por su componente familiar y por la forma en la que la familia se queda con la mayoría del poder de decisión. A partir de aquí, Puig deberá convencer a los inversores de que la propuesta de valor de la compañía es buena y que el crecimiento de doble dígito de sus cuentas en los últimos dos años no es algo coyuntural, sino que se podrá mantener en el tiempo. 

De no ser capaces de conseguir ese ritmo de crecimiento en los próximos trimestres, podríamos ver un ajuste del precio de las acciones, debido a la alta expectativa con la que la empresa ha salido a bolsa y una valoración exigente.

En definitiva, Puig nos parece una empresa de calidad que tiene todos los atributos para tener un gran desempeño en bolsa a largo plazo. Sin embargo, el precio siempre importa y el múltiplo al que cotiza será exigente. Esto no significa que lo vaya a hacer mal en su primer día, pero el mercado estará muy atento a sus resultados a lo largo del año, para justificar la valoración con la que salta al parquet español. Sin duda, es una compañía a la que estar muy pendientes.

Noticias Relacionadas: