Programas del domingo
Sandro Merella Viedma, multado con 10.000 euros por sus ventas al descubierto en Banco Popular

Sandro Merella Viedma, multado con 10.000 euros por sus ventas al descubierto en Banco Popular

25 mayo, 2018
|
Actualizado: 25 mayo, 2018 9:40
|
PUBLICIDAD

La Comisión Nacional del Mercado de Valores, CNMV, ha ratificado la multa de 10.000 euros impuesta a Sandro Merella Viedma por vender al descubierto -sin poseer las acciones- títulos de Banco Popular. Esta práctica es completamente ilegal en España.

La sanción, tipificada como «muy grave» en la Ley del Mercado de Valores, se ha ratificado este viernes en el Boletín Oficial del Estado, BOE. La CNMV resolvió este asunto el pasado 1 de febrero tras la exposición de hechos y fundamentos jurídicos.

El expediente concluye con la imposición de 10.000 euros por las ventas en corto descubiertas de acciones de Banco Popular justo días antes de su resolución y venta al Banco Santander por un euro. En concreto, la práctica ilegal se llevó a cabo entre el 1 y el 5 de junio de 2017. La JUR ordenó la resolución de Banco Popular en la noche del 6 al 7 de ese mes.

La sentencia es firme por la vía administrativa, sin perjuicio de las potestades de revisión jurisdiccional que corresponden a la Sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional, competente para conocer de los recursos que en su caso se hayan interpuesto o pudieran interponerse.

LA diferencia entre venta corta y venta al descubierto

Las ventas al descubierto es una práctica prohibida en España. Se trata de vender acciones en el mercado sin tener posesión de los títulos para recomprarlos después a precios más bajos obteniendo así como beneficio la diferencia.

La CNMV no impuso ningún tipo de prohibición a los inversores bajistas ni inhibió a Banco Popular de cotización, una inacción muy criticada por los inversores después de que el regulador bursátil pusiera un paraguas contra los bajistas en Liberbank, pese a las posiciones cortas no llegaban ni al 0,5%.

La venta al descubierto tiene notables diferencias con la «venta corta». Ésta última consiste en vender activos financieros mediante el alquiler de los mismos para después recomprar estos mismos activos a un precio inferior y devolverlos a su propietario. El beneficio económico no es la diferencia entre el precio de compra y el de venta, ya que por el alquiler se paga también un montante económico. Con esta operación se puede perder más del 100% de la inversión, ya que el precio máximo de las acciones no tiene límite.

 

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD