Miembros del Banco de Japón creen que la tasa negativa da un mensaje confuso

Miembros del Banco de Japón creen que la tasa negativa da un mensaje confuso

18 marzo, 2016
|
Actualizado: 18 marzo, 2016 0:00
|

Tokio, 18 mar.- Algunos miembros del Banco de Japón (BoJ) consideran que la reciente adopción de un referencial negativo en el país asiático transmite un mensaje confuso con respecto a su política monetaria, según las minutas de su reunión de enero publicadas hoy.

La junta de política monetaria de la entidad aprobó en su cita del pasado 29 de enero, por cinco votos a favor y cuatro en contra, aplicar un tipo negativo del 0,1 por ciento a determinados depósitos de los bancos nipones para estimular el crédito.

La economista Sayuri Shirai, uno de los nueve miembros de la junta, consideró durante la reunión que la introducción inmediata del tipo negativo después de que en diciembre se ampliara el plan de estímulo que el BoJ lleva a cabo desde 2013 podría ser «malinterpretado».

Según el texto, Shirai indicó que esta decisión podría dar a entender que la compra de activos a gran escala que se incluye en el programa ha tocado techo.

Por su parte, Takehiro Sato y Takahide Kiuchi opinaron, respectivamente, que el BoJ solo debería optar por tipos negativos una vez que se haya ralentizado el ritmo de compra de dichos activos o en «situación de crisis».

Aquellos a favor de la medida subrayaron la necesidad de aplicar referenciales en tres niveles diferentes para no perjudicar financieramente a las entidades, que cuentan con un volumen de depósitos mayor de lo normal en virtud del mencionado programa de compra de activos.

De este modo solo se penalizarían con un tipo negativo del 0,1 por ciento aquellas transacciones adicionales que derivaran en un incremento marginal del saldo.

El principal argumento para la adopción de esta medida es que ayudaría a ejercer presión a la baja sobre la curva de rendimiento y a situar el primer tramo de la misma en terreno negativo.

Esto mejoraría el flujo de crédito y ayudaría a lograr el objetivo establecido en 2013 con la adopción del programa de compra de activos: lograr una inflación estable de en torno al 2 por ciento para estimular el crecimiento de la tercera economía del mundo. EFE

Noticias Relacionadas: