PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Miguel Ángel Benavente, Ábrego, Ebrovisión y Comité Antisida, premios Valores de Cajaviva

Reconocen el desarrollo de iniciativas en favor de la sociedad burgalesa

El empresario Miguel Ángel Benavente, la asociación Ábrego, el Festival Ebrovisión y al Comité Ciudadano Antisida de Burgos han sido galardonados con los Premios ‘Valores por encima del valor’ que organiza la Fundación Cajaviva Caja Rural, con el objetivo de reconocer públicamente el desarrollo de actividades que repercuten en la mejora de la sociedad. 

PUBLICIDAD

El jurado, formado por el director General de Cajaviva Caja Rural y Apoderado de Fundación Caja Rural Burgos, Ramón Sobremonte; el rector de la Universidad de Burgos, Manuel Pérez Mateos; el director de Diario de Burgos, Álvaro Melcón; la directora del Cenieh, María Martinón; y el pintor y escultor Cristino Díez; se reunió ayer en la Sala de Juntas de Cajaviva Caja Rural de Burgos para decidir a los ganadores de la edición.

De esta forma, en la categoría Premio Popular, el galardón es para la asociación Ábrego, medio ambiente y desarrollo rural. Se trata de una asociación creada en 2015 por siete jóvenes que compartían el objetivo de aportar su trabajo para ayudar a frenar la despoblación del medio rural. Cinco años después, más de 150 socios conforman este colectivo, donde mantienen un compromiso con el medio ambiente, el medio rural y su puesta en valor. 

Cuentan además con un amplio programa de actividades, que incluyen cursos de formación, talleres, plantaciones de árboles, foros y creación de redes de trabajo, o su buque insignia, el Artim, una oferta formativa, de convivencia y ocio que es todo un ejemplo del su apuesta económica, de servicios, y oferta cultural para mantener un tejido social fuerte y vivo. 

PUBLICIDAD

En la categoría ‘Compromiso’, definido por la Fundación Cajaviva Caja Rural como la capacidad de colaborar con el desarrollo productivo, así como la predisposición para colaborar por el beneficio de toda la comunidad, implicándose “al máximo” en una labor, para conseguir llevar a cabo una actividad o proyecto, el ganador fue el Festival Ebrovisión y a su organizadora, la asociación Amigos de Rafael Izquierdo 

A través de este reconocimiento, ponen en valor el trabajo realizado por la Asociación sin ánimo de lucro Cultural Amigos de Rafael Izquierdo, formada por unas 80 personas, señalándolo como un “claro exponente” de la dinamización y compromiso cultural con su entorno, así como con la “calidad, originalidad y promoción” de las actividades que desarrollan, logrando atraer a miles de personas de todo el país hasta Miranda desde hace dos décadas. 

Los Festivales Ebroclub, El Chantre y Ebrovisión son sus tres grandes actividades anuales, entre otras, que superan, entre todas 25.000 espectadores. Ebrovisión es su festival estrella, y en este año celebrará su vigésima edición. En septiembre de 2019 lograron reunir a 20.000 espectadores, en Miranda. Además de conciertos la Asociación realiza otro tipo de actividades culturales como talleres para niños, exposiciones, cursos musicales, proyecciones de películas, edición de revistas.

En la categoría de Solidaridad, definida por la Fundación como la “adhesión o apoyo incondicional a intereses ajenos o causas especialmente difíciles o comprometidas”, fue premiada la labor del Comité Ciudadano Antisida de Burgos; una asociación sin ánimo de lucro que desde hace 30 años trabaja “de forma ininterrumpida y desinteresada” con la defensa y lucha por lo derechos de las personas que viven con el VIH/Sida. 

PUBLICIDAD

Su labor está centrada en informar y concienciara todos los burgaleses, de una manera cercana y desde el respeto a todas las personas, para “romper con el estigma y la discriminación que culpabiliza a quienes padecen esta enfermedad”. Su tarea posee dos ejes fundamentales: crear estructuras de ayuda y apoyo a las personas afectadas por el VIH/SIDA, y frenar la expansión de esta pandemia mediante la prevención y la información. Desde 2002, el Comité gestiona la Casa de Acogida ‘La Encina’, un programa destinado a personas infectadas por el VIH en un estadio avanzado de la enfermedad y que carecen de cobertura sociofamiliar y económica para ser atendidos adecuadamente. 

Por último, en la categoría de Responsabilidad, entendida como la “virtud” de tomar una serie de decisiones de manera consciente y “asumir” sus consecuencias, así como de “responder de las mismas”, el premio recayó en el empresario Miguel Ángel Benavente.  En 1984 inició su trayectoria profesional con la fundación de Casple S.A. junto a varios socios, una empresa dedicada a la estampación metálica de piezas y conjuntos destinados a la industria del automóvil y fabricación de elementos de calefacción eléctrica, que a día de hoy se mantiene entre las 250 mayores empresas de la región. Tal y como destacaron destacaron desde la Fundación, como empresario Benavente genera “más de un centenar de empleos directos”.