El Mobile World Congress amenaza con irse de Barcelona

El Mobile World Congress amenaza con irse de Barcelona

01 febrero, 2018
|
Actualizado: 01 febrero, 2018 12:34
|

«No nos tenéis que convencer a nosotros. Tenéis que volver a creer en vosotros mismos». Así ha respondido el consejero delegado de la GSMA, John Hoffmann, organizador de la feria más importante de Barcelona, que deja casi 500 millones en cuatro días.

Hoffmann ha vuelto a destapar el peor temor de empresarios y políticos. La pérdida de este referente dejaría a Barcelona sin su mejor y más rentable feria. Se estima que este año dejará 471 millones en la Ciudad Condal, generará 13.000 empleos y acudirán 108.000 congresistas. Hoffmann, no obstante, ha dejado clara su advertencia: se irá en caso de que prosiga la incertidumbre.

Desde su desembarco en 2006, Barcelona ha obtenido 4.400 millones de euros y ha creado 115.000 empleos temporales, pero ahora todo parece estar muy tocado. Hoffmann se ha referido a la situación como «una minicrisis de confianza», una muestra más para que ciudades, como las alemanas, puedan albergar esta importante feria mundial.

Preguntados por la inestabilidad política y por cómo puede afectar al Mobile, O’Hara ha recordado que el contrato que liga al congreso con Barcelona es hasta 2023, y ha apuntado que «estamos comprometido con esa relación» y que esperan «que el entorno nos lo permita». «No somos una organización política. No somos políticos, sino una organización empresarial y tenemos que asegurarnos de que haya un entorno estable y seguro para ofrecer», ha argumentado.

Ofensiva política y empresarial para retener el Mobile World Congress

Políticos y empresarios tratan de retener el Mobile World Congress en Barcelona, cuyo contrato expira en 2023. En un acto organizado en el Saló de Cent del Ayuntamiento bajo el lema «Barcelona, Always Connected» (Barcelona, siempre conectada), representantes del Gobierno, de las instituciones catalanas, del mundo académico, científico, deportivo y también de la industria, encabezada por el presidente ejecutivo de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, han subrayado la importancia de presente y de futuro del MWC para la ciudad y para toda España.

Tras un 2017 marcado por la inestabilidad política en Cataluña y en parte por los atentados terroristas de agosto, el acto se ha convertido en una reivindicación de Barcelona como capital del 5G y en una sucesión de muestras de agradecimiento a la GSMA, la asociación organizadora del Congreso Mundial, por la confianza depositada en Barcelona.

Un evento sin Zuckerberg ni Hastings

Para el evento de este año, que tendrá lugar entre el 26 de febrero al 1 de marzo, no intervendrán, entre otros, ni el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, ni el CEO de Netflix, Reed Hastings. Sí estarán Jeremy Fox (Atrium TV), Börje Exholm (Ericsson), Cher Wang (HTC), Christopher Young (McAfee), Kazuhiro Yoshizawa (NTT Docomo), Vittorio Colao (Vodafone) o Jim Yong Kim (World Bank).

Además, habrá presencia de reguladores como Kathy Calvin, presidenta ejecutiva de la Fundación para las Naciones Unidas; Ajit Pai, presidente de la Comisión Federal de Comunicaciones de los Estados Unidos, y Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial.

En total, 2.300 empresas contarán con expositores en las instalaciones de Fira Barcelona en l’Hospitalet de Llobregat (Barcelona), cien más que el año pasado, representantes de sectores como las telecomunicaciones, la telefonía, el comercio electrónico o la automoción, entre otros. Entre estas marcas, destacan Alibaba, Cisco Systems, Facebbok, Google, SAP, Huawei, Lenovo, Microsoft, Orange, Qualcommm, Telefónica, Vodafone, ZTE, Mercedes Benz, Seat o Toyota.

O’Hara ha destacado que, en esta edición, el Mobile quiere centrarse «en las principales batallas del futuro en el campo de la tecnología», por lo que se abordará a fondo las oportunidades que ofrece la tecnología 5G. Respecto al impacto del congreso en la ciudad, los directivos del GSMA han estimado la repercusión en 471 millones de euros, por encima de los 465 millones con los que se cerró la edición anterior.

El que será el congreso número 13 que se celebra en Barcelona será «el de la suerte, el más grande y el mejor», ha augurado Hoffman, que ha asegurado que GSMA está comprometido con Barcelona hasta 2023 y que su voluntad es mantener ese compromiso, aunque ha pedido un «un entorno estable y solido», en referencia a la actual inestabilidad política. Los responsables del Mobile se han mostrado además confiados en que el plan de seguridad diseñado para esta edición hará posible un evento sin contratiempos y han resaltado que se ha trabajado para ello con todos los cuerpos de policía de manera estrecha.

Además, el congreso servirá de laboratorio de pruebas para un sistema de reconocimiento facial, lo que permitirá mejorar y acelerar tanto el procedimiento de acceso como la seguridad del evento, según los directivos.

Entre las novedades del nuevo Mobile, destaca la construcción de un nuevo espacio, el South Village Fira, justo frente a la entrada principal del recinto ferial, en el que se llevará a cabo la acogida de los participantes, además de permitir contactos de negocios y momentos de relax.

El Mobile ha puesto además el foco este año en impulsar la igualdad de género, especialmente necesitada en el sector tecnológico, por lo que se dará más visibilidad al Women4Tech.

Hoffman ha apuntado que menos de un 25 % de los asistentes al Mobile son mujeres y que «queremos corregir esto» con programas como el del Women4Tech.

Otras novedades es la versión ampliada del YOMO (Youth for Mobile), que se desarrollará en la Farga, y que contará con unos 15.000 alumnos y educadores, a los que se ofrecerán actividades para impulsar las tecnologías, las matemáticas y la ciencia.

Por último, el Hall 4 acogerá de nuevo el espacio «Innovation City», donde se mostrarán los productos y servicios más disruptivos y que este año incluirá una experiencia de aterrizaje en la luna».

«Minicrisis de confianza»;

Noticias Relacionadas: