Momentos históricos del póker español

Momentos históricos del póker español

06 mayo, 2019
|
Actualizado: 06 mayo, 2019 18:07
|

El 6 de julio de 2017, la Dirección General de Ordenación del Juego (DGOJ) y las autoridades reguladoras del póker online de Francia y Portugal firmaron un acuerdo sobre liquidez compartida en el juego del póker online. A raíz de esta medida, los operadores con licencia en el territorio nacional pueden ofrecer a los jugadores españoles partidas en cualquiera de estos tres países. Una unión de mercados regulados que entró en vigor en enero de 2018. Desde ese momento, el póker online ha tenido un crecimiento del 37% durante el último año alcanzando casi los 82 millones de euros en Gross Gaming Revenue (GGR) en España, según los datos proporcionados por la DGOJ. De esta forma, el juego de cartas se ha consolidado como uno de los más populares del sector del juego online, junto con otros clásicos como las máquinas tragaperras o la ruleta.

La regulación del juego online en España, que entró en vigor en 2012, convirtió a las plataformas de póker online que operaban en el territorio nacional en un mercado muy poco atractivo para los jugadores españoles. El segmento, que había superado la barrera de los 100 millones de euros en 2011, fue decreciendo hasta sufrir una caída del 40% en el año 2017. Esta situación provocó el éxodo masivo de jugadores profesionales del juego de cartas a otras capitales europeas, tanto por cuestiones fiscales como por el mercado cerrado impuesto en el país durante esos años. Por suerte para los jugadores, el nuevo ecosistema de liquidez compartida ha dado un nuevo impulso al póker online, que ha crecido por primera vez desde que entró en vigor la regulación en España.

Los jugadores profesionales de póker son los principales favorecidos del nuevo ecosistema de liquidez compartida, ya que podrán competir contra los mejores jugadores de Francia y Portugal. Además, crecerán el número de mesas disponibles de cash y los torneos de póker online contarán con mejores premios garantizados por el aumento del número de inscripciones. Una situación idílica de la que no han podido disfrutar los grandes nombres de la historia del póker español, que han tenido que emprender diversos caminos para emerger en el panorama internacional y luchar con los mejores jugadores del mundo. A pesar de las adversidades, estas figuras del póker nacional han dejado momentos históricos que merecen la pena recordar.

La victoria de Carlos Mortensen en el Main Event de las WSOP 2001

Juan Carlos Mortensen nació el 13 de abril de 1972 en Ambato (Ecuador). De padre danés y madre española, su familia se trasladó a España cuando él tenía tan solo 15 años. Comenzó a jugar al póker en 1995 en un bar madrileño donde trabajaba como camarero. Una atracción que se debía principalmente al Texas Hold’em, la modalidad del juego de cartas más popular en la actualidad, pero que en aquella época era bastante desconocida en el territorio nacional y sólo se jugaba en partidas clandestinas. En el año 2000 se instaló en Estados Unidos para continuar su carrera en el mundo de los naipes, después de que el año anterior disputara por primera vez el Main Event de las World Series of Poker (WSOP) en el Binion Horseshoe de Las Vegas.


Fuente: https://es.pokernews.com

El jugador español nacido en Ecuador abrió el camino al póker español a principios de la primera década del siglo XXI. Su mayor hazaña llegó en el Main Event de la 32ª edición de las WSOP que tuvo lugar en el año 2001. Mortensen alcanzó la mesa final, donde se encontró a grandes figuras del juego de cartas como Phil Gordon, Mike Matusow o Phil Hellmuth. Después de eliminar a estos tres jugadores, el español se enfrentó al veterano jugador estadounidense Dewey Tomko en su primer mano a mano del torneo de póker en vivo más importante del mundo.  A pesar de su inexperiencia, «El Matador» conquistó su primer brazalete y se embolsó 1,5 millones de dólares, convirtiéndose en el primer español en ganar el Main Event.

El triunfo de Raúl Mestre en el IFP

En noviembre de 2011 se celebró el primer Campeonato del Mundo de la International Federation of Poker (IFP), que también se jugó con la modalidad Texas Hol’em, uno de los juegos de poker que todos conocemos en la actualidad. La ciudad de Londres fue el escenario elegido para acoger el torneo individual, The Table, donde se enfrentarían 135 de los mejores jugadores del mundo. Entre ellos se encontraban múltiples ganadores de brazaletes de las World Series of Poker (WSOP), del European Poker Tour (EPT) y del World Poker Tour (WPT), integrantes del Hall of Fame of Poker e incluso cuatro de los November Nine de las WSOP).

A sus 28 años, el valenciano Raúl Mestre se coló en la mesa final de este gran evento, junto con Marsha Waggoner, miembro inaugural del Women Poker Hall of Fame, Sandra Naujoks, campeonado del EPT Berlín y Victoria Coren, ganadora del EPT Londres. Finalmente, el jugador español se impuso en el mano a mano final a la británica Victoria Coren certificando su primer gran triunfo en un torneo en vivo, además de llevarse 250.000 dólares. Un momento histórico para uno de los grandes divulgadores españoles del póker.

La coronación de Adrián Mateos en las WSOPE de 2013

Adrián Mateos es considerado como el mejor jugador español de la historia del póker. El madrileño afincado en Londres ocupa actualmente el puesto número 23 del Global Poker Index (GPI), siendo el jugador español mejor colocado en el ranking mundial. Un éxito internacional que se remonta a 2013, año en el que se impuso en el Main Event de las World Series of Poker Europe (WSOPE) celebrado en el Casino Barriere en la población francesa de Enghien-les-Bains. Con tan solo 19 años se convirtió en el segundo jugador más joven de la historia en conseguir un brazalete, tan solo superado por la noruega Annette Obrestad.


Fuente: https://es.pokernews.com

El brazalete de Adrián Mateos llegó después de diez años sin éxitos del póker español en el Main Event de las WSOP, ya que el último brazalete lo había conseguido Carlos Mortensen en 2003. Un triunfo en el evento más prestigioso del póker en vivo que ha repetido hasta en tres ocasiones, convirtiéndose en el jugador más joven de la historia (22 años) en sumar tres brazaletes de las WSOP tras sus victorias en el Summer Solstice No-Limit Hold’em de 2016 y el Heads-Up No-Limit Hold’em Championship de 2017.

Noticias Relacionadas: