Montoro recauda más por no deflactar la tarifa del IRPF

Montoro recauda más por no deflactar la tarifa del IRPF

07 abril, 2016
|
Actualizado: 07 abril, 2016 0:00
|

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, se ha jactado este jueves del aumento de la recaudación de la Agencia Tributaria. Afirma que pese a la bajada de impuestos, se ha disparado la recaudación en el impuesto de Sociedades en más de un 100% desde que entró el PP en la Moncloa, hasta los 16.400 millones de euros, frente a los 7.600 millones registrados en 2011.

Asimismo, el ministro ha señalado que «la inflación es el más injusto de los impuestos«, pero pese a la afirmación el Ministerio de Hacienda no ha llevado las expectativas de inflación a los tramos del IRPF, lo que en términos económicos se denomina deflactar.

Esta operación permitiría a los contribuyentes tener que tributar más cuando suban los salarios al mismo ritmo que el IPC estimado.

Y es que, los tramos del IRPF no se han ajustado con la inflación, ahora en negativo, desde 2008. El no hacerlo ha causado un aumento de la presión fiscal opaco a los contribuyentes.

De hecho, con la subida de impuestos de 2012 y sin deflactar, el presión fiscal supuso un verdadero hachazo a los contribuyentes. Así, en la campaña de la Renta de 2013, un contribuyente con 30.000 euros a declarar pagó la friolera de 5.428 euros por el IRPF. En caso de haberlo deflactado, es decir, que el IRPF se hubiera ajustado al IPC de entonces, hubiera supuesto un pago de 5.058 euros, un 7% menos.

Ahora con la inflación negativa, los tarifas del IRPF deberían haberse bajado aún más, por lo que la rebaja fiscal hubiera supuesto un mayor alivio a los contribuyentes. Deflactar el IRPF supone que Hacienda ingrese menos, pero lo datos que muestra Montoro son de satisfacción para sus intereses. De hecho, un mileurista paga más por no realizar esta maniobra, ya que al ingresar más, puede saltar de tramo en el IRPF, por lo que pierde poder adquisitivo por la vía de los impuestos.

Los Técnicos de Hacienda realizaron el cálculo tras la deflactación de 2008. Los mínimos personales y la reducción por rendimientos del trabajo en función del objetivo de inflación (2%) supuso un ahorro de 1.000 millones. El coste anual de no deflactar la tarifa asciende a 2.400 millones, y van 8 años sin actualizarlo.

.
Noticias Relacionadas: