Moscovici analizará en Lisboa el polémico Presupuesto luso del 2016

Moscovici analizará en Lisboa el polémico Presupuesto luso del 2016

09 marzo, 2016
|
Actualizado: 09 marzo, 2016 0:00
|

Lisboa, 9 mar.- El comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, analizará mañana en Lisboa los polémicos Presupuestos del 2016 junto al ministro de Finanzas, Mário Centeno.

El Ejecutivo portugués informó hoy de que Centeno y Moscovici ofrecerán una rueda de prensa al término del encuentro entre ambos.

En otro comunicado, la representación de la Comisión Europea (CE) en Portugal explicó que la visita del comisario «da continuidad al diálogo estrecho con las autoridades portuguesas sobre las políticas económicas y presupuestarias del país».

Estas visitas a las capitales europeas, agregó la CE, suceden antes de que «los países presenten, en abril, sus Programas Nacionales de Reforma», que incluye a las finanzas públicas.

El Presupuesto del 2016, aprobado en febrero por el Ejecutivo socialista y sus socios de la izquierda radical, logró un aprobado raspado por parte de la Comisión Europea, mientras que el Eurogrupo lo vio menos claro y llegó a solicitar a Portugal un plan alternativo al actual.

Precisamente la implantación o no de ese plan «B», que podría incluir un nuevo aumento de impuestos, estará encima de la mesa en las reuniones de mañana.

El Presupuesto del 2016, considerado por la izquierda como «anti-austeridad», sube levemente las pensiones, elimina recortes salariales a los funcionarios y retira un impuesto extraordinario en el 90 % de las nóminas.

Para compensar estas medidas, Lisboa decidió gravar los impuestos de los combustibles y del tabaco, entre otros.

En Portugal, el comité de expertos del Consejo de las Finanzas Públicas (CFP) y la oposición centro-derechista han avisado de los riesgos del documento.

En un informe, el CFP consideró que «la evolución de los ingresos previstos para el 2016 tiene un cierto optimismo» y tasó los riesgos de no recaudar los impuestos indirectos previstos por la previsible retracción entre los consumidores en bienes como el tabaco o la gasolina, cuyo precio aumentará fruto del nuevo gravamen.

Portugal, que estuvo bajo los ajustes de un rescate financiero (2011-2014), se ha comprometido con la Comisión Europea (CE) a cerrar 2016 con un déficit público del 2,2 % del PIB. EFE

.
Noticias Relacionadas: