PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Narcís Serra, ex presidente de Catalunya Caixa y ex vicepresidente del Gobierno socialista de Felipe González.

Narcís Serra apunta ahora al ex director de Catalunya Caixa

El ex presidente de Catalunya Caixa, en el perímetro de BBVA, y ex vicepresidente del Gobierno con Felipe González, Narcís Serra, ha descargado las culpas sobre el agujero de Catalunya Caixa sobre el ex director de la entidad financiera rescatada con 13.221 millones de euros.

PUBLICIDAD

A su juicio y argumentando la ley catalana de Cajas de Ahorro, es el ex director de la entidad financiera el máximo responsable de la misma, y no el presidente. Asimismo, ha asegurado que en 2006 alertó de la situación tanto a «la entidad fundadora y a la Generalitat» sobre la situación de la caja y sobre la necesidad de un cambio de rumbo.

El presidente no tiene carácter ejecutivo, según Serra

Serra, que ha comparecido este miércoles ante la comisión del Congreso que investiga la crisis financiera y el rescate bancario y fue nombrado presidente de la entidad en 2005, ha explicado que la legislación catalana «señala repetidamente» que el presidente no tiene carácter ejecutivo, capacidad que está reservada al director.

La advertencia que hizo «discretamente» un año después de incorporarse a la caja incluía la «conveniencia de iniciar un cambio de rumbo, lo que implicaba nombrar a un nuevo equipo ejecutivo»; la propuesta no se justificaba en la previsión de una posible crisis que en el 2006 ni él «ni nadie auguraba».

PUBLICIDAD

Pero basándose en los buenos resultados «los beneficios en 2005 ascendieron a 269 millones de euros y la previsión para el año 2006 era cercana a los 350 millones», y también en las dificultades de llevar a cabo estos cambios con el consenso necesario, «estas instituciones consideraron más conveniente esperar e intentar que fuera el director quien corrigiera el rumbo«.

Serra ha defendido que España estaba mejor preparada que otros países europeos dadas las medidas regulatorias que se habían puesto en marcha, «más que suficientes para la mala mar de una crisis convencional, pero lo que se produjo con la recaída del 2011, no fue mala mar si no un gran ‘tsunami’ para el que no valían ni estos ni mayores niveles de protección».

La versión ante el juez fue apuntar al Banco de España

Ante el juez, los ex miembros de la cúpula de Caixa Cataluña afirmaron que el Banco de España conocía todas las operaciones y estaba al corriente de los movimientos. Los ex directores generales de la caja Adolf Todó y José María Loza, que según han indicado fuentes jurídicas han apuntado también al Banco de España, conocedor tanto de las operaciones inmobiliarias llevadas a cabo entre los años 2001 y 2007 como del cambio de modelo de negocio posterior a 2008.

Asimismo, han asegurado que el proceso para aprobar dichas operaciones cumplió en todo momento la normativa; prueba de ello, han añadido, es que se hicieron, con éxito, unas 600 o 700.

PUBLICIDAD

Acusa al Gobierno de vender Catalunya Caixa a bajo precio

Por otro lado, Serra ha asegurado que hubiera sido mejor reflotar Bankia y sacarla adelante «antes de venderla a un gran banco a bajo precio». A su juicio, la situación de la caja se debió a una crisis financiera «la mayor desde los años 30 y que nadie pudo prever».

En su opinión, con la caja catalana ocurrió algo parecido que con Bankia, que hubiera sido más rentable para la sociedad española reflotarla, sacarla adelante y no venderla a precio muy bajo. Narcís Serra, que fue vicepresidente del Gobierno con Felipe González entre 1991 y 1995, llegó a la presidencia de Catalunya Caixa diez años después de dejar la política, tras unos años centrado en el sector privado, como consejero de las filiales de Telefónica en Brasil y Chile.

En 2005 se puso al frente de Catalunya Caixa, fruto de la fusión de Caixa Catalunya, Caixa Manresa y Caixa Tarragona, entidad que recibió un total de 13.221 millones de euros en ayudas públicas.