Nuevo golpe de Montoro a las desgravaciones de empresas

Nuevo golpe de Montoro a las desgravaciones de empresas

19 marzo, 2018
|
Actualizado: 19 marzo, 2018 8:14
|
PUBLICIDAD

El ministro de Hacienda y Función Pública, Cristóbal Montoro, ha vuelto a golpear a los empresarios mediante el patrocinio de acontecimientos de excepcional interés público.

Hacienda ya no permitirá a las empresas que patrocinan de forma gratuita eventos de interés público que organizan fundaciones y organismos públicos deducirse el coste de sus envases, botellas, cartones, cajas, paquetes, latas, botes, ejemplares de periódicos o suplementos. Lo único que será deducible ahora será el gasto de impresión  que pueda suponer la inscripción del evento, con lo que esta deducción en el Impuesto sobre sociedades pierda buena parte de su actractivo.

A través de esta nueva medida por parte del Fisco español, se inicia la posibilidad de que la Inspección requiera a las empresas todo lo que considere oportuno que se han deducido de más en los últimos cuatro años no prescritos.

Tan sólo será deducible el gasto de impresión que suponga la inscripción del evento. Esta deducción en el Impuesto de Sociedades pierde su atractivo

Por su parte, la Dirección General de Tributos (DGT), ha hecho público en el BOE la resolución en la que asentado las bases de cómo se aplican ahora los beneficios fiscales previstos en la Ley de Mezenasgo, que corresponde a los gastos de Propaganda y publicidad de proyección plurianualque puedan servir para la promoción de los acontecimientos de excepcional interés público.

Esta norma conlleva una serie de reglas para la aplicacción  de la deduccion con el objetivo de garantizar la unidad de criterio en la aplicaión de la normativa y así dotar  de seguridad jurídica estos programa, según Hacienda. No obstante, la resolución incluye esre cambio decriterio frente a lo que se han deducido las empresas en años anteriores con el beneplácito de los organismos públicos que han convocado estos acontecimientos, que expiden certificados de válidez de la deducción.

Desde que comenzó el declive de la economía española, Hacienda comenzó a cuestionar la deducción de las empresas, por ello ahora empresas y abogados afectados por el cambio consideran la diferencia que media entre deducirse el coste de un proyecto y el coste de tinta de una pequeña inscripcción. Grandes compañía podían llegar de deducirse cantidades que rozaban los dos millones de euros en cada ejercicio.

 

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD