La OCDE en 2015 recibió 1,5 millones de refugiados, casi el doble que en 2014

La OCDE en 2015 recibió 1,5 millones de refugiados, casi el doble que en 2014

28 enero, 2016
|
Actualizado: 28 enero, 2016 0:00
|
PUBLICIDAD

París, 28 ene.- Los 34 países de la OCDE recibieron el pasado año 1,5 millones de demandantes de asilo, una cifra récord que casi duplicó la de 2014, debido sobre todo al flujo de más de un millón de personas que llegó a Europa a través del Mediterráneo.

Las cifras las presentó hoy el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), el mexicano Ángel Gurría, en la presentación de una reunión de alto nivel organizada en París junto al Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados, Filippo Grandi.

Gurría precisó que, pese a la importancia del número, los demandantes de asilo sólo representaron un 0,1 % del total de la población en el conjunto de la OCDE, y el 0,3 % en la Unión Europea (UE).

Explicó que la mitad de los refugiados procedían de Siria, Afganistán e Irán, mientras un 10 % eran del África subsahariana, e hizo hincapié en un fenómeno creciente que es el de la llegada de niños no acompañados, que fueron 86.000 en Europa en 2015.

También señaló que en muchos casos se trata de personas con un nivel de formación importante, y para ilustrarlo se refirió a que del total de los que entraron en Suecia, un 40 % tenían estudios secundarios y un 15 % universitarios.

Gurría se mostró convencido de que pese a la dimensión de estos movimientos (desde comienzos de año son unas 2.000 personas las que entran en el Viejo Continente tras atravesar el Mediterráneo) «Europa tiene la capacidad y la experiencia para hacer frente a este flujo».

Grandi coincidió en que «Europa, los países industrializados, tienen capacidad para integrar» a los refugiados e incluso «tienen la necesidad» de acoger a esas poblaciones, teniendo en cuenta su envejecimiento demográfico, aunque reconoció que «el contexto político es muy complicado».

El máximo responsable del ACNUR admitió que «los flujos masivos no son buenos para nadie», dijo no saber cuántos demandantes de asilo podrían llegar este año a Europa, algo que «dependerá del conflicto de Siria», pero también de otros como los de Afganistán e Irak.

Por eso, insistió en que su principal cometido es tratar de presionar a los responsables políticos para conseguir la paz y el fin de las violencias, que están en el origen de los desplazamientos de población. EFE

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD