Programas del sabado
Once años de cárcel para un refugiado que violó a dos jóvenes en Alemania

Once años de cárcel para un refugiado que violó a dos jóvenes en Alemania

16 mayo, 2017
|
Actualizado: 16 mayo, 2017 18:46
|
PUBLICIDAD

La Audiencia provincial de Bochum condenó hoy a once años de cárcel a un peticionario de asilo iraquí de 32 años por la violación de dos universitarias de origen chino en Bochum (oeste de alemania) en agosto y noviembre del año pasado.

El tribunal considera probado, gracias a unas pruebas de ADN, que los dos ataques sexuales, de gran violencia física, fueron cometidos por el condenado, casado y con dos hijos, y que residía en un albergue de refugiados próximo al lugar de las violaciones.

«Pensé que iba a morir», relató en el juicio una de las dos víctimas, que voló de China a Alemania expresamente para testificar, mientras el sospechoso guardó silencio durante todo el proceso.

Además, la fiscalía presentó como pruebas la localización de su teléfono móvil en los días de los hechos y la fotografía que le hizo poco antes de su detención con un teléfono móvil una joven -amiga de una de las víctimas- que le descubrió días después de uno de los ataques entre unos arbustos de forma sospechosa.

La primera violación se produjo a principios de agosto y tuvo como víctima a una estudiante china de 21 años, mientras que la segunda tuvo lugar a mediados de diciembre y en ella la agredida fue una universitaria de 27 años, también de origen chino. El sospechoso fue detenido unos días después.

En ambos ataques, registrados en el distrito universitario de Bochum, el agresor ejerció una gran violencia, centrando sus golpes en el cuello y la cabeza de las jóvenes, y en el primer suceso estranguló hasta casi la asfixia a su víctima.

Este doble caso produjo un gran revuelo en Alemania, porque la detención del ahora condenado se produjo apenas tres días después de que otro peticionario de asilo, esta vez un afgano de 17 años, fuese arrestado en Friburgo (suroeste) por la violación y muerte de una universitaria de 19 años.

El Gobierno alemán y el grueso de la clase política alemana pidieron entonces calma mientras la ultraderecha buscaba explotar los hechos para su causa.

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD