ONG alemana acusa a Berlín de no haber aclarado aún el escándalo de VW

ONG alemana acusa a Berlín de no haber aclarado aún el escándalo de VW

21 marzo, 2016
|
Actualizado: 21 marzo, 2016 0:00
|

Berlín, 21 mar.- La ONG medioambiental Ayuda Alemana al Medioambiente (DUH) acusó hoy al Gobierno de Alemania de no haber aclarado aún convenientemente el escándalo de la manipulación de las emisiones de gases contaminantes de Volkswagen.

La organización, muy activa en la crítica de la polución atmosférica de la industria del motor, realizó esta denuncia al cumplirse seis meses de las revelaciones sobre el trucaje que realizó en millones de sus vehículos el mayor fabricante europeo de vehículos.

«El Gobierno alemán sigue trabajando despreocupadamente de la mano de la industria automovilística», aseguró el director de la DUH, Jürgen Resch.

La ONG denunció asimismo que la Oficina Federal de Vehículos a Motor (KBA) no ha difundido los resultados de las pruebas de emisiones que ha realizado a 50 modelos de distintos fabricantes a raíz de la crisis en Volkswagen.

Agregó que, según sus informaciones, el ministerio de Transporte está preparando unos procedimientos administrativos contra Daimler (el fabricante de Mercedes y Smart), Opel y Volkswagen, por superar los límites de gases contaminantes.

El portavoz de Daimlerm Jörg Howe, cargó por su parte contra la DUH, tildándola de «no seria» y asegurando que no respalda sus acusaciones con pruebas certificadas.

La última edición del semanario «Der Spiegel» informó de que el Ministerio de Transporte alemán ha detectado, al medir emisiones de gases contaminantes en varias marcas, valores por encima de lo permitido en modelos de Smart, Opel y Peugeot.

El caso más destacado es el del Smart Fortwo, de la casa Daimler, que emite 195 miligramos por kilómetro de NOx, cuando el máximo permitido para su categoría es de 180 unidades, apunta la publicación citando los informes a los que ha tenido acceso.

Los otros dos modelos que sobrepasan los límites son el Opel Astra con motor de 2,0 litros y el Peugeot 308 Kombi de 1,6 litros.

La KBA aún no ha presentado oficialmente su informe al Ministerio de Transporte con las cifras de su análisis, y un portavoz del departamento indicó el pasado viernes que no se comentarán posibles infracciones hasta que no se tenga el documento completo.

Esa oficina comenzó el pasado septiembre una revisión generalizada de vehículos, después de que estallase el escándalo de la manipulación de los datos de emisiones de Volkswagen a raíz de una denuncia de la Agencia de Protección Medioambiental de EEUU.

La oficina se propuso entonces revisar más de 50 modelos distintos de los principales fabricantes alemanes -Volkswagen, BMW, Daimler- y de otras casas extranjeras, como Ford, Alfa Romeo, Dacia, Hyundai y Mazda.

El pasado septiembre Volkswagen reconoció haber incluido un software ilegal en unos 9,5 millones de vehículos para que, cuando fuesen llevados a un banco de pruebas, emitiesen gases como el NOx cumpliendo con las regulaciones medioambientales, aunque en condiciones normales contaminaban mucho más. EFE

Noticias Relacionadas: