Orbán acusa a algunos países de querer ‘unir los restos de las culturas cristiana y musulmana’

Orbán acusa a algunos países de querer ‘unir los restos de las culturas cristiana y musulmana’

16 junio, 2017
|
Actualizado: 16 junio, 2017 11:31
|

El primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, acusa a «algunos países» de la Unión Europea (UE) de querer crear una «Eurabia» en el Viejo Continente, uniendo «los restos» de las culturas cristiana y musulmana.

«Los países que experimentan con Eurabia, con la unión de los restos de las culturas musulmana y cristiana», tendrán que aceptar que los húngaros no quieren ser parte de este «experimento», dijo Orbán a la radio pública Kossuth.

Según el conservador Orbán, en algunos países de la UE «hay un experimento para dejar a un lado las tradiciones y combinarlas con otra cultura, otra religión y otra visión», y parte de ese supuesto plan es permitir la entrada de extranjeros en el territorio comunitario.

«Si los alemanes, franceses e italianos quieren exponerse a este experimento, no podremos cuestionarlo, pero pedimos que no nos obliguen» a aceptarlo, añadió el primer ministro, para quien los refugiados ponen en peligro la cultura europea y su estilo de vida.

El Gobierno húngaro se opone al sistema de reparto de refugiados por cuotas entre todos los socios de la UE aprobado por el Consejo Europeo.

El pasado martes la Comisión Europea (CE) ha anunciado la apertura de un procedimiento de infracción contra en Hungría, así como contra la República Checa y Polonia, por la negativa de esos países a aceptar el contingente de solicitantes de asilo de Italia y Grecia acordado en dicho sistema.

Frente a Bruselas, Orbán ha dicho que «se puede presionar a un gobierno, pero no a un pueblo», y se refirió así a una «consulta popular» iniciada por su Ejecutivo bajo el lema «Paremos a Bruselas», en la que, entre otros, se preguntaba a los votantes si quieren convivir con refugiados, después de relacionarlos con el terrorismo.

Según Budapest, la gran mayoría de los que respondieron han rechazado la inmigración. Para Orbán, los votantes «han dejado claro que quieren vivir en seguridad y no quieren inmigrante ilegales».

 

Noticias Relacionadas: