El oro vive su mejor comienzo de año desde la crisis de 1973

El oro vive su mejor comienzo de año desde la crisis de 1973

09 marzo, 2016
|
Actualizado: 09 marzo, 2016 0:00
|
PUBLICIDAD

El oro registra el mejor comienzo de año desde hace 42 años. En estos primeros meses de 2016, se ha revalorizado más de un 12%, cuando en 1974 registraba un incremento del 15%. El preciado metal actúa como un refugio tanto en épocas de alta inflación, como se ha visto en verano de 2008 y en 1974, coincidiendo con crisis y desplomes del petróleo, y con deflación o inflación muy baja, como registran las principales economías occidentales, tanto EE UU, Europa como Japón.

Hay notables diferencias entre la crisis de 1973 y la actual, pero también hay muchos parecidos. La principal diferencia se centra en los precios. La inflación en 1973 estaba disparada debido a las tensiones entre Israel, Siria y Egipto que desembocó en la guerra del Yom Kippur. La guerra de las materias primas se inició tras la decisión de la OPEP de cortar el grifo a los países que habían apoyado a Israel, potencias como EE UU y sus aliados de Europa. El oro se convirtió en un activo refugio para los inversores y en los primeros meses de 1974 se disparó un 15%.

Ahora, el rally es muy parecido, del 12%, con guerra en Siria y con la disputa de Arabia Saudí contra el frácking, la extracción de petróleo y gas de esquisto mediante fractura hidráulica. De momento, el país árabe ha destrozado esta industria, hasta el punto de hacerla inviable debido al desplome del petróleo. Arabia, pese a salir perjudicada en esta guerra, se ha hecho con el control de nuevo del precio del crudo, que ha llegado a cotizar por debajo de los 30 dólares por barril, hundiendo la inflación y haciendo que los bancos centrales tengan que intervenir también por este motivo -los otros son los propios problemas derivados de la ingente bola de deuda de los países europeos-.

«Cualquier escenario inflacionista será visto como una señal de crecimiento, y que podría ser negativo para el oro, más si la FED incrementa los tipos de interés», afirman analistas a Bloomberg. No obstante, la posible recesión en EE UU y por tanto trasladada al resto del mundo, son buenas señales para el oro.  La relación entre el precio del oro, la inflación esperada y la tasa de equilibrio alcanza su máximo inverso en los últimos 12 años, según los datos recopilados por Bloomberg. Un escenario muy favorable para el metal.

Los fondos negociados respaldados por este metal se han revalorizado un 18% este año, el crecimiento más importante desde 2009, cuando el mundo sucumbía a la crisis financiera originada por la caída de Lehman Brothers.

«El oro actúa como un refugio cuando se percibe que los bancos centrales pierden el control«, afirma  Matthew Turner, analista de metales preciosos de Macquarie Group Ltd. «Cualquier signo de la inflación serán ampliamente bienvenida como un signo economías están en el buen camino», señala.

Cabe recordar que la deuda soberana de Japón, Dinamarca, Suecia, Suiza y gran parte de la Eurozona ya tienen tasas negativas. Este escenario es propicio para el oro.

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD