Países mediterráneos acuerdan limitar pesca de merluza en Canal de Sicilia

Países mediterráneos acuerdan limitar pesca de merluza en Canal de Sicilia

05 junio, 2016
|
Actualizado: 05 junio, 2016 23:02
|

Roma, 5 jun.- Los países ribereños del mar Mediterráneo han acordado limitar la pesca de merluza en el Canal de Sicilia con el establecimiento de tres zonas protegidas de unos 1.500 kilómetros cuadrados, informaron hoy a Efe fuentes de la Comisión General de Pesca del Mediterráneo de la FAO.

Este ente de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), encargada de asegurar una gestión sostenible de la pesca en el Mediterráneo, señalaron que representantes de esos países reunidos esta semana en Malta acordaron un plan plurianual para la pesca de merluza y gamba blanca en el Canal de Sicilia.

Este plan incluye el cierre a la pesca de arrastre de fondo en tres zonas de cría para esas dos especies a lo largo de una superficie de unos 1.500 kilómetros cuadrados entre Italia, Malta y Túnez.

También fue adoptado un tamaño de referencia mínimo (de 20 centímetros) para la conservación de la merluza en todo el Mediterráneo, con vistas a reducir la mortalidad de esa especie, una de las que sufre una mayor sobrepesca en ese mar.

Además, se establecieron nuevas medidas como, por ejemplo, un límite de capturas para las poblaciones de especies marinas pequeñas en el Adriático entre 2017 y 2018, según las mismas fuentes.

Para el control del rodaballo en el mar Negro, se congeló la cuota de años anteriores y se impuso un cierre temporal de dos meses durante el periodo en el que las hembras desovan.

Los países ribereños decidieron una estrategia a medio plazo para mejorar la pesca antes de 2020, fortaleciendo la cooperación y el asesoramiento científico para revertir la disminución de las poblaciones de peces, así como apoyando la pesca en pequeña escala en las comunidades costeras, entre otros puntos.

Asimismo, acordaron un plan para aplicar a nivel regional el Acuerdo sobre medidas del Estado rector del puerto, un nuevo tratado internacional que entró hoy en vigor con el fin de luchar contra la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada.

A la sesión en Malta asistieron representantes de los 24 países ribereños del Mediterráneo y el mar Negro, la Unión Europea, Japón y otras organizaciones implicadas en las consultas.

La ONG Oceana consideró en un comunicado que la creación de zonas protegidas en el Canal de Sicilia es un «gran paso para recuperar el stock de merluza y preservar el lugar de procedencia de más del 60 % de la gamba blanca capturada en ese mar».

Afirmó que la Comisión General de Pesca del Mediterráneo igualmente ha tomado una medida «sin procedentes» hacia la protección de hábitats de profundidad como arrecifes de coral y jardines de esponjas, tras comprometerse a desarrollar nuevas medidas de gestión para esos ecosistemas marinos vulnerables. EFE

Noticias Relacionadas: