Paro de controladores aéreos en Argentina deja mínimas complicaciones

Paro de controladores aéreos en Argentina deja mínimas complicaciones

10 junio, 2016
|
Actualizado: 10 junio, 2016 0:00
|

Buenos Aires, 10 jun.- Demoras leves y cancelaciones muy puntuales protagonizaron hoy el balance de la primera de las dos jornadas de huelga convocadas por los controladores aéreos de Argentina, en protesta por posibles cambios en su convenio laboral.

En las principales terminales del país, el Aeroparque Jorge Newbery y el Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini, ubicadas en Buenos Aires, la disminución de la actividad de los controladores provocaba demoras en las partidas y llegadas de alrededor de media hora, en promedio.

En las pantallas se registraban cancelaciones muy puntuales, que, no obstante, afectaron a vuelos internacionales con partida o destino en lugares como San Pablo, Miami, Nueva York o Asunción.

El paro se tradujo en demoras también en el resto de aeropuertos del país, aunque ninguno se vio forzado a dejar de operar.

«Los aeropuertos están funcionando con demoras por el conflicto gremial. Hay algunas cancelaciones, no son muchas, son pocas pero se está operando», indicaron a Efe desde Aeropuertos Argentina 2000, gestora de las terminales.

«No hay acumulación de gente, se está haciendo el check in. Las demoras son de media hora en promedio, que seguramente se van a ir acrecentando por la acumulación», agregaron las fuentes.

El paro de controladores fue convocado por el sindicato ATE (Asociación de Trabajadores del Estado), mayoritario en el sector, ante un posible cambio en las condiciones de prestación del servicio.

«(El paro) es contra la idea de (Mauricio) Macri -el presidente argentino- de sacarnos del ámbito del Estado para encuadrarnos dentro de una empresa en la cual perderíamos todas las garantías que tenemos como empleados del Estado», explicó a Efe el delegado general de ATE del organismo de controladores, Marcelo Belelli.

Entre las condiciones que, según Belelli, están en peligro figuran las salariales, el mantenimiento de la antigüedad y los horarios o las garantías de «estabilidad» laboral.

El referente sindical aseguró que la convocatoria ha tenido un seguimiento «muy alto», «del 80 %», pese a los mínimos inconvenientes generados en la práctica, y denunció presiones de «algunos sectores del Gobierno» para evitar el paro.

Pasada ya más de la mitad de esta primera jornada de huelga, Belelli señaló que, «dado que no hay avance respecto a ninguno de los puntos en conflicto», la previsión es que la movilización continúe mañana tal y como estaba anunciado.

Las aerolíneas recomendaron a los pasajeros revisar el estado de sus vuelos con antelación pero en los pasillos de los aeropuertos la preocupación se dejaba notar poco.

«Por el momento el vuelo está a tiempo y tengo entendido que no va a haber ningún problema», contó a Efe Gonzalo Rey, con billete para viajar desde Aeroparque a la ciudad de Resistencia, en el norte del país.

«Yo suelo apoyar los reclamos, me gusta la gente que protesta. La gente que se queja por algo se queja y hay que tener respeto sobre eso y hay que ser un poco solidario con quien quizás vea algún derecho atropellado. Lo que sí también entiendo que la gente necesita viajar…. y si no viajo me agarra un ataque», agregó.

Recién llegada de una visita a Europa, Esther Amores relató a Efe que se enteró del problema cuando bajó de su avión pero que no esperaba tener dificultades para volar hacia su destino final, la ciudad de Mendoza (oeste).

«Vivimos reclamando y los aeropuertos y todos los controladores y demás siempre hacen un paro de repente, esto es muy característico en Argentina», opinó.

«Venimos de Roma, de Italia, y no tuvimos ningún problema hasta ahora en lo que es la parte de Ezeiza. Ahora llegando acá nos encontramos con el tema del paro que no sabíamos nada y vamos a ver qué pasa, viajamos hacia Bariloche», dijo, por su parte, Eric Dalestro, quien hoy viajaba acompañado por su familia. EFE

.
Noticias Relacionadas: