PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Pedro Romero: ‘Existen 1.600.000 denuncias de violencia de género en España desde 2004, el 80% sobreseídas’

@jmfrancas. Pedro Romero (@PRomeroMatos), vicepresidente del partido Igualdad Real (@igualdadreal_es), denuncia, entre otras muchas cosas, que ‘el concepto de violencia de género es muy útil para vender la desigualdad’.

PUBLICIDAD

 JMF: ¿Qué es el partido ‘Igualdad Real’?

Pedro Romero: Igualdad Real es un partido político que surge en el seno de las asociaciones ciudadanas a favor de la custodia compartida, como reacción a la indiferencia de los partidos tradicionales del arco parlamentario ante las cuestiones que afectan directamente al núcleo familiar: custodia compartida y violencia intrafamiliar. En nuestros dos años de andadura, y tras dos asambleas generales, el partido se ha transformado en un partido que tiene como ideario la defensa de los derechos humanos fundamentales -parece mentira que en 2019 haya que volver a reclamar la defensa de los derechos humanos- y la reforma de la democracia para acercarla a las políticas que la gente de a pie propone y desea. “Moviendo tus ideas” es nuestro actual lema.

JMF: ¿Qué le ocurre a la custodia compartida?

PUBLICIDAD

Pedro Romero: Nosotros preferimos hablar de “corresponsabilidad parental” para referirnos a ese modelo de cuidado de los menores, se trata de un concepto más activo, centrado en la responsabilidad. De cualquier modo, hablaré de custodia compartida para poder ser más escueto y comprensible. La custodia compartida es un postulado inicialmente feminista, dado que libera a las mujeres de la maternidad exclusiva y permite la conciliación de la vida laboral y familiar. El feminismo de tercera ola (algunos lo clasifican como de cuarta ola) ha pervertido su concepto de igualdad y ha convertido a los hijos en un arma contra el hombre, sin importarle las consecuencias que ello pueda tener -o quizás plenamente conscientes de la destrucción que causan-.

JMF: En España ¿también?

Pedro Romero: En España las leyes establecen una relación directa entre custodia compartida y violencia de género. Ese es el punto fundamental en el que se cruza el modelo de cuidados, con el modelo de culpabilización masculina: Si padeces una denuncia de violencia de género, no puedes tener acceso a la custodia compartida. Teniendo en cuenta la vulneración de derechos fundamentales en los que incurre la LIVG (presunción de inocencia, derecho a la tutela judicial efectiva, derecho a un juicio justo, derecho al honor, igualdad ante la ley…), una mera denuncia de malos tratos es un arma potentísima para destruir cualquier aspiración de un padre a la custodia compartida de sus hijos. Es uno de los puntos más negros de la LIVG, y por eso el feminismo hegemónico se encarga de proclamar a través de sus asociaciones subvencionadas por todos, y en lugares de uso público como teatros, salas, ayuntamientos, bibliotecas y en presencia de cargos públicos…, se encarga de proclamar que la custodia compartida es la sublimación del maltrato, porque el hombre usa la ley para dominar a la mujer. En fin, sin comentarios.

JMF: Vamos por partes. ¿no te gusta la LIVG?

PUBLICIDAD

Pedro Romero: En España se manipula la información para hacernos ver que somos un país machista y asesino de mujeres. Se oculta la información cuando un hombre muere a manos de su pareja, o cuando una mujer, abuelo, abuela o niño muere a manos de una mujer. Los estudios sociológicos de otros países no imbuidos por la ideología de género señalan que la violencia en pareja la padecen en un 60% mujeres, y en un 40% los hombres. El Reino Unido modificó en 2015 su propia LIVG para convertirla en una ley de violencia intrafamiliar, y el mundo no se hundió. Eso es lo que nosotros pedimos.

JMF: ¿Pero qué tiene malo la LIVG? La aplaudieron todos los partidos ¿no?

Pedro Romero: Parte de la teoría de que la violencia de género es un ente en sí mismo, diferenciado del resto de las violencias que puedan suceder en el hogar. ¿Quién protege a los niños cuando la maltratadora es una mujer? ¿Qué va a ser de ese niño/a cuando se haga adulto? Perpetuará la cadena de violencia. Pretender que lo único que importa es la violencia de género no conduce a soluciones reales. Por hacer un símil médico, si yo, como médico, por ideología me niego a que exista la hipertensión, cuando viene un hipertenso con dolor de cabeza, lo único que hago es aumentarle la dosis de aspirinas. A la vista están los resultados de la LIVG desde su aprobación en 2004, no se ha reducido el porcentaje de fallecidas. Lo único que se hace es aumentar las medidas punitivas contra el hombre y fomentar la denuncia indiscriminada-

JMF: ¿Cómo habría que enfocar la ley?

Pedro Romero: Los fondos destinados a la lucha contra la violencia de género han sido cuantiosísimos, y han dado un pobre resultado. El primer paso es abandonar el concepto de violencia de género, para centrarlo en el de violencia intrafamiliar, destinar a ese tipo de violencia muchísimos de los recursos que ahora se destina a violencia de género. Reconvertir los juzgados de violencia de género en juzgados de violencia familiar, desideologizando a sus empleados, abrir el 016 para que atienda cualquier tipo de violencia familiar, destinar recursos a una comisión interdisciplinar que estudie y proponga soluciones a ese tipo de violencia: psicólogos, policías, educadores, criminólogos, juristas, agentes sociales… y lo más importante: todo desde el respeto a los DD.HH.

JMF: Pero insisten que violencia familiar es distinta que violencia de géneros según no se que tratados…

Pedro Romero: El concepto de violencia de género es muy útil para vender desigualdad bajo la bandera de la igualdad, equivale a las orejeras del burro, que hacen que este no se salga del camino, porque no puede ver lo que hay a ambos lados. La lucha contra la violencia de género ha servido para abrir una brecha en el respeto a los DD.HH., y para la colectivización del delito, que ya no depende de la persona que delinque, sino del grupo al que pertenece. Es una pendiente hacia una dictadura que además amaremos. Vulnerar uno solo de los DD.HH, promulgados por la ONU en 1948  (después de los horrores de las dos guerras) equivale a abrir una brecha en la presa que contiene a las aguas de la barbarie y la ignominia. La presa reventará más tarde o más temprano. Las propias instituciones internacionales son partícipes de este dislate.

JMF: Y,  ¿quién hay detrás de esto? Todo occidente está en lo mismo…

Pedro Romero: Es una pregunta que no puedo contestar dese mi humilde posición, pero lo que si está claro es que el feminismo de tercera ola fue promovido por las grandes fortunas –hoy en día sigue siendo enormemente subvencionado por los gobiernos, aunque el feminismo se declare “anticapitalista”-. El feminismo ha pasado de reclamar la igualdad de oportunidades a criminalizar todo lo heterosexual. Georges Soros, Ford Foundation, Goldman Sachs, etc. subvencionaron las primeras cátedras de género en universidades americanas, cátedras que hoy están extendidas en el mundo entero, y de las que emanan teorías tales como que el sexo heterosexual es violencia, porque el hecho de la penetración es violencia.

JMF: Mucho enemigo es eso…

Pedro Romero: Si.

JMF: ¿Por qué un partido?

Pedro Romero: Parece que existe una varita mágica que transforma a todo aquel que toca poder político. Al final acaban defendiendo la ideología de género. El ejemplo más claro es Ciudadanos, que en 2016 llevaba en su programa un a ley de violencia intrafamiliar, y hoy en día son lo primeros en sacar pecho contra la “lacra” de la violencia machista. Fundamos esta partido por que alguien tenía que intentar llevar la cordura ante toda esta locura. Por responsabilidad social. Sabemos que somos un mosquito  frente a un caballo, paro creemos que podemos picar en el lugar adecuado. Y si no, dormiremos tranquilos por haberlo intentado.

JMF: ¿Os presentáis a las europeas?

Pedro Romero: Nos presentaremos a las europeas. Somos un partido pequeño, y sabemos que los medios de comunicación no nos van a dar espacio para comunicar nuestro mensaje, que no es políticamente correcto. Concurrir a las europeas para nosotros tiene la ventaja de que la circunscripción electoral es única, y no se pierden los votos, que en unas generales están fragmentados por provincias. Existen 1.600.000 denuncias de violencia de género en España desde 2004, el 80% sobreseídas -y eso no significa que el denunciado se haya salvado de una persecución judicial que puede durar dos años- esto supone una gran bolsa de votantes. Tenemos que conseguir llegar a ellos, aunque no es nuestra única reivindicación.  Como ya dije antes, nosotros hablamos de reformar la democracia.

JMF: Mucho ánimo, el tema vale el esfuerzo, un abrazo y mil gracias.

Pedro Romero: ¡Gracias a ti!