Pequeños obligacionistas del colapsado BES piden sus 6 millones invertidos

Pequeños obligacionistas del colapsado BES piden sus 6 millones invertidos

13 enero, 2016
|
Actualizado: 13 enero, 2016 0:00
|
PUBLICIDAD

Lisboa, 13 ene.- Un grupo de pequeños obligacionistas del colapsado Banco Espírito Santo (BES) anunció hoy la formación de una asociación de afectados para pedir al Novo Banco (escisión del BES) y a los reguladores sus 6 millones de euros invertidos.

La Asociación de Obligacionistas Sénior Particulares Afectados (AOSPNB, por sus siglas en portugués) acusó al Banco Central de Portugal (BdP) y al Novo Banco de «mentir» por permitir que pequeños inversores comprasen deuda a largo plazo (supuestamente la más segura).

La AOSPNB denunció que obligaciones supuestamente destinadas a grandes inversores institucionales, como fondos de pensiones, fueron colocadas directamente en los pequeños.

«Respondemos a la deliberación discriminatoria e ilegal del Banco de Portugal», avisó la asociación, en alusión a la decisión del 29 de diciembre del 2015, cuando el BdP decidió que el Novo Banco iba a reforzar su capital en casi 2.000 millones de euros a costa de los inversores obligacionistas.

El capital invertido en obligaciones pasó entonces al «banco malo» del BES, que, en la práctica, eximió al Novo Banco de la devolución de las obligaciones y dejó a los inversores sin casi posibilidades de recuperar su dinero.

En un principio, cuando se escindió el colapsado BES en agosto de 2014, toda la deuda a largo plazo se situó a salvo en el balance del Novo Banco.

Se calcula que los afectados individuales por esta decisión son 55, con inversiones que en muchos casos rondan los 100.000 euros.

También han denunciado la decisión del banco central luso y del Gobierno socialista de Portugal los grandes inversores institucionales como el estadounidense Pimco, que se estima que haya perdido en torno a 230 millones de euros.

«El nuevo Gobierno portugués no es el primero que recurre a la confiscación de activos y a la conveniencia populista. Venezuela y Argentina también están en este grupo», lamentó en una nota Pimco, una de las mayores gestoras de activos.

El BdP justificó su decisión para no perjudicar a los contribuyentes.

Sin devolver los casi 2.000 millones convertidos en obligaciones, el Novo Banco puede ahora cumplir con las nuevas normativas de solvencia europeas, que había suspendido en noviembre pasado en el escenario más adverso.

El Novo Banco, el tercer mayor banco luso en volumen de activos, ya fue recapitalizado en el momento de su creación, en agosto de 2014, con un préstamo estatal de 3.900 millones de euros y otros 1.000 millones procedentes del sistema financiero luso.

Se espera que su venta se relance durante este mes de enero, después del frustrado intento del verano pasado. EFE

.
Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD