Piden más controles internos en las FSE para perseguir la corrupción policial

Piden más controles internos en las FSE para perseguir la corrupción policial

31 marzo, 2016
|
Actualizado: 31 marzo, 2016 0:00
|
PUBLICIDAD

Madrid, 31 mar.- Representantes de PSOE, Podemos, AUGC, SUP y el sindicato de la Policía Municipal APMU han coincidido hoy en la necesidad de que haya más controles internos en las fuerzas de seguridad (FSE) para perseguir la corrupción dentro de ellas e, incluso, para sacarla a la luz.

Y lo han hecho durante la presentación del libro «Asuntos internos. Las tramas de la corrupción policial en España» del periodista Jorge Cabezas, una labor de investigación que recoge casos de corrupción en la Policía y la Guardia Civil y que plantea esta pregunta: ¿Quién vigila a los que nos defienden del mal?.

Uno de los casos que se desgranan en el libro es de la trama de corrupción de agentes de la Guardia Civil de Málaga que rodea el caso de la muerte de Lucía Garrido, que ha servido de ejemplo al secretario general de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC), Alberto Moya, para manifestar la necesidad de esos controles internos.

Porque si en lo que empezó como un acoso laboral a un agente que «no tragó con las pequeñas corruptelas» que veía en su unidad se hubiera actuado con contundencia, no se hubiera llegado a este caso con mandos de una unidad importante investigados, ha insistido Moya.

El secretario general de la AUGC ha denunciado la falta de controles internos en un cuerpo muy militarizado y ha aprovechado para pedir un nuevo modelo policial que acabe con las duplicidades de los servicios, la descoordinación y el uso «desmesurado» de la potestad disciplinaria.

Desde el Sindicato Unificado de Policía (SUP), su portavoz, Javier Estévez, ha hecho especial hincapié en el papel de las organizaciones sindicales a la hora de destapar casos de corrupción policial, toda vez que por vía interna no se solucionan.

Ha abogado también por un mayor control para cortar prácticas que a veces «salen gratis» a sus autores.

Mientras, el presidente de la Asociación de Policía Municipal Unificada, Carlos Bahón, que ha hecho un relato de los casos en los que su sindicato ha tenido que personarse como acusación particular, ha criticado el papel de Asuntos Internos de ese cuerpo en Madrid, sobre todo cuando gobernaba el ayuntamiento el PP, porque es más fiscalizador que investigador.

Tras la intervención de los representantes de las fuerzas de seguridad le ha tocado el turno a los políticos, como al diputado de Podemos y antes guardia civil Juan Antonio Delgado, quien ha aseverado que en el instituto armado los mecanismos de control internos «fallan y faltan».

Ha hecho hincapié en la «falta de derechos» de los agentes de la Guardia Civil y ha censurado que ningún partido haya cuestionado hasta ahora el modelo policial que establece la ley de 1982 y que está «desfasado, es costoso, desorganizado y provoca corruptelas».

Ningún partido, ha dicho, ha sido «valiente» y ninguno ha querido «democratizar» la Guardia Civil, ha subrayado Delgado antes de describir una «cara oculta» de este cuerpo con «privilegios para los altos mandos», que se caracterizan por un «inmovilismo» que ha impedido esa democratización.

Por el PSOE ha intervenido la excomandante del Ejército y diputada por este partido Zaida Cantera, quien ha pedido valentía a la sociedad para «señalar con el dedo al corrupto».

A su juicio, desde las altas instancias se quiere trasmitir que el que daña la imagen de las fuerzas armadas o de las de seguridad es el quien señala al delincuente, «y eso lo tenemos que cambiar».

Por último, el autor del libro ha observado una «ligazón» entre la corrupción policial y la política y ha denunciado la falta de interés de los partidos por renovar instituciones como la Guardia Civil.EFE

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD