El plan de Reino Unido para ser un paraíso fiscal enfurece a la UE

El plan de Reino Unido para ser un paraíso fiscal enfurece a la UE

04 julio, 2016
|
Actualizado: 04 julio, 2016 8:42
|
PUBLICIDAD

Cientos de compañías de Reino Unido estudian salir del país tras el Brexit, una reacción esperada en caso de que la ruptura sea efectiva. Ante ello y para evitar la fuga de empresas por un lado y atraer nuevas inversiones, el ministro de Finanzas de Reino Unido, George Osborne,  ha mostrado su intención de bajar el impuesto de sociedades por debajo del 15%, y no descarta reducirlo al 12,5%, nivel que tiene Irlanda, para volver a impulsar la economía ante el temor a una recesión.
Osborne ha afirmado que la ruptura efectiva con la UE provocará recesión al tiempo que ha señalado: «Tenemos que centrarnos en el horizonte y el viaje por delante y hacer que la mayor parte de la mano que hemos sido tratados».
En su primera entrevista desde que Gran Bretaña votara a favor del Brexit, Osborne ha apuntado a Financial Times que la solución al problema creado por David Cameron pasa por una «economía muy competitiva» con el impuesto de sociedades bajo y un enfoque global.
De esta forma, el impuesto de sociedades bajaría más de 5 puntos desde los niveles actuales, al tiempo que ha indicado que Reino Unido está abierto a crear negocios.
El anuncio de esta bajada de impuestos ha provocado el malestar en el seno de la UE, ya que bajarlo hasta ese punto provocaría una «carrera de fondo» con el resto de países. Asimismo, Osborne también se enfrentaría a los votantes británicos tras la polémica por las ofertas fiscales a grandes multinacionales.
El jefe del impuesto en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo ha afrque las consecuencias de Brexit «puede empujar el Reino Unido para ser aún más agresivo en su oferta de impuestos», pero que medidas adicionales en esta dirección «sería realmente convertir el Reino Unido en una especie de paraíso fiscal de la economía«.
Asimismo, a estas medidas se suman el nuevo impulso a la inversión de China; garantizar el apoyo a los préstamos bancarios; y mantener credibilidad fiscal del Reino Unido.
Este mensaje se contradice con los aumentos de impuestos y recortes de gasto que el propio Osborne anunció tras el Brexit.

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD