Portugal admite estudiar fin del «offshore» de Madeira si más países lo hacen

Portugal admite estudiar fin del «offshore» de Madeira si más países lo hacen

14 junio, 2016
|
Actualizado: 14 junio, 2016 15:56
|
PUBLICIDAD

Lisboa, 14 jun.- Portugal aceptaría estudiar una propuesta para acabar con el régimen fiscal del «centro offshore» del archipiélago luso de Madeira si se realizara de forma multilateral junto a otros países, pero no planea hacerlo en solitario.

Así lo admitió hoy el secretario de Estado de Asuntos Fiscales, Fernando Rocha, en una entrevista con Efe, en la que defendió que «no tiene sentido» avanzar en esta materia de forma unilateral pero sí debatirlo junto a otros países, en el seno de organizaciones como la Unión Europea o la OCDE.

«Si hubiera una iniciativa multilateral que estime terminar con regímenes jurídicos como el de Madeira y muchos otros semejantes que existen en otros países, ésa sería una propuesta que nosotros podríamos discutir», explicó.

Madeira está considerado un «centro offshore», una clasificación situada un peldaño por debajo de la de paraíso fiscal que le permite acoger la sede de centenares de empresas que no tienen actividad operativa en el archipiélago.

Rocha recordó que aunque el Centro Internacional de Negocios de Madeira, como se denomina a esta zona, se beneficia de un régimen fiscal más favorable que el resto del país, «no comparte las características generalmente asociadas a un 'offshore'».

«Ya no tiene la componente financiera que tuvo y es un régimen que obedece a las reglas de transparencia que Portugal propugna también para otros países», defendió, por lo que el Gobierno portugués, de signo socialista, no cree necesario estudiar su fin de manera unilateral.

Los beneficios fiscales de Madeira han sido objeto de polémica en Portugal, donde las fuerzas de la izquierda radical -el marxista Bloque de Izquierda y el Partido Comunista- ya presentaron varias propuestas para acabar con este «offshore», que siempre han contado con el rechazo de los conservadores y los socialistas.

El secretario de Estado señaló que la preocupación respecto a los paraísos fiscales no se refiere sólo a la «cuestión fiscal», pues conllevan problemas como la financiación del crimen organizado y del terrorismo y el blanqueo de capitales.

En ese sentido, Portugal cuenta desde enero con un grupo de trabajo dedicado a revisar la legislación existente sobre blanqueo de capitales, y el Parlamento luso está estudiando en la actualidad varias propuestas que van en la misma dirección.

A nivel europeo, Rocha afirmó que «hay muchos países dentro de la UE que tienen responsabilidades en la creación de mecanismos que permiten o facilitan la evasión fiscal», pero admitió que «es muy difícil un proceso político de armonización de los impuestos sobre las empresas».

Por ello, abogó por centrar los esfuerzos en otro tipo de procesos para combatir prácticas fiscales perjudiciales y aumentar la transparencia, que a su juicio «tienen tal vez menos ambición, pero han producido resultados concretos y merecen ser la apuesta de los países europeos».

El dirigente portugués elogió en ese sentido el plan contra la erosión de la base tributaria y el movimiento de beneficios (BEPS, en inglés) impulsado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y otros instrumentos similares.

«Nosotros, con España, estuvimos en la línea de frente de algunos de esos procesos. Por ejemplo, ambos países firmaron en enero el acuerdo de intercambio automático de informaciones fiscales», dijo.

Rocha reconoció que una «parte significativa» de la economía lusa es sumergida y, aunque el esfuerzo del combate a la evasión fiscal «se dirige sobre todo a empresas y contribuyentes de altos rendimientos», recordó que Portugal también cuenta con instrumentos para luchar con el fraude a pequeña escala.

Por ello, destacó el papel que tiene el «Sistema de Factura Electrónica», que incentiva a los consumidores a pedir una factura que otorga beneficios fiscales a la hora de hacer la declaración de la renta y además permite a los ciudadanos entrar en un sorteo en el que pueden ganar productos de ahorro. EFE

Noticias Relacionadas:
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD