El PP, a las puertas de sufrir una derrota histórica en la guerra de la estiba

El PP, a las puertas de sufrir una derrota histórica en la guerra de la estiba

02 marzo, 2017
|
Actualizado: 02 marzo, 2017 11:37
|

El Congreso tendrá que convalidar el Real Decreto de la liberalización de la estiba este próximo jueves, en caso contrario la norma quedará derogada.
España se expone a una multa diaria de 134.000 euros, así como la sanción de cerca de 20 millones de euros en caso de una segunda sentencia de la Justicia Europea para que se liberalice ya el sector. La primera sentencia de Europa fue en 2014 y a partir de ahí el Gobierno ha ido dejando correr el tiempo hasta que Bruselas volvió a amenazar con importantes multas si no se aprobaba definitivamente el Real Decreto.
El Gobierno, según fuentes consultadas, negocia con Bruselas estas multas, que podrían quedarse anuladas. No obstante, la paciencia de Bruselas no es infinita. La principal barrera es la falta de apoyos a un sector que vive en situación de monopolio, ya que todos los estibadores salen de la misma bolsa de trabajo, un fuente de empleo en la que es muy complicada su entrada ya que antes de cualquier trabajador formado se da paso a familiares.
El PP, por su parte, tiene encima de la mesa otra batalla: el Congreso de los Diputados. Y es que, el Gobierno puede aprobar un decreto en forma de proposición de ley, pero éste tiene que ser respaldado por la mayoría de la Cámara Baja. Es aquí donde las negociaciones están en punto muerto. De momento, el PSOE ya ha rechazado la propuesta, al igual que Podemos y Coalición Canaria. PdCat tampoco daría su brazo a torcer, más con un imputado en sus filas por el caso 9-N. ERC tampoco apoyaría al PP.
Ciudadanos, PNV y PP, los partidos que apoyarían previsiblemente una liberalización en la estiba, sumarían un total de 174 diputados, pero son necesarios otros dos más. En caso de una abstención de Ciudadanos, el PP necesitaría la abstención también del PSOE.

Rivera no apoyará el decretazo de la estiba

Los de Albert Rivera  ya han anunciado que no apoyarán el «decretazo» de la estiba, que no cuenta con el apoyo de la mayoría parlamentaria. «Es un real decreto no consensuado», ha subrayado Rivera en declaraciones a los periodistas en el Congreso, que ha pedido diálogo para encontrar entre todos una «solución pacífica» que evite las huelgas y, sobre todo, los despidos. No obstante, no ha aclarado cuál será el sentido del voto de Ciudadanos el día 9 de marzo, cuando se debata este real decreto al asegurar que lo que van a evitar es que esta iniciativa llegue a la Cámara: «Intentaremos que venga pactado y reformado o que no venga«, ha recalcado.
Se trata de una reforma que tenía que haberse emprendido hace dos años y medio, ha puntualizado Rivera, que ha criticado que el Ejecutivo la pretenda hacer ahora «tarde, mal y por decretazo».
No obstante, la patronal ya ha exigido a los representantes de los trabajadores desconvocar la huelga del próximo lunes, una petición que ha caído en saco roto, más cuando Coordinadora, el principal sindicato, ya ha anunciado que el paro se mantiene. Las empresas no solo se juegan las pérdidas ocasionadas por la huelga, sino también la posible decisión de otras navieras de llevar sus mercancías a otros puertos, por lo que estas infraestructuras perderían aún más dinero del contabilizado hasta ahora, unos 50 millones de euros por día.
Los sindicatos de los estibadores han exigido este jueves a los grupos parlamentarios que «tumben» en el Congreso el real decreto de la estiba y voten no a la convalidación de la reforma del sector. Los dirigentes sindicales de la estiba de CCOO y de UGT, Ernesto Gómez e Israel Ruíz, respectivamente, se han reunido con el portavoz de Unidos Podemos en la Comisión de Fomento, Félix Alonso, para asegurar que no existen avances en las negociaciones entre la patronal de los estibadores (Anesco) y los sindicatos.
El grupo parlamentario de Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea votará en contra de la convalidación del real decreto en el Pleno del Congreso previsto para el día 9 y urge al Ministerio de Fomento a presentar un nuevo decreto consensuado con todas las partes.
«El real decreto es una losa que debemos levantar y estamos convencidos de que el jueves se producirá», ha aseverado Alonso, tras afirmar que el Gobierno no tiene los apoyos suficientes para sacar adelante este Real Decreto.
Del sector de la estiba dependen el 60% de las importaciones y el 40% de las exportaciones, un montante cifrado ya en 200.000 millones de euros, el 20% del PIB español. En caso de no llegar a un acuerdo, las pérdidas ya no solo en el sector se derramarían por otros sectores, aumentando el coste para España.

Noticias Relacionadas: